4 recordatorios de cuánto te aman nuestro Padre Celestial y Jesucristo

amor De Dios

“Me gusta saber cómo funcionan las cosas. Pero en mis años de búsqueda, he llegado a entender cuatro cosas importantes sobre el amor de Dios.”

Jesús te ama.

Tres pequeñas palabras que probablemente has escuchado más de mil veces en tu vida. Tal vez tanto que ha perdido algún significado para ti. O tal vez lo escuchaste y te preguntaste cómo Él puede amarte y a los miles de millones de personas en el planeta cuando te cuesta mucho amar a tu propio hermano o hermana. O tal vez no sientes que mereces Su amor.

Ninguna de estas cosas cambia el hecho de que Jesús te ama.

Cuando era más joven, esto era algo que sabía pero no entendía. A veces es difícil decir que “sabes” algo que no entiendes. Y yo era una de esas personas que se preguntaban cómo Él podía amar a todos en el mundo al mismo tiempo. ¿Cómo podría Él verme y amarme? ¿Cómo funciona eso?

He pasado horas y años investigando, estudiando y orando para encontrar esa respuesta. Y esto es lo que he encontrado: no tengo ni idea. Nadie la tiene.

Lo sé, también me decepcionó esa respuesta. Me gusta saber cómo funcionan las cosas. Pero en mis años de búsqueda, he llegado a entender cuatro cosas importantes.

También te puede interesar: 8 maneras en que podemos mejorar nuestra relación con Dios a través de la oración

1. Jesús realmente me ama (y a ti también)

La Iglesia de Jesucristo

Ya sea que lo entienda o no, Jesús realmente me ama. Creo esto porque he aprendido acerca de Él y he seguido Su ejemplo. Creo esto porque he pedido en oración y he recibido un testimonio por medio del Espíritu Santo. Creo esto porque elijo creerlo.

Entonces, aunque no entiendas cómo lo hace, eso no cambia el hecho de que Él te ama. Nuestro Padre Celestial te ama. Siempre lo han hecho. De hecho, en la Biblia, el apóstol Juan expresó que “Dios es amor” (1 Juan 4: 8, énfasis agregado). No puede dejar de amarnos.

No tenemos que calificar para tener Su amor. El Presidente Thomas S. Monson explicó que nos aman a cada uno de nosotros con un amor que nunca cambia. No importa cómo nos veamos, cuánto dinero o posesiones tenemos, qué talentos o habilidades poseemos, o si estamos felices o tristes.

Su amor siempre está y estará ahí.

Está ahí “para ti, aún si sientes que lo mereces o no. Siempre está ahí”. No hay nada que puedas hacer que haga que Él deje de amarte. Él simplemente lo hace. Y lo hace de manera perfecta.

2. Está bien no entenderlo todo

La Iglesia de Jesucristo

Amo a Nefi en el Libro de Mormón. Nefi siempre estaba buscando la verdad y el conocimiento. Estudió las planchas de bronce, escuchó a su padre y buscó respuestas directamente del Señor.

Él quería saber por sí mismo y creyó que los que buscan diligentemente podían encontrar muchas respuestas (1 Nefi 10:19), pero en su camino al discipulado, hubo cosas que él no sabía.  Había mucho que él no sabía.

De hecho, después de que Lehi compartiera su sueño con Nefi y sus otros hijos, Nefi se dirigió al Señor para recibir una confirmación de lo que su padre vio. El Espíritu del Señor se le apareció y habló con él como dos personas que tienen una conversación normal (1 Nefi 11:11).

nefi

¿Cuán genial sería eso? Mientras hablaban, el Espíritu le preguntó a Nefi si entendía la condescendencia de Dios. Me encanta la respuesta que Nefi le dio al ángel: “Sé que ama a sus hijos; sin embargo, no sé el significado de todas las cosas.”(1 Nefi 11:17).

Nefi no lo sabía todo, y estaba bien con eso. ¿Por qué? Porque sabía que el Señor lo amaba. A Nefi no le importaba que supiera el qué o el cómo de todo en el Evangelio porque conocía el quién. Como sabía que Dios lo amaba, Nefi confiaba en Él en todas las cosas, incluso en las cosas que no entendía.

Me encanta esta cita de Neil A. Maxwell: 

Nombre de la Iglesia de Jesucristo

“Por supuesto, no podemos comprender completamente todo eso ahora mismo; no podemos saber el significado de todas las cosas ahora mismo. ¡Pero ahora mismo sí podemos saber que Dios nos conoce y nos ama individualmente! ¡Él nos ama! Él te ama.”

En nuestras vidas, habrá muchas cosas que no entenderemos. Algunas respuestas vendrán a través del estudio y otras a través de la revelación personal a medida que las veamos diligentemente.

Podemos elegir creer en las cosas que se nos pide y en las que aprendemos porque vienen de un amor puro y para nuestro mayor gozo y felicidad.

No sé tú, pero no creo que desee creer en un Dios Eterno que mi mente mortal pueda entender. Quiero que los cielos y la eternidad sean más grandiosos de lo que mi cerebro mortal puede comprender. Estoy bien sin saber cómo Jesús nos ama a todos. Es suficientemente para mí saber que lo hace.

3. Depende de nosotros recibir Su amor

Síndrome de Impostor

Aunque Su amor es incondicional y siempre se extiende a todos, depende de nosotros recibirlo, tenemos que aceptarlo.

El profeta del Libro de Mormón, Lehi, tuvo una visión poco después de abandonar Jerusalén, el único hogar y vida que había conocido. En él, vio un árbol con lo que parecían deliciosas frutas. Al comer el fruto, llenó su alma de alegría (véase 1 Nefi 8:12).

Este fruto fue el amor de Dios “se derrama ampliamente en el corazón de los hijos de los hombres; por lo tanto, es más deseable que todas las cosas.” (1 Nefi 11: 22-23). 

Es importante señalar aquí que Lehi sintió este gozo después de comer el fruto. Tuvo que recibirlo y aceptarlo antes de poder probarlo y sentirlo, y es lo mismo para cada uno de nosotros.

árbol de la vida

Lehi se preocupó por sus hijos mayores, Laman y Lemuel. Eran un par de murmuradores rebeldes. En esta visión, después de haber probado el fruto (el amor de Dios), los invitó a hacer lo mismo (1 Nefi 8:15). Pero se negaron, para gran consternación de su padre (1 Nefi 8:18).

En la visión, ambos estaban lo suficientemente cerca como para ver el árbol y escuchar a su padre, pero eso no fue suficiente. Necesitaban estar lo suficientemente cerca para tomar el fruto y comerla. Pero no lo hicieron. No recibieron lo que se les ofreció. Ni siquiera se acercaron al árbol. 

¿Cómo puedes comer del fruto si no estás lo suficientemente cerca como para siquiera tomarlo?

¿Por qué es esto un gran problema? Porque en muchas ocasiones, Laman y Lemuel esperaron a que se les entregaran las cosas mientras se mantenían los brazos cruzados, sin querer recibirlas (1 Nefi 15: 9).

Nunca aceptaron el amor de nuestro Padre Celestial y de Jesucristo. Debido a eso, se quejaron, se enojaron y finalmente se separaron de su hermano Nefi y otros miembros de la familia (1 Nefi 2: 4, 16: 37-38, 18: 8-9, 2 Nefi 5: 1-5 ).

No querer sentir el amor de Dios fue, pienso yo, lo que les faltó. ¿Alguna vez te has preguntado cómo es que podían ver a un ángel y todavía dudar? (1 Nefi 3: 29-31). Es porque vieron con sus ojos pero no habían sentido con sus almas. Las cosas espirituales se aprenden por medios espirituales.

El amor de Dios y el Salvador es algo espiritual. Recibimos Su amor a través del Espíritu Santo. Podemos ver milagros en las vidas de otros e incluso en las nuestras, pero hasta que sintamos y aceptemos el amor celestial, perderán rápidamente el significado en nuestras vidas.

Recibir amor hace toda la diferencia. No sé por qué Laman y Lemuel no recibieron el amor de Dios. Tal vez estaban demasiado enojados. Tal vez lucharon con la duda. Tal vez simplemente no les importó.

cielo

Pero cualquiera sea la razón, nunca hicieron un esfuerzo para alcanzar y probar el fruto, el amor de Dios. Nefi, por otro lado, aceptó plenamente y recibió el amor de Dios.

Y porque lo hizo, desarrolló una fuerte relación con nuestro Padre Celestial y Jesucristo. De hecho, al final de su vida, Nefi se refirió al Salvador como “mi Jesús” (2 Nefi 33: 6, énfasis agregado) debido al amor que tenía por Él.

Ha habido momentos en mi vida en los que también he tenido dificultades para recibir Su amor, momentos en los que me he sentido indigna de él o momentos en los que me he sentido demasiado enojada como para sentir ese amor.

En esos momentos, puedo ver ahora que el amor de Dios todavía brillaba en mí, y la única razón por la que no lo sentí fue porque estaba sumergida en la duda o el enojo. Me alejé de Ellos. Decidí que no podían amarme, que no me querían. Pero estaba equivocada. Muy equivocada.

sociedad de socorro llamamiento

El hecho de que nuestro Padre Celestial y Jesucristo nos aman sin importar nada es el entendimiento más importante y fundamental al que podamos aferrarnos. Cuando creemos que nos aman, podemos confiar y depender de ellos aún más. 

Cuando aceptamos Su amor, nos abrimos al poder de la Expiación para cambiarnos. Podemos llegar a ser como Ellos.

Cuando nos damos cuenta de cuánto nos aman, se hace más fácil amarlos. El apóstol Juan habló mucho sobre el amor. Él dijo: “Lo amamos, porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19). Cuando pienso en el gran amor que el Salvador tiene para mí, es difícil no sentir amor por Él a cambio. El amor es así. Crece. Se multiplica.

Cuando sé que me aman y los amo, tengo el deseo de hacer todo lo posible para sentir y mostrar ese amor. Quiero hacer lo que pueda para quedarme junto al árbol.

4. El Salvador quiere darnos todo lo que tiene

cielo

Me di cuenta de algo impresionante. No es sólo l amor lo que el Padre Celestial y el Salvador quieren darnos. Es la intención del Padre Celestial que podamos tener todo lo que Él tiene. Esto es posible a través de la expiación de Jesucristo. 

Pero ¿qué significa eso?

En la Biblia, Pablo nos enseña que nosotros, siendo hijos de Dios, somos “herederos conjuntos con Cristo” (Romanos 8:17). 

Para ilustrar lo que esto significa para mi clase de seminario hace años, horneé unas galletas con chispas de chocolate. (¿Porque a quién no le encantan las galletas?) Tenía un estudiante frente a la clase con una bolsa grande llena de “sus” galletas mientras citaba a Pablo.

Luego les pregunté a los estudiantes si el joven frente a la clase representaba a Jesús, y las galletas eran simbólicas lo que Él heredaría, ¿qué sería si fuéramos herederos conjuntos?

Los estudiantes se unieron en su respuesta de que el joven abriría la bolsa y compartiría sus galletas con la clase. Yo les respondí que sería muy amable de su parte compartir lo que Él tiene, pero que el Padre Celestial realmente tiene algo mejor en mente para todos nosotros. 

Luego el estudiante se fue al pasillo y regresó con un carrito lleno de bolsas de galletas.

Les expliqué que ser herederos conjuntos con Cristo no significa que obtengamos una parte de lo que recibirá el Salvador, pero que obtendremos lo mismo que él recibirá. TODOS obtendremos la vida eterna.

El Presidente Dallin H. Oaks ha dicho: 

“Si vamos al Padre, heredaremos todas las cosas, todo lo que tiene, un concepto que nuestras mentes mortales difícilmente pueden comprender. Lograr este destino final en la eternidad es posible sólo si seguimos a nuestro Salvador, Jesucristo.”

Eso es lo mucho que nos aman. El plan completo de nuestro Padre Celestial: toda Su obra y gloria (Moisés 1:39) es darnos la oportunidad de amar y ser amados perfectamente. Ese es el propósito de la vida de Jesucristo (Mosíah 3: 9). 

Somos Su único propósito. Y la única forma en que podemos recibir todo lo que el Padre Celestial ha planeado es a través de la obediencia, un intercambio de nuestra voluntad por la de Ellos.

En las palabras del Salvador mismo, cuando guardamos los mandamientos, “[Él] nos rodeará [a nosotros] en los brazos de [su] amor” (DyC 6:20). 

“Not one is forgotten” por Yongsung Kim

Por supuesto que Jesús nos ama sin importar lo que hagamos. Pero, cuando guardamos los mandamientos, nos acercamos a Él. Estamos tan cerca que Él puede tomarnos en Sus brazos y amarnos. ¿Acaso no es esa una imagen maravillosa?

Espero que puedas sentir Su amor y que Él pueda sentir el tuyo, que estés lo suficientemente cerca de Él para estar rodeado por los brazos del amor de Jesús (Mormón 5:11). No sé cómo lo hace, pero sí sé que Jesús te ama.

Él conoce todas tus fortalezas y debilidades, tus pensamientos e intenciones, tus desafíos y triunfos. Él te conoce y te ama individualmente. Jesús te ama. Espero que elijas creerlo.

Este artículo fue escrito originalmente por Michelle Wilson y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “4 Reminders of How Much Heavenly Father and Jesus Christ Love You

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Licenciada en Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
Mormones y refugiados.
La Iglesia dona $ 4 millones para el reasentamiento de refugiados
abuso
¿Es difícil amar a los que se han alejado de la Iglesia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *