A la mayoría de personas les gustan las noticias impactantes. Si algo no es grande ni emocionante, no prestan atención.

Eso fue lo que les sucedió a algunas personas después de la última Conferencia General de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que se realizó en abril de este año.

Un miembro de la Iglesia dijo, “Estaba esperando algún anuncio sobre el covid-19 y todo lo que recibí fueron los mismos mensajes sobre ‘la Restauración’, así que dejé de verla. Fue aburrida”.

Por su parte, la hermana Jana Riess, lamentó la cantidad de sermones “encantadores, pero no adecuados para este momento”.

Ante lo expresado, se necesita hacer una aclaración.

conferencia general

También te puede interesarLa clave secreta para compartir el Evangelio como todo un misionero

De hecho, el mensaje singular del Evangelio de Jesucristo puede ser bueno en tiempos normales. Pero, estos claramente no son tiempos normales. ¿No podrían estas circunstancias exigir algo más interesante, relevante, tal vez un poco más emocionante?

De ningún modo. Con miles de cosas para llamar la atención, lo último que necesitan nuestros corazones y nuestras almas es más drama.

Necesitamos paz, tranquilidad y la restauración de nuestras almas.

Eso es lo que necesitamos y eso es lo que tenemos.

Algunos de nosotros, al menos. Ninguno de nosotros, por supuesto, es ajeno a la dopamina que se libera cuando escuchamos noticias impactantes: ¿Nuevas Escrituras? ¿Un templo en la Nueva Jerusalén? ¿Todas las capillas se convertirán temporalmente en hospitales?

suspende reuniones en la Iglesia de Jesucristo

No exactamente. ¿Qué hacen los testigos de Jesucristo en medio de una pandemia?

Ser testigos de Jesucristo.

¿Qué tan nuevo es eso? No importa lo que esté sucediendo a nuestro alrededor, la luz de Dios aún brilla en la oscuridad. No importa cuántos “corazones se enfríen”, todavía hay un lugar para calentar el tuyo.

No importa cuántas cosas (incluso toda la tierra) puedan estar en conmoción, hay personas y lugares que no lo están.

Al final de la Conferencia General, nos sentimos tranquilos al recordar las realidades pequeñas y valiosas, no a pesar del contexto que nos rodea, sino por los recordatorios que recibimos.

La primera regla para alguien que se pierde como mochilero en el bosque es no entrar en pánico. Nuestros líderes proféticos de la Iglesia de Jesucristo han hecho mucho más que no solo hiperventilarse en los últimos meses. Han traído esperanza a millones de personas, dentro y fuera de la Iglesia.

padre celestial

No del tipo endeble, sino real y eterno.

Nuestros líderes nos han dado tranquilidad y han compartido un testimonio alentador como siempre, algo que pocos son capaces de hacer en estos tiempos. ¿No es maravilloso?

Al menos Nefi podría pensar eso, alguien que no se gloriaba en el drama, sino en la “sencillez”. Como dijo: “mi alma se deleita en la claridad” y agrega: “porque así es como el Señor Dios obra entre los hijos de los hombres”.

Aun así, ¿por qué trabajar a través de “medios pequeños y sencillos” cuando puedes sacar fuegos artificiales y realmente llamar la atención de la gente?

Un día, el Señor seguramente lo hará. Pero, por ahora, esas “grandes cosas” se hacen realidad por medios tan pequeños que “en muchos casos [confunden] a los sabios” (Alma 37: 6).

­­Esto continúa un patrón que Cristo siguió en la tierra. Sus enseñanzas no solo eran claras, sino que a menudo eran intencionalmente fáciles para que las personas muy inteligentes las pasaran por alto si no estaban listas.

Así como la proclamación de la Restauración de la Plenitud de Su Evangelio se podría pasar por alto en la actualidad.

Tan simple y claro como el lenguaje de esa proclamación puede parecer en la superficie, el secreto es este: Es lo más emocionante que sucede en todo el universo. Es la noticia más importante que se pudo dar en la última Conferencia General.

Eso es precisamente lo que el presidente Russell M. Nelson le pidió a una audiencia de jóvenes en junio de 2018: “¿Les gustaría formar gran parte del desafío más grande, de la causa más sublime y de la obra más grandiosa de la tierra hoy en día?”

hombres jóvenes

Tan significativas como otras cosas que nos rodean pueden parecer y tan merecedoras de nuestro cuidado y atención, agregamos nuestro testimonio y entusiasmo a la declaración del Profeta: “Tú y yo estamos viviendo para presenciar, y continuaremos viendo, el recogimiento de Israel con gran poder. ¡Y tú puedes ser parte del poder tras ese recogimiento!”

Por más emocionantes que puedan ser estas posibilidades en el plan más amplio, ¿este es realmente el momento de enfatizarlas?

Es el momento perfecto.

Un momento en el que muchos en el mundo se están dando cuenta de lo que es más importante, sí, incluso más que la comedia nocturna, la comida reconfortante o el renacimiento de la NBA.

En un día en el que el adversario “enfurecerá los corazones de los hijos de los hombres y los agitará a la ira contra lo que es bueno”, Nefi ve a la sociedad secular en agitación, y prevé que “debe estremecerse”, no simplemente como castigo, sino también “debe ser provocada a arrepentirse”.

salud mental ansiedad

De eso se trata todo esto. No solo un simple inconveniente desagradable para “pasar” y poder volver a la vida que queremos.  ¡Qué desperdicio sería eso!

Especialmente si esto podría convertirse en un empujón hacia una vida aún mejor que la de antes.

Ser más amables, decididos, firmes, llenos de fe y unidos.

Esa es la invitación del Evangelio: avanzar hacia una vida completamente nueva.

Es en tiempos de miedo y tragedia que este mensaje se necesita más, no menos.

¡Qué tiempo para declarar la verdad!

Jesus

Esa no es una demostración de arrogancia o superioridad. Es lo que el Señor ha pedido a todos Sus seguidores. Quizás entonces, esto solo es aburrido para aquellos que no prestan atención al mensaje central. Como Nefi podría haber agregado:

“No puedo decir más; el Espíritu hace cesar mis palabras, y quedo a solas para lamentar a causa de la incredulidad, y la maldad, y la ignorancia y la obstinación de los hombres; porque no quieren buscar conocimiento, ni entender el gran conocimiento, cuando les es dado con claridad, sí, con toda la claridad de la palabra”. (2 Nefi 32: 7)

Palabras claras, sencillas y asombrosamente esperanzadoras.

Justo lo que necesitamos.

Fuente: Public Square Magazine