¿Por qué se nos enseñan las mismas cosas semana tras semana en la Iglesia?

seminario

He sido miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días desde que era niño, y desde entonces se me ha enseñado la mismo. Me siento algo cansado por la repetición de las enseñanzas de la Iglesia cada domingo o de los discursos de los líderes de la Iglesia.

Espero que un día nos enseñen cosas nuevas. He llegado a un punto en el que ya no asisto a la Iglesia con la frecuencia con la que iba.

Siento que los líderes nos ocultan mucho acerca de la Iglesia primitiva. Me gustaría saber el cómo y el porqué de los sucesos que no se enseñan.

Respuesta

tribulación

Imagen: Shutterstock

Lamento saber que no asistas a la Iglesia con tanta frecuencia que antes. Si yo, un extraño, siento preocupación por eso, imagínate lo que debe sentir el Señor.

Creo que parte de tu problema radica en un malentendido del propósito de ir a la Iglesia, pero hablaré de eso más adelante.

Primero, analicemos tu sed de conocimiento. Verdaderamente tener sed de conocimiento es un atributo loable. Somos afortunados de vivir en una era donde el aprendizaje es una elección.

Hay muchos recursos que están disponibles al alcance de nuestras manos. Tenemos académicos maravillosos en la Iglesia de los cuáles puedes aprender y no tienes que buscar mucho para encontrar su trabajo.

Y, por supuesto, no olvides las escrituras, podríamos estudiarlas durante toda la vida y nunca aprender todo lo que está disponible para nosotros. Al estudiar, medita en las palabras de José Smith.

“La mejor manera de obtener verdad y sabiduría no es pidiéndole a los libros, sino acudiendo a Dios en oración y recibir Su enseñanza divina”.

Me doy cuenta de que tu pregunta está más alineada al porqué las lecciones de la Iglesia son repetitivas y pienso que hay muchas razones para eso, aquí te comparto algunas.

1. La repetición es la clave del aprendizaje

Imagen: Unsplash

Si pusiste en práctica el consejo que se dio en una Conferencia General de preguntarle al Señor, “¿Qué me falta?” o de preguntarle qué desea que aprendas, sospecho que podrías sorprenderte que te pida que aprendas algo que consideras básico.

Muchas de las cosas que aprendemos en la Iglesia parecen muy básicas, de hecho, ¡se las enseñamos a los niños de primaria! Pero no dejes que el orgullo te engañe. Hay niveles más significativos en las cosas que se consideran “simples” y que se enseñan una y otra vez en la Iglesia y que tenemos que aprender.

2. Hasta el momento que estemos listos

Otra razón por la que recibimos las mismas lecciones se ve reflejada en la siguiente frase:

“Las mismas lecciones de siempre para los mismos pecadores de siempre hasta que dejen de cometer los mismos pecados de siempre”.

Somos personas imperfectas, por lo que todavía nos falta mejorar de la manera que nos permita alcanzar nuestro máximo potencial. Las lecciones también nos ayudan a cumplir los mandamientos y lo cierto es que no todos los mandamientos serán fáciles de cumplir.

Si como miembros hubiéramos llegado a un “ideal” donde hayamos asimilado todos los mandamientos, principios, ordenanzas y promesas con Dios y, por sobre todo, cumplirlas sin falta, entonces estaríamos preparados para recibir más.

Lo mejor será esforzarnos por aprender y perfeccionar lo que ya tenemos con el fin de que un día se revele lo que todavía nos falta, algo que definitivamente pasará, pero en el tiempo de Dios.

3. En sintonía con el Espíritu

Imagen: Shutterstock

En cualquier momento dado en una clase en la Iglesia, es probable que haya una mezcla de miembros “antiguos” como tú y nuevos conversos y miembros que han regresado recientemente a la Iglesia.

La belleza del evangelio es que mediante el Espíritu, las personas pueden entenderlo en niveles diferentes en diferentes momentos de su vida, por lo tanto, si las personas están en sintonía con el Espíritu, un nuevo converso y un “miembro de años” pueden aprender de la misma lección.

4. Desarrollar atributos de Cristo

Tal vez el Padre Celestial simplemente quiere enseñarnos paciencia, humildad y confianza en Él, no correr más rápido de lo que nuestras fuerzas lo permitan.

¿Por qué asistimos a la Iglesia?

Imagen: La Iglesia de Jesucristo

Si no se nos da más “alimento” espiritual, tal vez sea porque el Señor en Su sabiduría sabe que no hemos comprendido completamente la información que ya nos ha dado.

Puede que te preguntes: “¿Si la mayor parte de mi aprendizaje provendrá del estudio personal de las Escrituras y de los libros que encuentro de la Iglesia de Jesucristo, entonces, ¿por qué tengo que asistir a la Iglesia?”

En pocas palabras, no asistimos a la Iglesia por nosotros mismos. Asistimos a la Iglesia porque esa es la manera que Dios ha mandado que lo adoremos. Vamos a la Iglesia para participar de la Santa Cena. Vamos a la Iglesia para servir a los demás.

Vamos a la Iglesia para mostrarle al Señor que estamos dispuestos a hacer todo lo que Él nos pida, aunque a veces nos resulte aburrido o tedioso. Recuerda que el Señor nos aconsejó que “Sus caminos no son nuestros caminos”.

Mencionaste que deseas saber más acerca de la iglesia primitiva. Nuestros líderes han estado abordando este tema, incluso se han publicado los libros de Santos, los documentos de José Smith y los ensayos sobre temas del Evangelio.

Lo más importante es recordar que Cristo dio Su vida por nosotros, Él te ama y te ha pedido que solo asistas a la Iglesia semanalmente. Hazlo por Él.

Fuente: Askgramps

También te puede interesar

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *