Dos líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se unieron a más de 200 líderes religiosos mundiales, políticos y expertos en Bagdad, Irak, del 10 al 11 de noviembre de 2018, en una conferencia celebrada con el objetivo de aumentar al apoyo mundial para poner fin a la persecución religiosa.

La conferencia fue realizada por la fundación AMAR, una organización benéfica con sede en el Reino Unido.

“Me siento honrado de participar en esta conferencia sobre el pueblo Yazidi y la persecución que ha soportado debido a sus creencias y prácticas religiosas,”  dijo el Élder Anthony Perkins, de los Setenta, a la audiencia, que incluyó a líderes de otras religiones, como los caldeos, los mandeos, los musulmanes, los chiíes, los suníes y los yazidíes.

También te puede interesar: La fe como identidad: ¿Por qué los miembros de la iglesia tienen la responsabilidad de proteger la libertad religiosa?

yazidíes

Élder Anthony D. Perkins.

Los líderes espirituales expresaron su determinación de trabajar juntos para ayudar a poner fin a la persecución religiosa en todo el mundo, que incluye los recientes ataques, secuestros y torturas a los yazidíes en el norte de Irak.

“Comprendo, un poco, lo conmovedores que son estos eventos para el pueblo yazidi,” dijo el Élder Perkins, que habló sobre la persecución que experimentaron los pioneros de nuestra religión en la década de 1800.

“El reciente intento de genocidio que experimentaron [los yazidíes] con medio millón de personas desplazadas, miles esclavizadas y cientos, sino miles, asesinadas excede lo que mi Iglesia enfrentó en los Estados Unidos,”  explicó. “Prometo que nuestra Iglesia no olvidará a los yazidíes con el tiempo.”

yazidíes

La baronesa Emma Nicholson, presidenta y fundadora de la Fundación AMAR, y el élder Anthony D. Perkins, de los Setenta, conversan con el Dr. Laith Kuba, representante de la Oficina del Primer Ministro iraquí y ex director del programa del Medio Oriente y África del Norte en la Fundación Nacional para la Democracia, en una conferencia en Bagdad.

La conferencia de Bagdad fue parte de una serie de reuniones celebradas en Inglaterra y Salt Lake City durante los últimos dos años. Importantes líderes de la Iglesia participaron en las reuniones en Windsor. El siguiente paso fue llevar el evento de dos días al corazón del Medio Oriente.

LDS Charities, el brazo humanitario de la Iglesia, se asocia con AMAR para ayudar a restaurar las necesidades espirituales y temporales de las comunidades yazidíes en Lalish y Sinjar, Irak.

“Esta obra busca restaurar para las comunidades que son el blanco de ISIS y otros, la música, la vestimenta sagrada, los lugares de adoración, las escrituras, los sitios de templos e iglesias, las genealogías además de las relaciones de familia y barrio que son tan importantes para la sanación,” dijo la hermana Sharon Eubank, directora de LDS Charities y la primera consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro.

yazidíes

La hermana Sharon Eubank (a la izquierda) junto con otras líderes religiosas.

“Hay acciones personales que cada uno de nosotros puede tomar dentro de nuestras esferas de influencia y experiencia para ayudar a llevar a estas personas a casa y apoyarlas en su proceso de sanación,” dijo la hermana Eubank, que participó en el panel de debate sobre la función de la religión en la lucha contra la intolerancia. “Hacemos esto debido a nuestra compasión por los hermanos y hermanas, y nuestro deber a Dios.”

“Ninguno de nosotros puede hacerlo solo, pero hay poder si dejamos atrás viejas diferencias y construimos vínculos a fin de trabajar juntos: el gobierno, los medios de comunicación, la sociedad civil, los líderes religiosos y las familias,” agregó la hermana Eubank.

Artículo originalmente escrito por Newsroom y publicado en ldsliving.com con el título “Church Leaders Discuss Religious Violence, Church Assistance to Yazidis at Baghdad Conference.”