El accidente automovilístico que mi hija sufrió justo antes de su misión y la poderosa lección que me enseñó Dios

Padre Celestial

A veces, supongo que el Padre Celestial no está respondiendo mis oraciones cuando tal vez realmente lo hace y simplemente no reconozco la respuesta. ¿Te ha pasado alguna vez? Piensas, “¿Por qué no escucha? ¿Por qué no me prestará atención?” cuando de repente te das cuenta de que Él te estaba respondiendo todo el tiempo y simplemente no te diste cuenta.

Nuestros dos hijos mayores recibieron sus llamamientos para la misión al mismo tiempo, el mismo día. Una o dos semanas antes de que supuestamente se fueran, mi hija estaba trabajando desesperadamente para que nuestra casa y nuestro jardín se vieran mejor que nunca, muchas personas vendrían a despedirse.

Mi hija condujo nuestra camioneta en dirección a la casa de un tío para recoger una podadora y, de camino a casa, malinterpretó un semáforo y giró a la izquierda frente a un vehículo que se aproximaba y le chocaron. La camioneta se volcó de lado, se deslizó hacia la mediana, se chocó contra un autobús y, finalmente, se detuvo. Recibí una llamada telefónica.

Pensé, “Padre Celestial, esta pequeña que en primer lugar se ha estado esforzando tanto para decidir si ir o no a la misión, que finalmente tomó la decisión de ir, que irá al templo ESTA SEMANA, ¿por qué no la protegiste? ¿No pudiste poner en su mente, ‘no gires a la izquierda frente al tránsito que se aproxima’? ¿No podrías haberla ayudado a ver esa luz? ¿No te importa?”

Déjame contarte el resto de la historia. Después de que la camioneta se detuvo, mi hija salió y corrió para ver qué les sucedió a los ocupantes del otro auto. Tenían bolsas de aire, así que estaban bien y dijeron: “Por favor, no te preocupes por nosotros; ve a ver qué le sucedió al conductor de la camioneta”.

Respondió, “Yo soy el conductor de la camioneta”.

Se quedaron pasmados. “¿Cómo es eso posible? ¿Cómo estás caminando?” hicieron que se sentara en la acera. Tenía un rasguño grande en el brazo porque la ventana se abrió y su brazo estaba afuera de la ventana mientras la camioneta se deslizaba por la carretera, pero no parecía haber ninguna otra cosa grave con ella.

mundo de los espíritus

También te puede interesar¿Cómo funciona el tiempo de Dios? ¿Cómo puede escuchar todas nuestras oraciones a la vez?

Curiosamente, el parabrisas de esa camioneta se había cambiado recientemente y debido a que la empresa que realizaba la reparación no tenía el equipo correcto para pegarlo, solo lo instalaron en una especie de junta de goma alrededor de los bordes.

Tan pronto como chocaron la camioneta, el parabrisas se salió y calló al suelo. No entró ninguna esquirla a la camioneta.

Curiosamente, las sillas individuales de la sección media de esa camioneta se habían girado porque mis hijos estuvieron jugando y una de esas sillas estaba bloqueando completamente la ventana lateral por lo que no entró ningún pedazo de vidrio a ese lado de la camioneta.

Nuestra camioneta básicamente estaba doblada por la mitad. Cuando los equipos de emergencia llegaron a la escena supusieron que necesitarían llamar a LifeFlight (transporte aéreo o terrestre en caso de alguna emergencia médica). En cambio, encontraron a mi hija sentada en la acera con un rasguño en el brazo.

Casi puedo escuchar al Padre Celestial decir, “¿Qué te hizo pensar que no la estaba protegiendo? ¿Qué te hace pensar que no estaba respondiendo esa oración? Esta es una realidad, hija: si giras a la izquierda frente a un auto, lo más probable es que te choquen. Pero, debido a que tengo una misión especial en mente para tu pequeña, la protegeré de las peores consecuencias y dejaré que esta sea una lección”.

No siempre funciona de esa manera, pero creo que ese tipo de cosas suceden con más frecuencia de lo que sabemos. Él guía y protege a mis hijos más de lo que sabré o entenderé. Él también me guía y me protege. Nuestras oraciones son respondidas.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Emily Watts y fue publicado en ldsliving.com con el título “My Daughter’s Car Crash Right Before Her Mission and the Powerful Lesson God Taught Me”.

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *