Con la llegada del Día del Padre, este es el momento perfecto para reflexionar en cuanto a nuestra gratitud por la influencia de nuestro Padre Celestial y nuestros padres terrenales.

Al reflexionar, probablemente puedas identificar los aspectos de tu vida que se han visto influenciados por tu padre o las figuras paternas que han desempeñado un papel importante en tu desarrollo.

Mientras escuchamos las voces y los mensajes de los profetas modernos, podemos olvidar que ellos también fueron niños y son un reflejo de la influencia de sus padres. ¡Veamos algunos ejemplos!

Marion Clavar Nelson, padre del Presidente Russell M. Nelson

Familia Nelson.

El Presidente Russell M. Nelson tiene una visión brillante para la restauración continua que comparte libremente con los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, cada vez que tiene la oportunidad.

Entonces, puede sorprenderte saber que fue criado por padres que no eran miembros activos de la Iglesia. El Presidente Nelson no se bautizó hasta que cumplió los 16 años.

Él expresó lo siguiente sobre sus padres:

“Yo adoraba a mis padres; lo eran todo para mí, y me enseñaron lecciones muy importantes. No puedo agradecerles lo suficiente la feliz vida hogareña que nos proporcionaron a mí y a mis hermanos. Pero, a la vez, aun siendo niño, sentía un vacío en mi vida. Un día, subí al tranvía y fui a una librería a buscar un libro sobre la Iglesia. Me encantaba aprender sobre el Evangelio”.

presidente Nelson

“Al llegar a comprender la Palabra de Sabiduría, deseaba que mis padres vivieran esa ley, de modo que, un día, cuando era muy pequeño, me fui al sótano de la casa y estrellé contra el piso de cemento todas las botellas de licor. Esperaba que mi padre me castigara, pero nunca dijo una palabra”.

“Al madurar y empezar a comprender la magnificencia del plan del Padre Celestial, solía decirme a mí mismo: ‘¡No quiero un regalo más de Navidad! Solo quiero sellarme a mis padres’. Ese anhelado evento no ocurrió sino hasta después de que mis padres tuvieron más de 80 años, y así sucedió. No puedo expresar del todo la alegría que sentí ese día, y cada día siento aquel gozo de su sellamiento y que yo esté sellado a ellos”.

Me encanta que el Presidente Nelson quisiera sellarse con su familia más de lo que quería cualquier cosa que uno pudiera esperar en una mañana de Navidad. ¡Que creamos en la realidad y la dulzura de nuestros convenios con tanta convicción!

George Spencer Monson, padre del Presidente Thomas S. Monson

Thomas S. Monson de niño, en el medio.

Todos conocemos al Presidente Monson por su ministerio personal y frecuente a aquellos que se encontraban enfermos, solos o en necesidad. Resulta que fue testigo de un importante ejemplo de ministración desde una edad muy temprana.

En una oportunidad, el Presidente Monson relató que muchos domingos por la tarde viajaba en el auto de su padre a la casa de su tío Elías que estaba discapacitado:

“Yo esperaba en el auto mientras papá entraba [a la casa del tío Elías]. Pronto salía de la casa, llevando a su tío lisiado en sus brazos como una muñeca de porcelana. Yo abría la puerta y observaba con qué ternura mi padre colocaba al tío Elías en el asiento delantero [del auto] y le envolvía una manta alrededor de sus piernas. Luego, lo llevábamos a dar un paseo por la ciudad. Papá nunca quiso recibir las gracias por este servicio, pero yo nunca olvidé su lección”.

Claramente pudimos ver cómo el Presidente Monson, ya adulto, reflejó el tierno ejemplo de servicio interminable que su padre le dio.

George Taft Benson, Jr., padre del Presidente Ezra Taft Benson

George T. Benson y sus siete hijos. Ezra es el segundo de derecha a izquierda.

Ezra Taft Benson era conocido por su espíritu misional, y su gran amor y reverencia por el Libro de Mormón. Quizás recuerdes una de sus frases, “inundar la tierra con el Libro de Mormón”.

Pero, ¿de dónde obtuvo el Presidente Benson ese espíritu misional? Por supuesto, el Señor tuvo algo que ver, pero también se debió a la influencia de su padre terrenal.

Ezra Taft Benson nació en una granja que su padre, George Taft Benson, construyó para su familia. Desde sus primeros años aprendió a trabajar la tierra y comprender el principio de cosechar lo que se siembra.

Debido a que casi siempre, se encontraban a la merced de las heladas, las tormentas y las sequías, la oración se convirtió en una constante absoluta en el hogar Benson.

Sus oraciones incluían gratitud por los desafíos y las oportunidades de la vida, pero aun así hubo un desafío inminente que ninguno pudo anticipar. El Presidente Benson relató:

“Rumbo a casa, mientras mi padre llevaba las riendas del caballo, mi madre abría la correspondencia y, para sorpresa de los dos, había allí una carta de la casilla postal B de Salt Lake City, o sea, un llamamiento para ir a la misión”.

“Nadie preguntaba si estaba uno preparado para la misión, si quería o si podía ir […] Al entrar en el sendero que conducía a la casa, mi padre y madre lloraban, lo cual no habíamos visto nunca en nuestra familia”.

Los padres del Presidente Benson reunieron a sus 7 hijos y les informaron que su padre había sido llamado a servir en una misión. Se sentían dignos por haber recibido ese llamamiento aunque significara 2 años de separación.

“Me imagino que habrá algunos en el mundo que dirán que el hecho de que él hubiera aceptado ese llamamiento es prueba de que en realidad no amaba a su familia. Dejar en casa solos durante dos años a siete hijos y a su esposa embarazada, ¿cómo puede eso ser amor verdadero?”

clasificación R

“Pero mi padre tenía una visión mucho más amplia del amor. Él sabía que ‘para los que aman a Dios, todas las cosas obrarán juntamente para su bien’ (Romanos 8:28). Él sabía que lo mejor que podía hacer por su familia era obedecer a Dios”.

“Aunque lo echamos muchísimo de menos durante esos dos años, y aun cuando su ausencia supuso muchos desafíos para nuestra familia, su aceptación del llamamiento demostró ser una dádiva de caridad”.

“Mi padre se fue a la misión y dejó a mi madre en casa con siete hijos. (El octavo nació cuatro meses después que mi padre llegó al campo misional.) Pero se llenó nuestro hogar de un espíritu de obra misional que perdura hasta la actualidad”.

Estamos seguros de que así como nuestros profetas modernos recibieron grandes ejemplos de sus padres, cada uno de nosotros también podemos reconocer la forma maravillosa en que nuestros padres terrenales han influenciado en nuestra vida. De este modo, quisimos desear un ¡Feliz Día del Padre!

¡Cuéntanos en los comentarios cuál es la lección más valiosa que te ha enseñado tu padre o figura paterna!

Fuente: Meridian Magazine