Este mes, tendremos el privilegio de participar en otra Conferencia General. Estas sesiones de conferencia pueden ser un momento de crecimiento y aprendizaje sin igual si estamos preparados.

Escuchar y seguir las palabras del profeta viviente y los líderes de la Iglesia debe ser algo que todos esperemos con anticipación y alegría. Hay muchas formas sencillas en que podemos prepararnos y, principalmente, ayudar a nuestros jóvenes a prepararse para recibir instrucción con alegría.

Taylor y Jacqueline Candland reunieron a sus hijos para la noche de hogar y les hicieron la siguiente pregunta: “¿Cómo podemos prepararnos para recibir revelación personal de la próxima Conferencia General?”

Su hija de 13 años, Aubrie, sugirió: “Podemos escuchar himnos”.

Su hijo de 11 años, Kaleb, respondió: “Me puedo preparar yendo al templo y sintiendo al espíritu de Dios ahí”.

Su hijo de 16 años, Levi, dijo: “Podemos ser tolerantes, hacer una lista de preguntas y… escuchar”.

Su hija menor, de 9 años de edad, Brynlee, dijo: “Podría escuchar los mensajes de las Conferencias Generales pasadas”.

Su hijo de 18 años, Caden, respondió: “Puedo ir a dormir temprano la noche anterior. También puedo estudiar las Escrituras, orar y ayunar para recibir guía”.

Conferencia General

También te puede interesar: 5 cosas que NO deberías hacer antes de las Conferencia General

La emoción y la anticipación de esta familia para comprender qué es lo que Dios desea que sepan y hagan fueron tangibles. Por las respuestas de los niños, queda claro, que están comenzando a desarrollar una sed por la palabra de Dios. ¡Qué sentimiento tan increíble!

Este mismo sentimiento existió hace muchos años en Zarahemla cuando las familias atendieron a la misma invitación de reunirse y escuchar las palabras inspiradas de un profeta viviente.

El pueblo de Zarahemla fue en grandes cantidades, llevó a sus familias completas, cada hombre armó su tienda con la puerta con dirección al templo para que su familia pudiera escuchar lo que diría el rey Benjamín. “Para que me escuchéis, y abráis vuestros oídos para que podáis oír, y vuestros corazones para que podáis entender”, (Mosíah 2: 9).

El rey Benjamín invitó a su pueblo a arrepentirse, servir y amarse unos a otros. Compartió la revelación que recibió de nuestro Padre Celestial y testificó de la divina ascendencia de Jesucristo.

Esta misma invitación de reunirse y recibir se ha extendido en nuestros días. Tenemos un profeta poderoso entre nosotros, el Presidente Russell M. Nelson, que se comunica con Jehová diariamente, y que testifica que Cristo está a la cabeza de Su Iglesia: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Conferencia General

Podemos encontrar consuelo hoy, al igual que Jeremías, “Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí, he puesto mis apalabras en tu boca” (Jeremías 1: 9). Podemos, y debemos, consolarnos al saber que podemos escuchar la palabra del Señor, y no perder la increíble oportunidad de deleitarnos con Sus palabras.

Los mensajes de la Conferencia General pueden tener un impacto profundo en nuestras vidas. ¡Que bendición tan grande es saber que cuando le pedimos en oración a nuestro Padre Celestial guía y dirección para ayudarnos a prepararnos para recibir, Él dirigirá nuestros caminos para que podamos saber qué funcionará mejor para cada individuo y familia!

“Para anclar nuestra alma al Señor Jesucristo se requiere que escuchemos a aquellos a quienes Él envía”, dijo el Élder Neil L. Andersen del Quórum de los Doce Apóstoles.

“Al prepararse para la Conferencia General, los invito a meditar las preguntas que ustedes necesitan que se les contesten… En cada Conferencia General hay mensajes que se dan como un don y una bendición de los cielos específicamente para las situaciones de nuestra vida personal”, dijo el Élder Dieter F. Uchtdorf, del Quórum de los Doce Apóstoles.

“Escuchar y prestar atención a los profetas vivientes tendrá un efecto profundo y aun transformador en nuestra vida. Somos fortalecidos. Estamos más seguros y tenemos más confianza en el Señor. Escuchamos la palabra del Señor. Sentimos el amor de Dios. Sabremos cómo dirigir nuestra vida con propósito”, dijo el obispo Dean M. Davies, primer consejero del Obispado Presidente.

Conferencia General

Como sabemos, el registro de nuestros pensamientos e inspiración es una herramienta poderosa de crecimiento. Los jóvenes podrían tener un cuaderno especial para tomar notas de la Conferencia General a fin de recibir y actuar para obtener revelación personal. Asimismo, los jóvenes tienen la oportunidad de compartir sus notas utilizando el hashtag #ConferenciaGeneral en las redes sociales.

Oramos para que escuchen las palabras inspiradas de nuestro profeta en esta Conferencia General e inviten a nuestros amados jóvenes a hacer lo mismo. Les enviamos nuestro amor y sumamos nuestros testimonios al de nuestro amado profeta, el Presidente Russell M. Nelson, cuando declaró:

“Les aseguro que si realizan la obra espiritual con sinceridad y persistencia para desarrollar la habilidad fundamental y espiritual de aprender a escuchar los susurros del Espíritu Santo, tendrán toda la dirección que necesiten en su vida.”

Este artículo fue escrito originalmente por la Presidencia General  y Mesa Directiva de las Mujeres Jóvenes, y fue publicado en thechurchnews.com con el título “Prepare for general conference with these tips from the Young Women general presidency”.