Pregunta y respuesta: ¿Perdemos los recuerdos de nuestra vida en la tierra después de morir?

Mi maestro de escuela dominical me enseñó una vez que cuando pasamos al mundo de los espíritus, perdemos la memoria de nuestras experiencias en este mundo y recuperamos los recuerdos de la preexistencia, y que sería en la resurrección donde recodaremos todo.

Eso sonaba muy poco consistente con las Escrituras, ya que nos dicen que uno todavía puede arrepentirse en el mundo de los espíritus y aceptar el evangelio. ¿Cómo puede alguien arrepentirse en el mundo de los espíritus si no puede recordar lo que hicieron aquí, o quiénes eran?

He buscado en las Escrituras y todavía no puedo encontrar nada que vaya de acuerdo con esto. Tampoco he encontrado ningún discurso de los profetas modernos sobre este tema. ¿Qué piensas al respecto?

También te puede interesar: ¿Dónde está el mundo de los espíritus y cómo podemos sentir aquellos que están en el otro lado?

Respuesta 

fantasmas

Quizás tu maestro de la Escuela Dominical se estaba refiriendo a Alma 11:43, que dice:

“El espíritu y el cuerpo serán reunidos otra vez en su perfecta forma; los miembros así como las coyunturas serán restaurados a su propia forma, tal como nos hallamos ahora; y seremos llevados ante Dios, conociendo tal como ahora conocemos, y tendremos un vivo recuerdo de toda nuestra culpa”.

Esta escritura afirma que después de la resurrección, cuando nuestro espíritu y nuestro cuerpo se vuelvan a unir en su perfecta forma, recordaremos todo aquello de lo que hemos sido culpables en la vida terrenal, pero no nos dice nada sobre nuestro tiempo en el mundo de los espíritus antes de la resurrección. 

Joseph Murdock, al hablar de nuestra final en la vida mortal, dijo:

“Todos hemos visto que podemos cuidar y lograr cosas en esta vida, podemos aprender aquello que no podemos aprender tan bien en el mundo eterno, puesto que el conocimiento que adquirimos en este mundo nos acompaña”. -Joseph R. Murdock, Conference Report, abril de 1926, p. 53)

En la Enciclopedia biográfica de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días leemos un relato interesante sobre el mundo de los espíritus en un discurso dado por el Heber C. Kimball en el funeral de Jedediah M. Grant, quien fue su primer consejero en la Primera Presidencia. 

Espíritu recuerdos muerte

El élder Kimball visitó al élder Grant en el hospital poco antes de fallecer y él registró lo que Jedediah Grant le dijo:

“Hermano Heber, he estado en el mundo de los espíritus dos noches consecutivas, y de todos los temores que se me vinieron a la mente, el peor fue tener que regresar a mi cuerpo. Aún así, lo hice”.

 El élder Kimball también relató:

“[El hermano Heber] vio a su esposa Caroline, quien fue la primera persona que se le acercó [en el mundo de los espíritus]… Ella vino a él y él le dijo que se veía hermosa y que tenía en sus brazos a la pequeña niña que había muerto en [camino a Salt Lake City].

Ella le dijo: “Sr. Grant, aquí está la pequeña Margaret; sabes que los lobos se comieron [su cuerpo], pero ellos no la lastimaron; aquí ella se encuentra bien””. 

mundo de los espíritus recuerdos

Caroline ciertamente tenía el recuerdo de esa horrible experiencia, de cuando su pequeña hija falleció de cólera y su cuerpo, el cual había sido enterrado en el lodo sin un ataúd, fue excavado y comido por lobos.

De los registros de la Iglesia sabemos que las personas que fallecen no sólo conservan los recuerdos de las cosas que hicieron en vida, sino también los sentimientos de quienes amaron y las cosas que aprendieron.

“Muchos Santos de los Últimos Días registran tales experiencias en el marco de las ordenanzas del templo, sintiendo unidad con [sus] amigos y parientes que han fallecido: “[Ellos] no se hallan lejos de nosotros, y conocen y comprenden nuestros pensamientos, sentimientos y movimientos, y a menudo se afligen por nosotros” -“Journal of Discourses” 4: 134-36.

Fuente: askgramps.org

 

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *