Ya sea que el arte imite a la vida o viceversa, la sociedad en general parece estar de acuerdo con un tema predominante de la cultura popular: Los chicos buenos y las chicas buenas son aburridos mientras que los chicos malos y las chicas malas son atractivos e interesantes.

Permíteme desafiar este mito banal con la fuerza de la realidad: No hay nada más atractivo que alguien con una conciencia fuerte.

El atractivo de la integridad

amor

También te puede interesarLa historia de amor más grande de todas las escrituras

“Ahora, ¿qué tan aburrido es eso?”, podrían decir algunos. “¿Existe algo más predecible que alguien que siempre intenta hacer lo correcto?” Si bien muchas personas admiten que estar con una persona decente tiene sentido, se sienten atraídas por el encanto seductor del peligro y lo impredecible. Después, estas mismas personas lloran porque las hirieron, maltrataron, rechazaron, mintieron u engañaron con alguien más.

Recordé una frase del musical de Stephen Sondheim, “En el Bosque”, en esta parte cuando el príncipe encantador de Cenicienta es enfrentado por sus mentiras e infidelidades constantes, responde “fui criado para ser encantador, no para ser sincero”.

Por supuesto, está bien sentirse atraído hacia las personas que son aventureras, misteriosas e impredecibles (dentro de lo razonable). Sin embargo, sería sabio que aquellos que buscan desarrollar relaciones duraderas y gratificantes actúen en función a esa atracción solo si su interés amoroso posee una abundante integridad.

En mi opinión, las parejas felices y duraderas consideran que la fidelidad, la sinceridad, la responsabilidad y la ayuda de su pareja son irresistiblemente atractivas.

Estas características tentadoras surgen de una conciencia fuerte que, podría decir, es más que poseer un sentido de lo correcto y lo incorrecto.

aventura amorosa

Después de todo, hay muchas personas que tienen una brújula moral que no siguen. El Dr. John Van Epp, en su libro “How to avoid falling in love with a jerk”, explica que la conciencia controla las acciones y las actitudes propias.

Esto significa que, cuando se trata del comportamiento, aquellos que buscan una pareja deben buscar a las personas que sigan el consejo de Jiminy Cricket: “siempre permite que tu conciencia sea tu guía”.

¿Cómo diferenciar a una persona buena de un lobo vestido de oveja? En primer lugar, observa cuidadosamente cómo trata a las otras personas. Si pone sus necesidades por encima de las de los demás, probablemente hará lo mismo en tu relación. Si les mienten a los demás, te mentirá a ti. Si engaña a su pareja para estar contigo, también podría engañarte a ti más adelante.

Por otro lado, alguien con una “consciencia atractiva” intenta estar al tanto de las necesidades y los sentimientos de los demás. Una persona buena considera cómo sus acciones afectarán a los demás al tomar decisiones. Una persona buena es cortés, servicial y agradecida.

La triste verdad acerca de los “chicos malos” y las “chicas malas”

chicos malos

A menudo, los embusteros tienen mucho cuidado de comportarse de la mejor manera con quienes les interesan. Sin embargo, a veces, son menos cuidadosos con los demás.

En una oportunidad, tuve una paciente (compartiré la historia con el permiso de la protagonista) cuya relación con un “chico malo”, que alguna vez fue emocionante, terminó con maltratos y sufrimiento. Le pregunté si hubo señales al principio.

Específicamente, le pregunté cómo su pareja trataba a los demás. “Terrible”, respondió. “Siempre era sarcástico, descortés y altivo. Pero, era lindo conmigo”. Le hice la siguiente pregunta lógica: “¿Nunca pensaste que su amabilidad hacia ti era fingida, que tu pareja se comportaría tan mal contigo como con todos los demás, si es que no era incluso peor?” Mi paciente admitió, “No. Eso me hacía sentir especial. Pensé que estaba sacando su lado bueno”.

De manera contraria a la lógica de los guionistas de Hollywood, el amor romántico raras veces convierte a los “chicos malos” en buenos. Sucede, pero la mayoría de veces la Bestia nunca se convierte en príncipe; Edward no controla sus impulsos de beber la sangre de Bella; y, Wolverine no puede controlar su temperamento. No te conformes con reparar a alguien.

amor

Por supuesto, en las relaciones saludables, las personas influyen la una en la otra para mejor y crecen a medida que avanzan. No debes esperar la perfección, pero tampoco debes esperar que los grandes problemas se resuelvan con el poder del amor.

Es mucho mejor elegir a una pareja que ya pueda nadar que ser un salvavidas para alguien que te arrastra con ella.

Mientras que el patrón de carácter de la cultura popular de los hombres va de malo a bueno, el de las mujeres va en la dirección opuesta. Esto se ejemplifica con el álbum de Rihanna “Good Girls Gone Bad” (“Las chicas buenas se volvieron malas”); los giros vergonzosos de la estrella de la serie “Hannah Montana”, Miley Cyrus; y, el abandono de las faldas de capa de Sandy por los cigarros y los pantalones de cuero ajustados en “Grease”.

Esta objetificación disfrazada de empoderamiento revela la verdad de que se debería cambiar el nombre de “Girls Gone Wild” (“Las chicas se volvieron salvajes”) por “Chicas con baja autoestima”. La vestimenta corta y la intimidad física que se ofrece libremente pueden parecer emocionantes. Sin embargo, a menudo, son indicadores de inseguridad y desesperación, características que con demasiada frecuencia conducen a relaciones fallidas.

Hay esperanzas

aventura amorosa

Mi propósito aquí no es señalar con el dedo. Los hombres y las mujeres que actúan de la manera descrita anteriormente pueden cambiar y tener relaciones estables, saludables y significativas. Dicho esto, no es tu trabajo cambiarlos; es el suyo, solo de ellos.

Si estás soltero, evita el riesgo de involucrarte con alguien que no reconoce ni sigue su brújula moral interna. Ten en cuenta que lo que es ahora es más importante que lo que pudo haber sido en el pasado.

Recuerda que no hay nada más atractivo que alguien que sea sincero (sin mencionar que la intimidad es más gratificante en el contexto de una relación matrimonial saludable).

Si actualmente estás involucrado con alguien que ha cometido errores graves, puedes evaluar la sinceridad de sus disculpas según sus esfuerzos por corregir esos comportamientos. Si actúa según los mandamientos del Señor y utiliza la Expiación de Jesucristo en su vida, eso debe ser suficiente para ti.

Algunas relaciones superan problemas más graves y se vuelven más felices y fuertes que nunca. Pero, solo si ambas personas en la relación están dispuestas a hacer cambios, esforzarse, ser responsables y perdonar. Sin estas condiciones, la relación nunca podrá prosperar.

Unas palabras para los chicos buenos y las chicas buenas

Padre Celestial

Si te sientes frustrado porque tu amabilidad no ha dado resultados en tu vida amorosa, te comprendo. No caigas presa de la idea de que tienes que renunciar a tu integridad para atraer a alguien. Eso conduce a la ruina la mayoría de las veces.

Dicho esto, tampoco debes creer que alguien “te debe” su afecto, o incluso una oportunidad, simplemente porque eres amable y de confianza. El corazón de una persona es suyo para dar a su propia discreción y eso no se puede exigir.

En parte, las personas se sienten atraídas por los chicos malos y las chicas malas, por su “confianza”, que en realidad, es arrogancia o superioridad.

Lamentablemente, a menudo, por alguna razón, los chicos buenos y las chicas buenas carecen de confianza, lo que dificulta que tengan citas.

Sin embargo, si permites que tu confianza surja de la acción correcta (como ayudar a los demás, superarte a ti mismo constantemente y seguir tu brújula moral interna) podrás sentirte satisfecho con tu vida incluso si estás solo en el contexto romántico.

Si sigues tu conciencia genuinamente en lugar de hacer esto por arrogancia o superioridad, esta actitud podrá ayudarte a tener la confianza que necesitas para formar relaciones duraderas en el futuro y ser feliz en este momento.

Esta es la traducción del artículo que fue escrito originalmente por Jonathan Decker y fue publicado en ldsliving.com con el título “Latter-day Saint Therapist: Why Do People Like to Date “Bad Boys” + What Truly Makes for Exciting Relationships”.