3 cosas que debes recordar en el proceso por mejorar tu salud mental

salud mental atracción

El sendero que nos lleva a mejorar nuestra salud mental es un camino complejo y multifacético que atraviesa muchas disciplinas.

A veces, el enfoque se centra en la química, en encontrar el medicamento correcto para ayudar a aliviar los síntomas que causan angustia.

A veces, el enfoque se centra en las relaciones, tratando de aumentar la confianza y resolver traumas del pasado.

A veces, el enfoque se centra en la cognición, aprender a reconocer pensamientos detonantes y reconciliarlos con la verdad.

Y a veces el enfoque está en nuestro espíritu, recibir la luz del Señor para ayudarnos a permanecer en la senda del convenio.

Con una diversidad de herramientas a nuestra disposición, animo a las personas a buscar todos los recursos disponibles para ayudar a disminuir el sufrimiento y aumentar la felicidad en sus vidas.

Aquí hay tres verdades, enseñadas por los profetas, que pueden ayudarnos en nuestro proceso por mejora nuestra salud mental.

Estas verdades pueden brindarte esperanza, guía y un punto de partida para comenzar a avanzar y mejorar.

1. Recuerda quién eres

sueños

Imagen: Canva

Las investigaciones muestran que los problemas de salud mental van en aumento entre los jóvenes. No sé si alguien tiene una respuesta significativa de por qué sucede esto, sin embargo, la causa importa menos que la solución.

La hermana Bonnie H. Cordon, Presidenta General de las Mujeres Jóvenes de la Iglesia, compartió la experiencia que tuvo cuando recibió su llamamiento del presidente Russell M. Nelson:

“Él me hizo una pregunta que todavía resuena en mi corazón: ‘Bonnie, ¿qué es lo más importante que [los jóvenes] necesitan saber?’. Reflexioné por un momento y respondí: ‘Ellos necesitan saber quiénes son’. ‘¡SÍ!’, exclamó él, ‘Necesitan saber su propósito’”.

Comprender quiénes somos puede ayudarnos a encontrar la fuerza para seguir adelante. Cada uno de nosotros tiene una herencia, un propósito y un destino divinos.

Al igual que Moisés, Dios tiene una obra para cada uno de nosotros (Moisés 1:6). Somos hijos amados de Padres Celestiales que harán todo lo posible para ayudarnos a través de las dificultades y las pruebas.

Recordar esas verdades puede despertar la esperanza donde ha prevalecido la oscuridad. Reconocer nuestra naturaleza divina puede darnos motivo para mantener la frente en alto. Recuerda quien eres.

2. Recuerda cómo te has sentido en el pasado

Imagen: Canva

Uno de los mayores desafíos que traen los problemas de salud mental es el poder que tienen para abrumar nuestra manera de pensar. Todos los días parecen oscuros y la esperanza está ausente. El miedo abunda y nubla cualquier perspectiva de que días mejores vendrán.

Para algunos, puede parecer que toda su existencia, pasada, presente y futura, es miserable, sin embargo, todos hemos tenido buenos momentos en el pasado. Cada uno de nosotros ha experimentado alguna medida de felicidad y paz.

Sin duda, a veces esos recuerdos son escasos, pero están ahí para aquellos que lo buscan diligentemente. Recordar los momentos buenos del pasado puede ayudar a interrumpir los patrones de pensamiento negativos.

Considera la diferencia entre estos dos pensamientos: “Nunca he sido feliz y nunca lo seré” vs. “He tenido muchos momentos de felicidad en el pasado, por ahora no me siento muy feliz, pero puedo serlo en el futuro”.

El primer pensamiento es inflexible y no da lugar a la esperanza. Además, en casi todos los casos es falso. El segundo pensamiento es más mesurado y preciso. Lo más importante es que da espacio para la esperanza en nuestras vidas.

Recordar los momentos precisos de nuestro pasado y llevarlos a nuestras experiencias actuales puede ayudarnos a avanzar en el sendero que nos lleva hacia una mejor salud mental.

3. Recuerda la expiación del Salvador

Arte: Yongsung Kim

Satanás, el enemigo de nuestras almas, no quiere nada más que nuestra miseria (2 Nefi 2:27). Se aprovecha de nuestras deficiencias y debilidades, nos castigamos cuando fallamos. Nos dice mentiras como “nunca serás lo suficientemente bueno” o “no puedes cambiar”.

Uno de sus engaños más insidiosos es hacernos creer que de alguna manera hemos pecado al punto que estamos fuera del alcance del amor y la compasión del Salvador.

Esta es una mentira que, desafortunadamente, ha sido extendida entre muchos de los Santos de los Últimos Días. Tal creencia conduce a sentimientos de depresión, ansiedad, miedo, tristeza, decepción y muchos otros sentimientos de angustia.

El poder del Salvador es inmenso e infinito Una comprensión completa del alcance de Su Sacrificio Expiatorio eclipsa la comprensión mortal. No debemos negarnos a Su misericordia. No debemos creer que estamos excluidos de Su gracia.

La desesperación y el miedo que son característicos de tantos problemas de salud mental pueden ser borrados por el poder del Salvador agregado a nuestros esfuerzos.

Él te mostrará el camino. Él caminará contigo. Él vendrá a ti y te alentará a cada instante.

Al aprovechar las excelentes opciones disponibles para mejorar tu salud mental, no dejes al Salvador fuera de este proceso. Confía en Su poder y amor por ti. Busca Su guía sobre qué hacer.

Recuerda que Él siempre está ahí para ti, independientemente de lo que hayas hecho, y Su mayor deleite es ayudarte.

Fuente: LdsLiving

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *