Recientemente, el Presidente Nelson animó a todas las mujeres de la Iglesia:

“Les insto a que estudien la declaración actual del propósito de la Sociedad de Socorro. Es inspirador. Podría guiarlas a redactar una declaración de propósito para su propia vida. También les suplico que se deleiten en la declaración de la Sociedad de Socorro que se publicó hace casi 20 años.”

A continuación, compartiré cómo podemos aprovechar más la declaración de la Sociedad de Socorro y crear nuestras propias declaraciones para cambiar nuestras vidas para mejor.

¿Qué es una declaración? Y ¿Cómo puede influir en ti?

sociedad de socorro

También te puede interesar: 4 Invitaciones del Presidente Nelson para las mujeres de la Iglesia

Con frecuencia, cuando pensamos o decimos una declaración, la mente cree que es verdad y trabajará para ayudarnos a llegar a ser como nuestra declaración. Esto es cierto tanto para declaraciones positivas como negativas. Piensa por un momento en las declaraciones negativas que podrías haber dicho o pensado de ti misma. ¡Esas son declaraciones!

¿Sabías que el subconsciente no conoce la diferencia entre la realidad y la fantasía?

Aquí es exactamente donde entra en juego la ciencia de las declaraciones. Cuando tenemos pensamientos sobre nosotros mismos o alguien más, básicamente estamos haciendo una declaración a la que nuestra mente responderá.

Por ejemplo, si estamos pensando en un nuevo compromiso de comer de manera saludable y cuan listos estamos para cambiar y mejorar, al concentramos en ese nuevo compromiso, estamos creando una señal en la vía neuronal de nuestro cerebro que dice: “me encanta comer de manera saludable.” Esa señal, especialmente, cuando se dice en voz alta o se repite frecuentemente, se convierte en una declaración.

Cuanto más a menudo digamos estas declaraciones y repitamos esa señal teórica, esa señal será más clara en nuestro cerebro. Nuestro cerebro reaccionará, eso incluye el subconsciente, a los estímulos que lo alimentan.

Si esto es difícil de entender, solo piensa en la última vez que viste una película intensa o leíste un libro de suspenso. Si te hubieran conectado a monitores de actividad cerebral, verías que tu respiración se acorta, tu pulso aumenta, ciertos químicos se liberan en tu cerebro, como las endorfinas, e incluso tus manos o pies comenzarían a enfriarse mientras tu cuerpo se prepara para la respuesta de lucha o huida que todos tenemos para sobrevivir. ¿Cómo podemos tener ese tipo de reacción a partir de algo que no es real? Porque nuestro subconsciente no conoce la diferencia.

Entra al poder de las declaraciones.

sociedad de socorro

El Presidente Nelson nos ha animado a estudiar la declaración de la Sociedad de Socorro, al hacerlo y trabajar verdaderamente para implementar estas verdades, podemos cambiar nuestra vida. Por esta razón, las declaraciones positivas dan lugar a más luz y divinidad en nuestras vidas.

Controlar nuestros pensamientos conducirá a un mayor conocimiento de nuestro potencial divino y valor individual. La guerra de Satanás contra la identidad personal y la autoestima es una de sus batallas más importantes. Él usa todo lo que tiene para hacernos cuestionar nuestro valor y virtud. Su máximo objetivo es que cuestionemos esas cosas lo suficiente para que podamos perder la capacidad de ver con claridad y ser atraídos a creer sus mentiras.

La declaración de la Sociedad de Socorro dice: “Somos mujeres de fe, de virtud, de visión y de caridad.” Lee esa oración otra vez. Ahora di las palabras en voz alta y cámbialas a primera persona: “Soy una mujer de fe, de virtud, de visión y de caridad.” ¿Sientes el poder en esa simple declaración? Ese es el poder de nuestro Salvador, Jesucristo, y Él desea que todos nosotros estemos absolutamente seguros de nuestro valor individual.

sociedad de socorro

Estudiemos la declaración de la Sociedad de Socorro y utilicemos los componentes para ayudarnos a reconocer las declaraciones negativas que podrían formar parte de nuestra vida y escríbelas nuevamente, pero esta vez de manera positiva y poderosa.

  1. Identifica un pensamiento negativo que siempre vuelve a tu mente. Por ejemplo, “nunca tengo tiempo suficiente para hacer las cosas.”
  2. Estudia la declaración de la Sociedad de Socorro y encuentra algo para combatir esa declaración negativa.

Ejemplo: Amamos la vida y el aprendizaje. Esa es una declaración increíble, especialmente si nos quejamos de lo difícil que es nuestra vida, como no podemos hacer nada, no hay tiempo para mejorar, etc.

  1. Ahora, cambia la declaración negativa por un pensamiento positivo y actual. Asimismo, agrégale algo para que sea mucho más fuerte que la declaración negativa.

Ejemplo: Amo la vida y hay mucho tiempo para aprender cosas maravillosas que me traerán más felicidad. O, mantenlo muy simple: ¡Amo la vida y el aprendizaje!

  1. Escribe la declaración positiva y léela, dila en voz alta y memorízala.
  2. Cada vez que ese pensamiento antiguo y negativo regrese, elimínalo con tu declaración nueva y positiva.

Crea declaraciones más poderosas al utilizar la declaración de la Sociedad de Socorro

sociedad de socorro

Emma Smith dirigiendo una reunión de la Sociedad de Socorro.

Ahora que entendemos el poder detrás de las declaraciones, intentemos algo juntas.

Negativo: “No tengo amigos.”

Cámbialo por algo positivo: “Soy una maravillosa amiga y me deleito en prestar servicio y en hacer obras buenas porque soy una hija de Dios.”

Negativo: No soy buena para reconocer las impresiones del Espíritu.

Cámbialo por algo positivo: “Todos los días procuro adquirir fortaleza espiritual al seguir los susurros del Espíritu Santo. Me guío por la inspiración y tengo el coraje para actuar.”

Negativo: No creo que alguna vez sea lo suficientemente buena.

Cámbialo por algo positivo: “Me regocijo en las bendiciones del templo, comprendo mi destino divino y me esfuerzo por alcanzar la exaltación. Soy buena porque fui creada a la imagen de Dios.”

A medida que estudies la declaración de la Sociedad de Socorro y su propósito, observa si hay algo con lo que hayas estado luchando y, luego, tómalo y conviértelo en tu declaración personal.

¡Acepta el desafío!

Crea una declaración personal hoy, publícala en algún lugar y repítela todos los días durante una semana. Da seguimiento a tus pensamientos cuando digas tu declaración en voz alta. Ora por ayuda para seguir enfocándote en esta declaración positiva y prepárate para notar y expresar gratitud por el cambio porque lo verás.

Un adicional: 3 ideas para hacer que tu declaración sea parte de tu vida diaria

sociedad de socorro

Escribe tu declaración con un marcador lavable en tu espejo o escríbela en un papel, ¡incluso una nota adhesiva!, y colócala en tu espejo.

  1. Programa una alarma en tu teléfono que suene cada mañana y noche con tu declaración.
  2. Cuando estés pasando un día difícil, ponte de pie y di tu declaración en voz alta.
  3. Piensa en tu declaración como una forma de reconocer QUIÉN eres y agradecer al Padre Celestial por tu valor divino con una oración en tu corazón durante el día.

Artículo originalmente escrito por Rachelle J. Christensen y publicado en ldsliving.com con el título “One Overlooked Invitation from President Nelson + How It Can Change Your Life.”