ProjectProtect, una iniciativa de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, concluye después de 6 semanas con una donación total de casi 6 millones de mascarillas.

Han pasado seis semanas, con una semana extra, desde que la presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, invitó a los miembros de la Iglesia de Jesucristo a unirse a la iniciativa “ProjectProtect” de Utah en su esfuerzo por producir 5 millones de mascarillas clínicas para ayudar a los profesionales de la salud en su lucha contra la pandemia de COVID-19.

El 20 de junio, durante la última semana del proyecto, los voluntarios reunieron las últimas 6 millones de mascarillas cosidas por los 57,500 voluntarios de todo el estado de Utah.

donación de mascarillas

También te puede interesar: La Iglesia de Jesucristo donará 5 millones de mascarillas para el personal de salud en Utah

En total, esos voluntarios donaron unas 800,000 horas recogiendo, doblando, cosiendo y entregando más de 5.7 millones de mascarillas.

“Este proyecto ha requerido un esfuerzo constante”, dijo la presidenta Bingham después de la finalización del proyecto. 

La presidenta Bingham resaltó la entrega al servicio por parte de cada uno de los voluntarios.

“Ha sido conmovedor y sorprendente ver la dedicación de los voluntarios que han participado [del proyecto], semana tras semana, para recoger alegremente los kits y luego, entre lágrimas y gratitud, entregar las mascarillas terminadas. He visto unir fuerzas a madres e hijas, padres e hijos, amigos y vecinos, adultos y jóvenes debido a esta causa”.

donación de mascarillas

ProjectProtect, que comenzó como una iniciativa comunitaria de cinco semanas, organizada por la Universidad de Utah Health, Intermountain Healthcare y Latter-day Saint Charities, ha proporcionado mascarillas clínicas y otros tipos de equipos de protección personal para los profesionales de atención médica de primera línea de Utah que tratan pacientes con COVID -19. 

La presidenta Bingham compartió que participar de esta iniciativa también ha sido una bendición para muchos. Una joven madre que participó del proyecto, haciendo casi 2,000 mascarillas, compartió con la presidenta Bingham que el proyecto la ayudó personalmente. 

“[El proyecto] ha sido como un salvavidas para mí. Con todos mis problemas personales, esto me ha dado una manera de enfocarme en los demás”. 

jean-bingham

Como la joven madre, hay muchos otros ejemplos de cómo el servir a los demás en tiempos difíciles puede ser una gran bendición.

Aunque el proyecto comenzó con grandes lugares de acopio y entrega de mascarillas hechas por los voluntarios ubicados en varios locales de Deseret Industries en todo el estado, la adición del “programa pórtico” amplió la participación de las personas.

“Además del sistema de entrega y recojo de Deseret Industries, hay personas que han participado en el “programa pórtico’, personas que se ofrecen como voluntarios para establecer un lugar de acopio y entrega en su pórtico delantero”, dijo la presidenta Bingham .

donación de mascarillas

“Programa portico”

El proceso del “programa pórtico” se preocupó de realizar el proceso de acopio y entrega sin una interacción física, lo que “limitó la posibilidad de transmisión del virus”.

Los participantes de este programa hicieron posible que cualquiera que decidía unirse al proyecto pudiera recoger los kits y entregar mascarillas en cualquier día y prácticamente en cualquier momento, compartió la presidenta Bingham.

La hermana Sharon Eubank, primera consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro y presidenta de Latter-day Saint Charities, señaló que desde el inicio del proyecto no tuvo dudas de que la comunidad respondería y ayudaría a satisfacer las necesidades del proyecto. 

mascarillas donación

Aún así, los resultados finales del proyecto fueron más grandes que lo previsto.

“Lo sorprendente es que nunca hubo escasez de personas que quisieran ayudarnos”, dijo la presidenta Bingham.

“Estamos extremadamente agradecidos por cada voluntario que cosió o dobló o recogió o entregó alguna de las más de 6 millones de mascarillas clínicas”, expresó la presidenta Bingham. “Nuestros corazones están llenos de gozo y gratitud por el amor que mostraron los voluntarios. Verdaderamente, “la caridad nunca deja de ser” en estas magníficas mujeres y hombres”.

Fuente: Church News