Preservando un Sitio Histórico Santo de los Últimos Días: Mormon Row

En ciertas ocasiones, la palabra “mormón” es el término correcto a utilizarse.

Hace tres años, el presidente Russell M. Nelson pidió que se descontinuara el uso del término en la mayoría de los casos a favor del nombre propio de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. 

Desde entonces, la Iglesia ha cambiado el nombre del famoso Coro del Tabernáculo Mormón y se ha elaborado un nuevo logo de la Iglesia con la estatua del Christus que enfatiza el enfoque central de Jesucristo en el nombre y la misión de la Iglesia.

no somos mormones

También te puede interesar:7 sitios históricos de la Iglesia que quizás no conocías

Sin embargo, hay excepciones a la regla sobre el nombre de la iglesia, según Newsroom.ChurchofJesusChrist.org:

““Mormón” se utiliza correctamente en nombres propios como el Libro de Mormón o cuando se utiliza como adjetivo en expresiones históricas tales como, “Mormon Trail” (“La Ruta Mormona”)”.

Eso incluiría a Mormon Row, una fila de antiguas granjas de Santos de los Últimos Días abandonadas en el valle conocido como Jackson Hole, Wyoming.

Mormon Row y las seis granjas restantes se agregaron al Registro Nacional de Lugares Históricos en 1997.

Esas granjas se encuentran ahora en medio de un proyecto de renovación multimillonario.

En este momento, la Casa Rosa, una granja histórica en el Distrito Histórico de Mormon Row, ha sido sacada del suelo para que se pueda realizar la obra de preservación en sus cimientos.

Workers pour a new foundation for the historic Pink House on Mormon Row in Grand Teton National Park.

La historia de La Casa Rosa trata sobre John y Bartha Moulton. El Museo y Sociedad Histórica de Jackson Hole compartió:

“Mientras la esposa de John, Bartha, estaba en el hospital, John quería hacer algo especial para celebrar su regreso a casa.

Sabía que ella había querido que se volviera a pintar la casa y, debido a una pequeña confusión, él eligió el color rosa salmón.

Cuando Bartha llegó a su casa, le desagradó el color, pero le encantó el sentimiento detrás del gesto por lo que nunca lo cambió”.

Esas llamativas paredes de color rosa salmón se han agrietado con el tiempo y el techo se encuentra dañado.

Después de un estudio se descubrió que las paredes se estaban agrietando debido a un problema con los cimientos de la casa, lo que ponía la vivienda en riesgo de derrumbarse. 

Actualmente hay obreros que se encuentran trabajando en una nueva base de concreto.

Y esta es solo una de las historias de Mormon Row.

James y Ann May emigraron de Idaho por el paso Teton a Jackson Hole hace 125 años, en julio de 1896.

Ellos se asentaron en 64 hectáreas bajo la Ley Homestead de 1862, que prometía esa cantidad de tierra a cualquier persona que estuviera dispuesta a cultivarla durante cinco años y que construyera una vivienda.

Más Santos de los Últimos Días siguieron a James y Ann, y 30 familias establecieron sus granjas en la tierra fértil a lo largo de la carretera Jackson-Moran, con campos agrícolas que se extendían detrás de cada una de las granjas.

Se construyeron ranchos, una Iglesia y una escuela y llamaron a su comunidad Gros Ventre o Grovont, sin embargo esos nombres dieron paso a Mormon Row, un término que inicialmente era despectivo, informó Deseret News en 1996.

La comunidad en Mormon Row tuvo una vida relativamente corta.

La familia May llegó en 1896. John Moulton construyó la Casa Rosa en la década de 1930. En la década de 1950, las familias dejaron el lugar, aunque Moulton permaneció en su residencia hasta su fallecimiento en 1990. 

John D. Rockefeller compró todo menos un acre de Mormon Row y lo donó al sistema de parques de Estados Unidos.

Hoy en día, diferentes organizaciones se están uniendo para renovar y preservar las estructuras restantes en Mormon Row, como la Casa Rosa y el Granero Chambers. 

Los nuevos recursos educativos ayudarán a los visitantes a comprender mejor el contexto de los graneros históricos. Asimismo, las vistas incluyen los majestuosos picos de las montañas de la cordillera Teton y a las manadas de búfalos.

La Fundación del Parque Nacional Grand Teton está recaudando $ 3 millones y la sucursal local de Zions Bank recientemente donó $ 25,000. Al finalizar la recaudación de dinero, el Servicio de Parques Nacionales agregará $ 1.7 millones a sus esfuerzos.

La historiadora de la Sociedad Histórica de Teton, Jo Ann Byrd, dijo en una carta al editor de Deseret News en 1999.

“Los edificios en la residencia Chambers son de enorme interés histórico. A pesar de su frágil y deteriorada condición, un paseo entre las estructuras y los campos periféricos te brinda una sensación casi tangible de cómo debe haber sido la vida de los colonos. 

Los edificios son como una cápsula del tiempo que captura la esencia del trabajo y el cuidado que se dedicaba a la ganadería en esos días, una oportunidad única que nos hace viajar en el tiempo”.

Fuente: Deseret News

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *