Cuando el Señor le dio el mandamiento a Lehi de enviar a sus hijos de regreso a Jerusalén para conseguir las planchas de bronce, Él sabía que enfrentarían peligros y desafíos. Podríamos preguntarnos por qué, después de rescatar a la familia de Lehi de la destrucción inminente de Jerusalén, el Señor les pidió regresar al peligro para recuperar los registros.

Como Terryl Givenes observa, “El precio en gastos, esfuerzo y vida humana demuestran la profunda valoración de las escrituras… en el Libro de Mormón” (The Book of Mormon: A Very Short Introduction).

Las Escrituras son tan vitales para nuestra sobrevivencia espiritual que se perdieron y quitaron vidas para obtenerlas y preservarlas. Esto naturalmente plantea la pregunta: ¿Cuán importantes son las Escrituras y en especial el Libro de Mormón para la dinámica de tu familia?

El Presidente Ezra Taft Benson, en 1988, enfatizó que el Libro de Mormón debía tomar un papel más central en nuestra adoración y obra misional:

“El Libro de Mormón es el instrumento que Dios ha designado para ‘inundar la tierra como con un diluvio, a fin de recoger a los escogidos’ (véase Moisés 7:62)” – “Tenemos que inundar la tierra con el Libro de Mormón”, Liahona, enero de 1989, pág. 4

Inundar la tierra comienza en casa

libro de mormón

También te puede interesar: 5 consejos para tener una noche de hogar exitosa

A medida que pasaba el último año escribiendo y enseñando sobre el Libro de Mormón, me sorprendía la profundidad de su doctrina y la amplitud de sus percepciones de la vida y la misión de Jesucristo. He llegado a sentirme tan convencido al respecto que quiero que mis hijos y nietos estén tan entusiasmados como yo, pero las oportunidades para compartir sus mensajes pasan inadvertidas todos los días.

Así que decidí que, como primer paso para inundar la tierra con el Libro de Mormón, ¡inundaré mi hogar con él!

Si tu familia se parece a la mía, en este momento el Libro de Mormón podría representar más un goteo que una inundación en su suministro familiar de “agua para vivir.” En lugar de sentirte culpable o establecer metas, puede haber algunas maneras sencillas de lograr que tu hogar sea un “usuario más accesible” cuando se trate de las Escrituras.

A continuación, mencionaré cinco maneras de ayudarte a inundar tu casa con el Libro de Mormón:

1. Tomar una posición

libro de mormón

Mi madre tenía ocho hijos y poco tiempo para sentarse y leer. Pero, tenía un estante sencillo para libros sobre la mesa de la cocina y generalmente, tenía un libro de las Escrituras abierto. Cuando mamá se sentaba para dejar de planchar o comer rápido un emparedado, leía por unos minutos y, a menudo, conversaba con nosotros sobre lo que estaba leyendo.

Nunca escuché a mi madre decirme que debía leer mis Escrituras, pero parecía algo natural leerlas para formar parte de esta usual conversación con ella. A los 92 años, mi madre todavía tiene algo interesante que decir sobre el Libro de Mormón cada vez que hablas con ella y todavía quiero formar parte de esa conversación. Y, todo comenzó con un simple estante para libros.

Consejo 1: Coloca un estante de libros sobre la mesa de la cocina y pon un Libro de Mormón ahí, ábrelo y listo. También podrías colocarlo en una mesa de café u otro lugar visible en tu sala de estar o cocina para obtener un poco de alimento espiritual junto con tus comidas.

2. Conviértete en una maravilla de un verso

libro de mormón

En su novela “Go Tell it On the Mountain,” James Baldwin describe a una familia humilde que, cada noche, “leía un versículo de las Escrituras, se arrodillaba y oraba.” A veces, nos aferramos tanto a la idea de leer todo un capítulo o cierta cantidad de páginas, que olvidamos que lo importante no es solo “leer” las Escrituras, sino que las Escrituras se conecten con nosotros. A menudo, la clave para ese proceso es combinar la lectura de las Escrituras con la oración.

Intenta leer solo un versículo de las Escrituras y deja que profundice en tu corazón a medida que te acercas al Señor en oración.

Consejo 2: Coloca el Libro de Mormón donde te arrodillas, ábrelo y lee solo un versículo antes de que empieces a orar.

3. Escucha la voz en tu oído

libro de mormón

Muchos de nosotros pasamos horas escuchando música o radio, pero tenemos problemas para encontrar tiempo para leer las Escrituras por la noche. ¿Por qué no escuchar las Escrituras en su lugar? Las Escrituras son una gran literatura así como los textos sagrados y tienen un impacto único cuando las escuchas. De hecho, se nos dice en Romanos que “la fe viene por el oír” (Romanos 10: 17).

Tengo problemas para dormir, así que escucho las Escrituras en la noche cuando intento volver a dormir. Ha habido muchas oportunidades en que el Libro de Mormón ha sido un consuelo para mí en las horas solitarias de la noche.

Consejo 3: Descarga el Libro de Mormón en tu teléfono y escúchalo en tu auto, mientras trabajes en casa o en el patio y antes de ir a dormir.

4. Amplía tu baño

libro de mormón

La mayoría de nosotros tenemos algún tipo de material para leer en nuestros baños y ¿por qué no un Libro de Mormón? Las copias económicas de las Escrituras pertenecen a todos los lugares en los que pasamos unos minutos cada día. Asegúrate de que tus hijos adolescentes y pequeños también tengan historias de las Escrituras o una copia del Libro de Mormón en sus baños.

Consejo 4: Coloca una copia del Libro de Mormón en cada baño y usa esos minutos que todos nosotros debemos pasar ahí para inspirarnos un poco.

5. Controla el control de TV

libro de mormón

A menudo hablamos sobre cómo los medios de comunicación han inundado nuestros hogares, y algunas de las escenas que traen no son edificantes. Los actos de violencia, las escenas con carácter sexual y el lenguaje con frecuencia pueden llegar a nuestros hogares de esta manera, sin invitación. Combinar el uso del televisor con la lectura del Libro de Mormón puede hacer algo para detener esa marea.

Una hermana me contó como ella y su esposo decidieron que no encenderían la TV en la noche hasta que leyeran un capítulo de las Escrituras juntos. Si bien leer todo un capítulo podría no funcionar para las familias grandes con horarios ajustados, puedes tomar la decisión de que no se prenda la TV hasta que se hayan leído algunos capítulos del Libro de Mormón. Incluso, puedes tomar un trozo de velcro y pega el control a una copia del Libro de Mormón como un ligero recordatorio.

Consejo 5: Pega el control de TV al Libro de Mormón y lean, al menos, algunos versículos juntos antes de encender la TV.

Consejo adicional: Tener una edición de diario del Libro de Mormón en algún lugar visible de tu hogar puede inspirar a los miembros de tu familia a no solo leer algunos versículos, sino también a anotar sus pensamientos, sentimientos e impresiones para que puedan tenerlos siempre.

Nefi vs. Netflix

libro de mormón

Nefi tuvo que enfrentar a Labán para llevar las Escrituras a su familia y, como él, cada uno de nosotros debe superar obstáculos para colocar las Escrituras en el centro de nuestros hogares. Entonces, ¿cuál es tu “Labán”? ¿Qué necesitas eliminar para dar mayor prioridad a las Escrituras en tu hogar? Puede que no sea nada realmente malo.

Podemos ser vencidos por pasar mucho tiempo en frente de la TV, en el trabajo o incluso, en el gimnasio. Incluso, las actividades que valen la pena pueden consumir el tiempo que necesitamos para leer nuestras Escrituras. Solo el hecho de que el siguiente episodio de tu programa de TV favorito se reproducirá en 20 segundos si no haces nada, podría atraparte en muchas horas adicionales de atracones de Netflix. Esa puede ser una señal de que podría ser el momento de tomar la espada de Labán y cortar el cable.

El simple hecho de colocar físicamente las Escrituras en tantos lugares como podamos, nos ayudará a tomarlas con más frecuencia. Y, permitirnos leer solo un poco a la vez, puede ayudarnos a disfrutarlas más.

Ahora que he compartido estas ideas contigo, espero que te tomes un tiempo para pensar cómo puedes inundar tu hogar con el Libro de Mormón y compartir algunas de tus propias ideas.

Este libro contiene el testimonio de Jesús en casi todas las páginas. Su testimonio dulce y perdurable traerá Su gracia y amor más plenamente a nuestras vidas cada vez  que lo abramos.

Artículo originalmente escrito por Marilyn Faulkner, autora de “The User-Friendly Book of Mormon”, y publicado en ldsliving.com con el título “Nephi vs. Netflix: 5 Simple Ways to Flood Your Home with the Book of Mormon.”