La pelea justa en el matrimonio

peleas en el matrimonio

Todas lo hemos pasado. Estás peleando con tu cónyuge, estás frustrada y enojada, y tal vez incluso perdiste la batalla. De tu boca viene un recordatorio de algo que tu cónyuge hizo o dijo hace cinco o diez años atrás y de lo cual ya se ha arrepentido. El segundo se escapa de tu boca, sabes que has cruzado la línea. Te rindes, te reencaminas con disculpas profusas, o lo haces enfatizando con una mirada fulminante porque estás demasiado enfadada para detenerte aunque sabes que has cruzado la línea. ¡Uuuups!

peleas en el matrimonio

Traer viejas querellas no hace lo una pelea justa.

Si realmente siento algo de lo que hice, me arrepentí e hice mi mejor esfuerzo para corregir el mal, no debería sentir que me lo echan en cara años más tarde, y es una calle de dos vías. Luchar justamente significa luchar por lo que está sobre la mesa aquí y ahora.

Obviamente, no debemos pelear y discutir en absoluto, pero de manera realista, no sé de una sola pareja casada que ocasionalmente no discuta. La violencia nunca es una opción. Si sucede aún una vez, consigue ayuda ahora. No esperes por una segunda ronda.

Escoge tus batallas.

¿De verdad quieres gritar y gritar todo el tiempo acerca de si la ropa sucia llegó a la cesta o no? Recordatorios suaves con una sonrisa hacen mejor el camino para aliviar la tensión. Hay algunas cosas que tu cónyuge nunca va a hacer bien, no importa cuántos años estén casados. Algunas de esas cosas que sólo tienes que aprender a soportar, y otras son lo suficientemente importantes como para lucharlas. Las cosas pequeñas e irritantes que te vuelven loca ahora pueden acabar siendo las cosas que echas de menos cuando él / ella se haya ido.

Por ejemplo, cada mañana durante los últimos 37 1/2 años, mi esposo ha dejado un poco pegote de pasta de dientes en el lavabo del baño. Cuando recién nos casamos, yo usaba lentes de contacto. Me inclinaba sobre el fregadero para mirarme en el espejo por la mañana para ponérmelos y terminaba con pasta de dientes en la blusa. Los recordatorios suaves no parecían funcionar. No creo que él siquiera sepa cómo los hace. Era muy irritante para mí, pero nunca llegó a estar en la parte superior de la lista “cosas por la vale la pena pelear”.

Simplemente era más fácil desarrollar el hábito de agarrar un pedazo de papel higiénico y limpiar el pegote de pasta de dientes cada mañana antes de comenzar mi rutina. Si mi esposo muriera hoy, lo primero que extrañaría es el pegote de pasta de dientes. Estoy segura de que sería un caso perdido a la mañana siguiente sin un pegote de pasta dental que limpiar.

Hay un viejo dicho: “Nunca te vayas a la cama molesto”.

¡Ignora eso! No me importa cuánta gente te diga eso, está mal, mal, mal. Todos estamos cansados ​​al final del día. Muchas peleas comienzan porque estamos cansados. Torturarte a ti misma y a tu cónyuge por permanecer despiertos tratando de resolver algo es sólo un disparate. Vete a la cama, duerme un poco, y te garantizo que el 90 por ciento de lo que creías que era una ruptura en la tierra la noche anterior no será gran cosa por la mañana. Incluso podría ser algo para reír.

Que hayan insultos es inaceptable.

Te casaste con esta maravillosa persona a la que obviamente amas, así que no la estropees degradando ese amor y dando una puñalada en la autoestima de tu pareja. Muérdete la lengua hasta que sangre, pero se amable. El matrimonio gira en torno a gente bondadosa y desinteresada.

peleas en el matrimonio

No discutas hasta que se te ponga la cara azul.

Hay un tiempo para estar de acuerdo en no estar de acuerdo, al menos hasta que ambos tengan tiempo para refrescarse, pensar en ello y discutir tranquilamente. A veces, un período de reflexión es todo lo que se necesita para traer nueva perspectiva a la situación.

Hablar acerca de tu esposo a otros no es apropiado.

Tu cónyuge debe ser tu mejor amigo, y los mejores amigos no se traicionan. La lealtad es imprescindible para un buen matrimonio. Si tienes algo que decir, díselo a tu cónyuge; no al vecindario, a un compañero de trabajo, un amigo o la persona sentada al lado de ti en la iglesia.

Pelear delante de los niños, es una caja de Pandora.

La mayoría de la gente diría que es terriblemente malo pelear delante de sus hijos. Yo diría que es súper malo pelear delante de tus hijos; discute en privado. Sin embargo, si nunca discutes delante de ellos, crecerán pensando que la gente casada no discute. Luego, cuando se casen, se desilusionarán. Los niños necesitan ver que las parejas discuten, pero que pueden resolver sus problemas. No querrás que se casen y se sientan como un fracaso en la primera discusión. Deja que tus hijos vean que se disculpan el uno con el otro.

Mi esposo hace esto cuando sabe que todavía estoy demasiado molesta para hablar, pero es hora de compensarme. Si estamos en el coche, él sólo dirá algo interesante y cambiará de tema. Si estamos en casa, él caminará a través de la habitación y comenzará una conversación sobre algo que se le ocurrió en el momento. Si estamos en la cama, él me dará algunos minutos para calmarme, y entonces él me abrazará y pondrá su mano en mi brazo o en mi cadera.

Me deja saber que sabe que todavía estoy enojada, pero la discusión tiene que cesar por lo menos hasta que ambos estemos calmados.

Hay momentos en que las parejas deben abordar problemas muy graves que no pueden ser resueltos en una discusión de 10 minutos. Si hay un problema real, reserva un tiempo tranquilo lejos de los niños para discutir el tema y comenzar con una oración. Ojalá hubiéramos descubierto esto mucho tiempo antes de lo que lo hicimos.

peleas en el matrimonio

Cuando son uno en mente y en corazón, y tienen ayuda celestial, es mucho más fácil tener éxito.

No quiero arruinar tu día pensando en pelear con tu cónyuge, así que me gustaría terminar diciendo que el matrimonio realmente vale la pena. Mientras que las disputas suceden, trata de recordar que debemos luchar por el amor de Cristo. Hablemos palabras amables el uno al otro.

 

Este artículo fue escrito originalmente por Tudie Rose y fue publicado en LdsBlogs.com, con el título The Fair Fight in Marriage Español © 2017

 

| Fortaleciendo a las Familias
Publicado por: Patricia Ortiz R. de Verano
Miembro de la Iglesia, sirvió en la misión Colombia Bogotá Sur. Es esposa, mamá y educadora en idiomas extranjeros (Inglés, Francés, Italiano), con Certificaciones Internacionales en Inglés, Diplomado en Traducción . Con experiencia en Marketing. Aficionada a la escritura, música, pintura, y a todo lo relacionado con el arte y el aprendizaje.
café
Yo sé que el café es malo… pero no sé por qué
boda
¿Cómo planear una boda mormona exitosa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *