Con la promesa de una Asamblea Solemne inesperada el domingo por la mañana y anuncios únicos adicionales, el presidente Russell M. Nelson abrió la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Anual N˚190 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días hablando en un auditorio vacío y a millones de personas viéndolo en su mayoría por internet en todo el mundo.

conferencia general

“El propósito de esta y de todas las conferencias generales es ayudarnos a escucharlo”, dijo, refiriéndose a Jesucristo, la celebración del bicentenario de la Primera Visión y su propia invitación a los miembros a “comenzar una búsqueda de por vida para escucharlo”.

El profeta y presidente de la iglesia también reconoció  el impacto de la pandemia del coronavirus en la Iglesia. Sus 168 templos están cerrados, la obra misional ha sido interrumpida y él ha tenido que hablar  desde un auditorio en la Manzana del Templo en lugar del Centro de conferencias de 21,000 asientos al otro lado de la calle.

Conferencia General 2020

Pero dijo que la vida está llena de pruebas y aconsejó a los miembros que recuerden que Cristo les dijo en las Escrituras de los Santos de los Últimos Días que “si estáis  preparado, no temeréis”.

“Por supuesto, podemos almacenar nuestras propias reservas de alimentos, agua y ahorro, pero igualmente crucial es nuestra necesidad de llenar nuestros depósitos espirituales personales con fe, verdad y testimonio”, dijo.

También habló sobre su promesa de que la conferencia de este fin de semana sería única, diferente de cualquier otra y memorable.

“Poco sabía”, dijo, “cuando les prometí en la Conferencia General de octubre de 2019 que esta conferencia de abril sería memorable e inolvidable, que hablar con una congregación visible de menos de 10 personas haría que esta conferencia fuera tan memorable e inolvidable para mi”

La Asamblea Solemne pretende ser un punto culminante espiritual, dijo el presidente Nelson, “al expresar al unísono global nuestra profunda gratitud a Dios el Padre y a su Hijo amado al alabarlos de esta manera única”.

La Primera Presidencia se sentó en sillas separadas más de lo habitual, para proporcionar la distancia física adecuada.

Los himnos para la conferencia son todas grabaciones previas del Coro del Tabernáculo en la Manzana del Templo.

nombre del Coro del Tabernáculo Mormón

La transmisión comenzó con “Despierta y levántate”. El coro también cantó “The Morning Breaks” y “It Is Well With My Soul”, a lo que el presidente Nelson se refirió en su discurso de apertura.

El élder Richard G. Maynes, Setenta Autoridades Generales, proporcionó la primera oración.

“Oramos por tu don de inspiración con todos aquellos que trabajan diligentemente para encontrar soluciones a este virus”, dijo. “Oramos para que tu influencia curativa sea con todos los que sufren debido a esta enfermedad”.

El presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, dirigió la primera sesión.

El COVID-19  ha infectado a más de 1 millón de personas en 181 países. Se informa más de 60,000 muertes y  230,000 pacientes recuperándose, según la BBC y la base de datos del New York Times. Al menos 7.100 personas han muerto en los Estados Unidos.

Este artículo será actualizado a medida que se anuncien nuevas directrices durante la Conferencia General.

 

Fuente: Deseret News