Por Patty Sampson

florece donde sea que estés plantado-01Tengo una cita favorita que escuché cuando era niño. No sé de dónde viene, o quien lo dijo. Pero la cosa va así: “Enseñe el Evangelio todos los días. Y cuando sea necesario, utilice las palabras “. Fue una frase agradable hasta que un día me di cuenta que tenía que ser más que una filosofía de vida.

Mi marido y yo habíamos recién salido de la universidad, y él aceptó su primer trabajo. Fue en Filadelfia. No es un gran problema para la mayoría, pero yo era una chica de pueblo, así que fue un cambio bastante aterrador para mí. Me sentí abrumada por el tamaño de la ciudad, y el número de personas. A menudo me asustaba. Pero traté de poner buena cara porque me habían enseñado a “florecer donde te plantan.” Y yo sabía que Dios tenía una obra para nosotros en este nuevo lugar.

Nuestro barrio era típico de Filadelfia. Teníamos un bloque lleno de viejas casas de ladrillo. Cada casa estaba a unos 15 metros una de otra, y había poca privacidad afuera. Vivíamos en una esquina, y fuimos bendecidos con una pequeña zona de jardín en el lado de la casa. El lado de nuestra casa quedaba frente a otra calle llena de casas, así que estábamos literalmente en una pecera. Me iba a dormir todas las noches rezando por la seguridad, y me encontraba a mí misma escondida dentro de la casa con miedo de estar afuera por más tiempo del que se toma en revisar el correo.

jardin-PhiladelphiaDespués de unos meses de ajuste me di cuenta de que necesitaba cambiar la manera de acercarme a las cosas. Yo me había estado escondiendo sintiéndome deprimida y desplazada. Pero si realmente iba a “florecer” Tendría que dejar entrar la luz del sol. Así que empecé a buscar la inspiración. Un domingo encontré lo que estaba buscando.  Estábamos cantando un himno en la iglesia y las palabras fueron así: “En un mundo donde el dolor nunca se sabrá …cuanta preocupación y dolor puedes ayudar a eliminar, cuando vas sembrando sol, simpatía y amor. Sembrando días de sol a lo largo de su camino, cultivarás alegría y bendiciones dándole un brillo a cada día que pasa”. Sentí paz y la seguridad de que si yo trataba de compartir la luz que me dieron no tendría miedo en la ciudad por más tiempo.  Así que empecé …
Encuentro mucha paz en la jardinería. Así que puse a un lado mi intimidación y el miedo de estar fuera y me fui a trabajar en mi jardín. Poco a poco esa zona árida se convirtió en un lugar hermoso. La gente se detenía al pasar para admirar las flores y charlar un minuto. Y a medida que trabajaba, un pequeño milagro se realizaba. En lugar de sentirme asustada y abrumada en esta enorme ciudad empecé a ver su belleza. Estaba en las pequeñas cosas: el rincón de una escalinata con macetas de flores en él, la arquitectura de los edificios antiguos, la sonrisa en la cara de un vecino, las flores floreciendo en primavera. Y en vez de rostros sombríos pasando por el lugar empecé a ver las sonrisas. Los vecinos salían fuera a charlar con los demás. Como me dediqué y empecé a mejorar mi patio, lo mismo hicieron otras personas. Y nuestro gris y cuadrado barrio aburrido se convirtió en un lugar verde y en crecimiento. Nos sentábamos afuera para disfrutar de los frutos de nuestro trabajo y lo mismo hacían los otros. Pronto estábamos charlando y haciendo amistad con los demás. Se convirtió en un momento de mi vida que aprecio mucho. Aprendí que mi vida y acciones -el Sol que extiendo- se reflejarían en todo lo que hacía. Y empecé a tener ganas de estar fuera de casa.

pasos-del-salvador_Patty_banner-PS-01Nunca olvidaré el día en que nos mudamos de esa casa de la esquina con el hermoso jardín. Habíamos ido a vivir allí sin mucha fanfarria. Un vecino maravilloso había ido para darnos la bienvenida. Pero el día que nos fuimos, teníamos una pequeña multitud para despedirnos. Fue un momento en que me di cuenta de que al seguir al Salvador, tratando de vivir la vida como Cristo, las cosas habían girado a nuestro favor. Me dio pena partir. Habíamos conocido y aprendido a amar a tanta gente. Y todo fue porque me decidí a esparcir la luz del sol, seguir los impulsos de mi juventud, y enseñar el evangelio a través de mis acciones.  Los amigos que dejamos atrás pueden o no haber conocido nuestra afiliación religiosa. Dudo que ellos supieran donde íbamos a la iglesia. Pero sé que sintieron el amor de Dios.  Estoy muy agradecida al Señor por su amor que ayudó a convertir lo que podría haber sido una experiencia de ermitaño en una de amor y aceptación abierta. Me encantó compartir mi testimonio sin palabras.

Patty Sampson –