La importancia de desarrollar el autocontrol sexual antes del matrimonio

Con frecuencia, los jóvenes se preguntan qué tipo de contacto y afecto son apropiados antes del matrimonio. Por lo general, buscan una lista de lo que está permitido y lo que no.

Sin duda, podríamos proporcionar una lista de comportamientos que no son aceptables o que representan un riesgo real para aquellos que desean vivir según las normas de pureza moral.

Sin embargo, existen algunos desafíos dentro de este enfoque.

Debido a que cada persona tiene diferentes personalidades, fortalezas, debilidades, orígenes y prioridades, no es posible hacer una lista exacta de los tipos de afecto que serían apropiados para todos.

También te puede interesar: Las 7 esenciales lecciones sobre sexo que aprendí en la iglesia

Otro desafío de esta lista es que obstaculiza el desarrollo del autocontrol espiritual y autoconfianza o “confianza en Dios”.

Lo más importante es tener tu corazón y tu mente en el lugar correcto; es decir, con el Señor. De ese modo, puedes determinar lo que debes hacer para cumplir con las leyes de Dios que gobiernan la pureza sexual.

Un joven dijo sabiamente: “Las normas son solo normas. Si tu corazón no está en el lugar correcto, las normas no te detendrán de ninguna manera”.

Esperamos inspirar a los jóvenes a esforzarse intencionalmente por tener autocontrol sobre sus apetitos y pasiones, tanto para disfrutar del proceso de las citas como para prepararse espiritualmente para una relación íntima saludable dentro del matrimonio.

Desarrollar el autocontrol sexual

Durante el noviazgo y el compromiso, desarrollarás sentimientos hermosos y poderosos por la persona maravillosa a la que amas tan profundamente.

Querrás compartir todo con ella. Algunos piensan que está bien cruzar los límites, debido a su compromiso con esa persona y al hecho de que falta poco para la boda.

Esto puede ser muy tentador, pero el Señor nos pidió que esperáramos.

Las parejas jóvenes deberán desarrollar el tipo de autocontrol sexual que les permita mantener límites íntimos y saludables a lo largo de su noviazgo.

Tener límites saludables no solo es importante antes del matrimonio, sino también dentro del matrimonio.

Aún tendrás que respetar los sentimientos y los límites de tu cónyuge en el matrimonio. El matrimonio no significa libertad sexual para todos.

Incluso cuando están casados, el autocontrol debería ser parte de la ecuación a medida que la pareja aprende a conocer las realidades mentales, emocionales y físicas únicas del otro.

Debido a sus diferentes conexiones, la pareja necesitará ajustar su intimidad dentro del matrimonio, ya que las relaciones sexuales no siempre estarán disponibles “en cualquier momento”.

La voluntad de Dios

Dios creó nuestras pasiones humanas íntimas. Sin embargo, nos pidió que las mantuviéramos dentro de sus límites.

Se nos pide que nos apartemos del “hombre natural” mediante la expiación de Cristo. Esto significa que, con la ayuda de nuestro Salvador, podemos controlar nuestras pasiones.

Nunca estamos solos en nuestros esfuerzos por guardar los mandamientos del Señor.

Controlar o canalizar nuestras pasiones de manera justa nos permite estar llenos de amor en lugar de lujuria.

La principal diferencia entre el amor piadoso y la lujuria es que el amor permite que ejerzamos respeto por nosotros mismos y los demás, mientras que la lujuria busca egoístamente satisfacer nuestros propios deseos y necesidades.

Las escrituras nos invitan a no dejar lugar para “la carne en sus concupiscencias“. El amor piadoso no “toma” ni usa a otros para su propio beneficio. Dios nos pide que seamos puros de corazón y de mente.

Algunos puntos que ayudan a desarrollar la pureza de mente y corazón (o el autocontrol sexual y el control de los impulsos) incluyen hacer un “pacto con los ojos”, con el corazón y con la mente para crear defensas mentales que te protejan de alimentar los deseos íntimos.

Esto implica apartar la mirada de las cosas que alimentan la lujuria o evitar ciertos comportamientos cuando las emociones se vuelven demasiado estimulantes.

Incluye alejarte de la música y otros medios que impiden que seas leal y constante a tu novio (a) y al Padre Celestial.

El autocontrol incluye el dominio de los pensamientos. El apóstol Pablo animó a los santos a llevar cautivos todos los pensamientos negativos o indignos y alinearlos con la “obediencia a Cristo”.

Si nos tomamos seriamente el dominio de nuestra mente o alineamos nuestros pensamientos con Cristo, obtendremos más poder para resistir la tentación y evitar muchas de las debilidades de comportamiento comunes a la humanidad.

Decide ahora

encontro

Toma una decisión consciente de hacer lo que sea necesario para mantener la pureza moral.

Confía en que puedes mantener tu decisión. Si no puedes creer que es posible ser moralmente limpio para el matrimonio, será mucho más difícil tener éxito.

Tus pensamientos y creencias son más poderosos de lo que puedes imaginar para hacer que sucedan cosas buenas en tu vida.

Aquello en lo que crees se convierte en tu realidad. ¡Cree que lo lograrás!

Decide si realmente quieres la virtud personal y el autocontrol más que los placeres momentáneos.

Determina si estás dispuesto a hacer todo lo que el Señor te pide, incluso en el campo de la sexualidad.

¿Este artículo te ayudó? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Fuente: Revista Meridian

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *