La Presidencia del Área de Utah de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días emitió pautas adicionales sobre cómo los líderes locales en Utah deben proceder para volver a abrir las capillas en todo el Estado.

En una carta dirigida a los presidentes de estaca, la presidencia de Área aprobó que todos los barrios de Utah ingresen a la primera fase del plan de reapertura de la Iglesia y realicen reuniones en persona, con las precauciones adicionales necesarias.

La presidencia de Área también aprobó reuniones poco frecuentes para los jóvenes, siempre y cuando se cumpla con el distanciamiento social y otras regulaciones gubernamentales.

“Hacemos hincapié en la importancia de proceder con precaución a medida que nos adaptamos a los continuos desafíos relacionados con la pandemia de COVID-19”, se establece en las directrices del Área de Utah.

También te puede interesarLas granjas y huertos de bienestar de la Iglesia de Jesucristo esperan una rica cosecha para ayudar con la pandemia del coronavirus

Como precaución, es posible que muchos barrios no se reúnan este fin de semana, a fin de que los líderes puedan encontrar la forma de cumplir mejor con las nuevas directrices.

Se pidió a los presidentes de estaca que se reunieran con los Setenta de Área y los obispos para determinar el mejor momento para reanudar las reuniones.

Todas las reuniones de la Iglesia se suspendieron temporalmente desde el 12 de marzo. El martes pasado, la Iglesia anunció un plan de dos etapas para volver a abrir los centros de reuniones en todo el mundo. Las pautas establecen:

“Se debe estudiar cuidadosamente las directrices de la Primera Presidencia, junto con las directrices del Área de Utah, en espíritu de oración, e implementar un plan apropiado para comenzar a realizar las reuniones”.

¿Cómo serán las reuniones?

Las pautas del área recomiendan que solo se realice reuniones sacramentales durante los servicios dominicales, citando las limitaciones de espacio debido al tamaño de algunas congregaciones de barrio.

Durante la primera fase de la reapertura, solo se permitirá 99 personas durante los servicios de adoración.

Debido a que la asistencia en muchos barrios de Utah supera este número, la presidencia de área dijo que es probable que los distritos tengan que realizar varias reuniones los domingos o que los miembros asistan en semanas alternas. En las pautas del Área de Utah leemos:

“El tamaño de las capillas y la necesidad de seguir cuidadosamente los procedimientos de distanciamiento y seguridad social pueden requerir que un número menor de participantes sea más apropiado, especialmente cuando se retoman las reuniones y se adquiere experiencia sobre la mejor forma de protegerse mutuamente”.

Al seguir las pautas estatales, los barrios deben asegurarse de que haya un radio de 1.80 metros entre los grupos y los miembros de la familia, evitando reunirse en los pasillos de la capilla y alentando el uso de mascarillas.

Se desaconseja que las personas que pertenecen al grupo de alto riesgo (personas de 65 años o más y personas con afecciones médicas subyacentes) asistan personalmente a las reuniones sacramentales.

“Debido a que las circunstancias y los problemas de salud varían según la persona, alentamos a los líderes a ayudar a los miembros a no sentirse obligados a asistir a las reuniones y hacer que sientan su apoyo en caso decidan no participar [personalmente de las reuniones] por un tiempo”, se afirma en las pautas.

Según las pautas, por ahora, también se debe interrumpir el uso de himnarios y programas impresos.

La Santa Cena

santa cena

Cuando se trata de administrar la Santa Cena, las pautas recomiendan que los miembros que partan el pan usen desinfectantes para manos y lo hagan de una manera que la congregación pueda ver.

Se debe usar suficientes bandejas para que los pedazos de pan puedan separarse completamente unos de otros y los vasos de agua deben estar lo suficientemente alejados para evitar que los miembros los toquen sin querer.

Los responsables de repartir la Santa Cena deben ofrecer la bandeja a cada uno de los miembros y no pasarla por la fila, acto que es habitual en las reuniones de los Santos de los Últimos Días.

Se debe limpiar y desinfectar las bandejas de la Santa Cena antes y después de cada uso.

Reuniones para jóvenes

Aunque todavía se recomienda que las actividades para jóvenes se lleven a cabo utilizando la tecnología, las pautas del área dicen que se puede realizar reuniones con poca frecuencia si se sigue las regulaciones gubernamentales.

“Sugerimos que al principio, las reuniones para jóvenes sean pequeñas (menos de 20 personas), mientras que los jóvenes aprenden a aplicar las medidas de distanciamiento social en el entorno de la iglesia”, se lee en las pautas. “La Presidencia del Área de Utah informará a los presidentes de estaca cuando se aprueben las reuniones más grandes para jóvenes”.

Fuente: KSL.com