Nunca olvidaré la clase de Historia Americana de la escuela donde aprendí acerca de José Smith.

Como una estudiante, y especialmente como una adolescente, me era fácil tomar todo lo que decían los libros de la escuela como la única verdad. Después de todo, se supone que son imparciales, con una buena investigación y lleno de hechos reales, ¿verdad?

Malas noticias. Se supone que deben que así debe ser, pero… bueno, a veces no lo es.

También te puede interesar: 3 razones por las que la doctrina de los “3 cielos” de los Santos de los Últimos Días tiene tanto sentido

Ese día en clase, se convirtió en la primera vez en mi vida en que me di cuenta que uno necesita cuestionar lo que lee, y que incluso la historia (o, más bien, la manera en que percibimos la historia) puede estar equivocada.

Cómo ve el mundo a José Smith

José Smith

José Smith por William Whitaker.

El libro de historia presentaba a José Smith como un estafador y buscador de tesoros proveniente de una línea de antepasados ​​pobres y malintencionados. No hubo ninguna observación o información del niño con una pregunta reflexiva o de lo mucho que trabajaron sus padres y que fueron víctimas de tiempos difíciles. Por el contrario, el libro se basó en chismes acerca de quién era José sin mucha investigación real, ignorando cualquier bondad que él (o de la Iglesia que ayudó a restaurar) había poseído.

Hoy en día, ese sentimiento parece ser popular en toda América y quizá incluso en todo el mundo. Muchas personas ajenas a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días saben poco, si es que saben algo, acerca de José Smith; y lo que sí saben es a menudo una información incorrecta o mal interpretada.

Por ejemplo, recuerdo que una mujer que conocí en mi misión me contó acerca de un documental que vio en “Mormonismo” que describió la Primera Visión como algo sacado de una película de ciencia ficción: “Mostraron lo que parecía ser un extraterrestre para él.” dijo ella, “y pensé que eso era una locura y era poco probable, así que le pregunté a algunos misioneros sobre eso”. Por suerte, le aclararon las cosas y ella al final se bautizó.

En todas partes, parece que la gente tiene diferentes ideas sobre José Smith: quién era, cuáles eran sus motivos y cómo vivía… y que, aparentemente, la Primera Visión si fue básicamente el inicio de los “encuentros del tercer tipo”.

Estoy aquí para responder algunas de esas preguntas y decirles esto: José Smith no es la persona que el mundo ha querido que sea.

¿Quién fue José Smith en verdad?

Gratitud

Por su propia admisión, José era imperfecto. Él escribió sobre su juventud: 

“Me vi sujeto a toda especie de tentaciones; y, juntándome con toda clase de personas, frecuentemente cometía muchas imprudencias…”

Más adelante en su vida, comentó: 

“Les dije [a los santos] que yo sólo era un hombre, y ellos no deben esperar que sea perfecto. Si esperan de mí la perfección, entonces yo también debería de esperarla de ellos; pero si son pacientes ante mis debilidades… yo también sería paciente ante sus debilidades.” (Discurso de julio 1843).

Si bien José no era perfecto, ciertamente no era el charlatán manipulador que la gente lo acusaba de ser.

El académico católico Stephen H. Webb escribió las siguientes palabras sobre el Profeta:

“Ante cualquier medida, José Smith fue una persona extraordinaria. Su combinación de visión organizativa con su originalidad espiritual y decoro personal y modestia es inusual en la historia de la religión. 

Fue tan firme en su capacidad para inspirar a hombres y mujeres en tiempos de grandes dificultades que ninguno de los que lo conocieron podía afirmar que lo entendían completamente. Sabía más sobre teología y filosofía de lo que era razonable que alguien supiera en su posición, como si él se sumergiera en la profunda inconsciencia colectiva del cristianismo con un bolígrafo muy grande.

Leyó la Biblia de una manera tan novedosa que puede considerarse como teología pura (expandió y revisó la narrativa bíblica sin cuestionar su autoridad), pero anuló bruscamente las suposiciones metafísicas antiguas e inexpugnables con el aplomo de un profesor adjunto.

Para alguien tan carismático, era excepcionalmente humilde, incluso ordinario, y delegaba autoridad con la sabiduría de un hombre que mira hacia el futuro en busca del bienestar de sus seguidores. 

Sería tentador compararlo con Mohammed, quien también combinaba habilidades políticas pragmáticas y un genio en la innovación religiosa, si que él no fuera un firme cristiano.”

matrimonio plural

Verdaderamente, José avanzó con humildad mientras el Señor lo guiaba y lo dirigía a restaurar Su Iglesia.

Los que conocían a José (en lugar de los que simplemente se informaban sobre él) a menudo atestiguaban su carácter. Un miembro de la Iglesia en sus inicios, Daniel Tyler, dijo de él:

“Mi primera impresión del Profeta fue que era un hombre manso, humilde, sociable y muy afable como ciudadano, y uno de los hombres más inteligentes, y un gran profeta. Mi subsiguiente relación con él confirmó con creces mis impresiones más favorables en cada detalle. Fue un gran estadista, filósofo y filántropo, lógico, y por último, pero no menos importante, el más grande profeta, vidente y revelador que jamás haya existido, a excepción de Jesucristo.” (Joseph Smith Foundation).

Otro miembro de la Iglesia en sus inicios, Mercy R. Thompson, habló de la amabilidad del Profeta después de que su amado esposo falleciera inesperadamente a los 30 años, dejándola a ella y a su hija de tres años solas:

“Lo vi junto a la cama de Emma, ​​su esposa, en estado de enfermedad, mostrando toda la solicitud y la simpatía posible para que los más nobles de corazón y los más afectuosos por naturaleza puedan sentirlo. Y junto al lecho de muerte de mi amado compañero, lo vi en señal de tristeza, sometiéndose renuentemente al decreto de la Providencia, mientras que las lágrimas de amor y simpatía fluían libremente.

…En verdad fue este un momento de tristeza, sin embargo nunca podré olvidar la tierna simpatía y la amabilidad fraternal que mostró hacia mí y hacia mi hija sin su padre. Cuando viajé con él y su esposa Emma en su carruaje, lo vi descender y recoger flores de la pradera para mi niña.”

La mayoría de las personas que realmente conocían a José lo amaban profundamente, declarando que era el hombre más amable, más amoroso y humilde.

Los mitos comunes sobre José Smith (y lo que realmente sucedió)

libro de mormón

He escuchado más mitos sobre la Iglesia de los que puedo contar. Que no bailamos (bueno, ciertamente no bailo bien, pero me es permitido bailar), que no comemos azúcar (es en serio, un profesor de la secundaria me decía que era mormona sólo de nombre porque consumía azúcar), que sacrificamos cabras… Y la lista continúa.

Si bien muchos de los rumores sobre la Iglesia son ridículos y tal vez comenzaron como bromas, hay personas que realmente creen esas cosas sobre los Santos de los Últimos Días. De la misma manera, las personas escuchan rumores increíbles sobre José Smith y se convencen de que él es el líder de un culto alienígena.

Él no lo fue.

Así que aquí hay una lista de algunos de los rumores comúnmente escuchados sobre José Smith, y por qué son falsos.

Rumor #1: José Smith obligaba a las mujeres a casarse con él

Emma Smith

A muchas personas les encanta implicar (o incluso afirmar abiertamente) que José obligaba a las mujeres a casarse con él. Sin embargo, los documentos históricos muestran lo contrario. Brian Hales, escritor de siete libros sobre la poligamia dentro de la fe SUD, escribió:

“Algunos escritores afirman que José Smith presionó a las mujeres para que se casaran con él. Lo retratan casi como un depredador suelto en Nauvoo que busca nuevas esposas y que incluso se casa con las esposas de otros hombres. Si bien es un argumento entretenido, no concuerda con el registro histórico.

Lucy Walker, una de las esposas de José, recordó las palabras del Profeta: “Una mujer tiene su elección, este es un privilegio que no se le puede negar”. El Profeta enseñó que el matrimonio eterno era necesario para la exaltación y alentó a todos aquellos a quienes enseñaba a llevarlo a cabo, pero siempre respetando el albedrío y las decisiones de las personas.”

Si bien José Smith practicó la poligamia debido a una revelación que recibió, nunca forzó a las mujeres a casarse con él.

Rumor #2: José Smith dijo haber caminado sobre el agua

preguntas sobre religión

Un mito popular que circula a menudo nos dice que José Smith fingió caminar sobre el agua. Hay varios artículos de noticias que afirman que, según se informa, José fingió “caminar sobre el agua”. Se especuló que él y otros miembros de la Iglesia lo hicieron colocando en secreto tablas debajo de la superficie o atando cuerdas a través del río, que luego él usó para cruzar.

Sin embargo, esos rumores son completamente infundados.

FairMormon abordó este tema, declarando:

“La historia de José [Smith] caminando sobre el agua es reconocida incluso por los antagonistas de la Iglesia como una falsificación. Nunca sucedió. Fawn Brodie lo incluyó en su biografía sobre el Profeta y escribió: ‘Aunque esta historia carece de fundamento, no es menos simbólica’. Por lo tanto, esta historia no tiene fundamentos, no tiene valor, ni verdad, pero encajaba bien con lo que Brodie pensaba sobre el profeta, y por eso lo transmitió.”

Si bien la historia aún puede ser contada como un hecho por algunos, la realidad es que es sólo un cuento.

Rumor #3: Los múltiples relatos de la Primera Visión de José Smith demuestran que era un mentiroso

iglesia verdadera

¿Alguna vez le has contado la misma historia a diferentes personas, pero has enfatizado cosas diferentes?

Lo he hecho y, José Smith también lo hizo. ¿Pero eso lo hace un mentiroso?

Algunos críticos de la Iglesia creen que los múltiples relatos de la Primera Visión de José demuestran que él era un manipulador, que su historia se extendió y embelleció con el tiempo. Sin embargo, los elementos clave de su historia siguieron siendo los mismos en todos los relatos.

De hecho, la Iglesia tiene una página completa (y muy extensa) dedicada a los relatos de la Primera Visión. Parte de la introducción de la página dice:

“Los varios relatos de la Primera Visión narran una historia uniforme, aunque naturalmente difieren en énfasis y detalle. Los historiadores anticipan que cuando una persona vuelve a contar una experiencia en varios entornos a diferentes audiencias a lo largo de muchos años, cada relato hará hincapié en diversos aspectos de la experiencia y contendrá detalles únicos. 

De hecho, existen diferencias similares a las de los relatos de la Primera Visión en los múltiples relatos de las Escrituras de la visión de Pablo en el camino a Damasco y de la experiencia de los apóstoles en el Monte de la Transfiguración. Sin embargo, a pesar de las diferencias, existe una uniformidad básica a través de todos los relatos de la Primera Visión. 

Algunos han argumentado erróneamente que cualquier variación en el relato de la historia es evidencia de que es una invención. Pero, por el contrario, el abundante registro histórico nos permite aprender más acerca de este notable acontecimiento de lo que podríamos si estuviera menos documentado.”

josé smith

Estos tres rumores son sólo una parte superficial de lo que está ahí fuera, sin cuestionar si la profecía que recibió José declarando que “se tomaría [su] nombre para bien y para mal, o sea, que se iba a hablar bien y mal de [él] entre todo pueblo.” (Js-h 1:33) se ha hecho realidad.

En todas las horas que pasé estudiando al Profeta José Smith, una cosa me quedó clara: José no era perfecto, pero él era quien decía que era, un profeta de Dios. Vio lo que dijo que vio, y vivió y murió por ello.

Independientemente de las preguntas que puedan surgir, puedo decir con certeza que, debido a los esfuerzos de José por ser la persona que Dios quería que fuera y hacer las cosas que nuestro Padre Celestial quería que él hiciera, mi vida por siempre estará bendecida.

Este artículo fue escrito originalmente por Amy Keim y fue publicado originalmente por thirdhour.org bajo el título “Joseph Smith Wasn’t Who Everyone Thinks He Was