Líderes de la Iglesia piden a las familias de los misioneros que sigan los protocolos de prevención por el COVID-19

familia de misioneros que regresan a casa

El gobierno, el aeropuerto y los líderes de los Santos de los Últimos Días manifestaron que no quieren ver una repetición de la reunión masiva improvisada del domingo en donde las familias recibieron a los misioneros que arribaron en el Aeropuerto Internacional de Salt Lake City.

Algunas familias que recogieron alrededor de 1,000 misioneros Santos de los Últimos Días no se adhirieron a la orden de salud estatal que prohíbe las reuniones de 10 ó más personas y no siguieron el protocolo de recogida establecido por los funcionarios del aeropuerto y la Iglesia.

El gobernador de Utah, Gary Herbert, calificó la gran fiesta de bienvenida como peligrosa y el senador Mitt Romney dijo que fue irresponsable. La Presidencia del Área de Utah de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días envió una carta el lunes por la tarde pidiendo un mejor cumplimiento.

“Lo que ocurrió el domingo por la tarde en el aeropuerto de Salt Lake nos causa una profunda preocupación con los misioneros y sus familias sin tener en cuenta las instrucciones importantes sobre el autoaislamiento y la congregación en los aeropuertos”, dice la carta, que se envió a los presidentes de estaca de Utah.

“Le pedimos que ayude a los miembros de su estaca a comprender la gravedad de la pandemia de COVID-19, la importancia de practicar el distanciamiento social seguro y la necesidad de seguir las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos”.

Más de 1.600 misioneros de Filipinas llegaron al aeropuerto desde los cinco aviones Delta alquilados por la Iglesia. Filipinas había pedido a la mayoría de los extranjeros que se retiraran debido a las preocupaciones relacionadas con COVID-19.

misioneros regresan a casa.

Cientos de misioneros que llegaron a Salt Lake el domingo hicieron vuelos de conexión a sus hogares en otros Estados y en Canadá, pero varias familias recibieron a unos 1000 misioneros en el estacionamiento del aeropuerto.

La Iglesia había ordenado a las familias que siguieran los protocolos establecidos por el Aeropuerto Internacional de Salt Lake. Los funcionarios del aeropuerto ordenaron a las familias que permanecieran en sus automóviles en el segundo nivel del estacionamiento del terminal 2. Dijeron que cuando cada misionero entrara al garaje, gritarían su nombre.

“Los padres o tutores deben ir al aeropuerto solos para encontrarse con su misionero que regresa y practicar un distanciamiento social seguro mientras estén allí”, dijo la Iglesia el domingo por la tarde. “De esa manera, el misionero puede comenzar adecuadamente el autoaislamiento”.

“En el futuro, es fundamental para la salud y la seguridad de todos, que sigan nuestra solicitud”, declaró el lunes la cuenta oficial de Twitter del Aeropuerto Internacional de Salt Lake City.

El número de casos de COVID-19 en los Estados Unidos es 80 veces mayor que el de Filipinas, según el último informe de situación publicado por la Organización Mundial de la Salud. La población de los Estados Unidos es tres veces mayor que la de Filipinas.

cambios en los misioneros - coronavirus

La Iglesia está enviando a miles de sus misioneros de regreso a sus países de origen durante la pandemia. Les ha dado pautas estrictas de autoaislamiento que deben seguirse durante dos semanas, incluido la instrucción para permanecer en casa.

“Se les anima a permanecer en una habitación bien ventilada, preferiblemente sola”, dijo la Iglesia. “Si eso no es posible, el misionero debe mantenerse a 6 pies de distancia de otros en la sala”.

 

Fuente: Deseret News

| Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *