La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días expresó su apoyo a la Ley federal de imparcialidad para todos presentada en el Capitolio de los Estados Unidos en Washington, DC, esta mañana, por nueve miembros del Congreso de siete estados.

La Iglesia se une a una amplia coalición de partidarios de los proyectos de ley, incluida la Iglesia Adventista del Séptimo Día, la Asociación de la 1ª Enmienda, el Fondo de la Unidad Estadounidense, el Consejo de Colegios y Universidades Cristianas y el Centro para la Justicia Pública.

La siguiente es la declaración completa de la Iglesia:

“La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días elogia la introducción de una legislación federal que busca preservar la libertad religiosa y proteger a las personas LGBT de la discriminación. Estamos agradecidos por el liderazgo del Representante de Utah, Chris Stewart y otros partidarios del Congreso de esta causa. La nación está más unida cuando diversos individuos y grupos pueden trabajar cooperativamente para promover políticas sólidas. Junto con otras organizaciones y denominaciones religiosas y líderes importantes de la comunidad LGBT, la Iglesia respalda este enfoque equilibrado que fomenta una mayor equidad para todos.”

La Iglesia respaldó un enfoque de justicia para todos en la legislación de 2015 cuando apoyó un proyecto de ley aprobado en la legislatura de Utah que protegía la libertad religiosa y prohibía la discriminación en la vivienda y el empleo contra personas LGBT.

Este nuevo proyecto de ley federal, según un comunicado de prensa, “continúa lo que comenzó en Utah y se basa en las protecciones existentes para los religiosos y los LGBT estadounidenses en las leyes federales, estatales y locales. Ningún estadounidense debe perder su hogar o trabajo simplemente por ser lesbiana, gay, bisexual o transgénero. Todas las personas religiosas deben ser libres de vivir, trabajar o servir a su comunidad de manera coherente con su fe.”

 

Fuente: newsroom.churchofjesuschrist.org