Esta es una pregunta que muchas personas se hacen, debido a que los líderes de la Iglesia no hablan exactamente de este género musical, en ningún material oficial de la iglesia se habla específicamente de si es correcto o no escuchar reguetón.

Pero El Señor nos ha dado muchas pautas para elegir con sabiduría la música que escuchamos. El reguetón por lo general incita a la sexualidad y violencia, además su forma de bailarse es imitando posturas sexuales y haciendo contacto cuerpo a cuerpo.

En Para la Fortaleza de la Juventud dice: “Elige con cuidado la música que escuches; presta atención a lo que sientas cuando la estés escuchando. Cierta música tiene mensajes malos y destructivos. No escuches música que fomente la inmoralidad o ensalce la violencia, ya sea por medio de su letra, su ritmo o intensidad.

“Al bailar, evita que tu cuerpo haga pleno contacto con el de tu pareja de baile. Evita posiciones o movimientos que insinúen un comportamiento sexual o violento o que sea inapropiado de alguna otra forma”. (1)

Se nos dio la facultad de “poder discernir el bien del mal” (Moroni 7:15), si bien habrá algunas canciones de reguetón que su letra sea buena y positiva, siempre debemos buscar música que nos inspire a ser mejor y que honre nuestro cuerpo.

La castidad y la virtud son, siempre han sido y siempre serán “más [caras] y [preciosas] que todas las cosas” (Moroni 9:9). Somos hijos del Altísimo y nuestra conducta debe ser como de tales, así será más fácil elegir lo que escuchamos y bailamos.

Fuente: “Para la Fortaleza de la Juventud: La música y el baile”