El artista SUD Jorge Cocco Santángelo (Jorge Cocco) siempre ha sentido el llamado a crear.

“No hay un momento en el que me convertí en artista. Acabo de desarrollarme como tal”, dice.

Cocco nació en Concepción del Uruguay en Entre Ríos, Argentina. Cuando era niño, dormía con un lápiz en la mano, y por la mañana sus mantas y sábanas se cubrían con marcas de lápiz. A medida que Cocco maduró su proceso artístico, se hizo más consciente y controlado, y recibió su primer premio de arte a los 9 años.

artista mormón

Hoy, su trabajo ha sido exhibido por más de 10 museos en Argentina, Japón, México, España, Uruguay y los Estados Unidos.

Conversión y creación

Aunque siempre supo que crearía arte, Cocco no anticipó que finalmente crearía arte religioso.

Cuando los misioneros SUD se detuvieron en su casa poco después de su matrimonio en 1962, Cocco estaba ansioso por hablar con ellos. “No tenían preguntas para mí, tenía preguntas para ellos“, dijo. Durante su primera visita, les preguntó a los misioneros sobre muchas cosas, tales como los profetas de los últimos días y los bautismos por los muertos. Estaba intrigado por sus respuestas y el Espíritu que sentía, y continuó reuniéndose con ellos.

Cocco y su esposa, Myriam Verbauwen, fueron bautizados el 9 de junio de 1962. “Fuimos bautizados en las orillas del río. . . . Fue en pleno invierno, muy frío, y mi esposa estaba embarazada”, recuerda Cocco. Fueron los primeros miembros de la Iglesia en Concepción del Uruguay.

La conversión de Cocco no solo provocó un cambio de corazón sino que también lo inspiró a cambiar su estilo artístico. En el momento en que se encontraba con los misioneros, había estado pintando estilos de arte tradicionales como el clásico, el cubismo y el expresionismo. Después de unirse a la Iglesia, su primer cuadro fue un retrato de Jesucristo y su segundo cuadro fue un retrato de José Smith. Él comparte:

“Desde el momento en que comprendí el evangelio, no solo cambié mi vida sino también el concepto de mí mismo. . . el concepto de por qué fui creado y qué se suponía que debía ser mi arte. . . . Comprendí que mi arte necesitaba ser espiritual, incluso si no pintaba conceptos religiosos. Mis pinturas necesitaban elevar e inspirar al ser humano“.

La vida de un artista

Debido a su situación financiera en el momento de su conversión, Myriam y Jorge no pudieron ser sellados juntos en el templo hasta 11 años después de sus bautismos. Hicieron un viaje a Utah y fueron sellados como pareja en el Templo de Salt Lake City el 4 de octubre de 1973. Cuatro años más tarde, fueron sellados como familia a cinco de sus hijos en el Templo de Berna Suiza.

Mientras tanto, cuando Cocco se familiarizó más con el Libro de Mormón, comenzó a estudiar antiguas culturas americanas e incluir símbolos de estas culturas en sus obras. Él cree que cada persona viene a la tierra “preparada para cumplir una función” y que el arte es “el llamado que [él] recibió antes de que [él] haya nacido”.

Cocco y su joven familia se mudaron a Buenos Aires para estar más cerca del mundo del arte. “En mi ciudad natal, el mundo del arte era muy limitado“, explica Cocco.

Él está agradecido por el constante amor y paciencia de su familia. Bromea que su familia nunca tuvo un hogar con un estudio de arte, sino “un gran estudio con una pequeña vivienda“. El estudio se convirtió en el centro de las reuniones familiares donde tendrían discusiones, pasar tiempo juntos y tomar mate, un bebida tradicional argentina. Él dice:

Debo agradecer a mi familia por el apoyo que siempre me han brindado. Fundamentalmente, mi esposa siempre me apoyó sin importar la situación financiera, mejor o peor. Ella estuvo a mi lado durante mis viajes toda mi vida”.

Aún crea hoy en día

 

 

Cocco lleva una vida ocupada viajando por todo el mundo, dando conferencias y creando arte. Recientemente, participó en el Festival del Centro de Artes Mormonas en la ciudad de Nueva York.

Actualmente tiene 80 años, pero no planea en corto plazo disminuir la marcha, declarando:

“No pienso en la jubilación o el descanso. Seguiré pintando siempre que mis facultades me lo permitan”. Él cree que nunca habrá escasez de temas para explorar a partir de las escrituras. “El evangelio es tan profundo que ofrece infinitas posibilidades de interpretación”, dice. “Todo es valioso y hay que tenerlo en cuenta”.

Cada mañana, Cocco se despierta con cuatro o cinco ideas claras de nuevas pinturas que quiere crear, pero reconoce que tiene que dejar de lado muchas de sus ideas porque simplemente no hay tiempo suficiente. Sin embargo, él no permite que esto lo desaliente. Él confía en que Dios lo ayudará a lograr más de lo que podría por sí mismo:

“Creo que lo que podemos lograr en la vida es mínimo en comparación con lo que son las bendiciones de Dios. Él nos ha dado tantos talentos y bendiciones, y solo podemos hacer una porción muy pequeña”.

Cocco cree que el arte juega un papel importante en la difusión del evangelio porque comparte verdades que no pueden expresarse solo con palabras. Aprecia la oportunidad de explorar y transmitir conceptos y sentimientos inefables a través de sus pinturas, especialmente como medio de comunicar su propio testimonio:

“Los testimonios son difíciles de expresar en su totalidad. . . . Creo que puedo compartir mi testimonio con más fuerza a través del arte que lo que podría expresar con mis palabras o mis obras “.

El artista agradece especialmente la oportunidad de acercarse a Jesucristo a través de su trabajo.

“Cuando pinto al Salvador o una escena que es sagrada, se necesita una gran cantidad de intelecto”, comenta. “Necesito equilibrar el color, la forma, el ritmo, etc. para hacer una buena composición. Pero al mismo tiempo, necesito controlar mis emociones, mis sentimientos, para poder pintar al Salvador u otra escena sagrada y [crear] un valioso mensaje artístico y valor estético”.

A través de la pintura, el testimonio de Cocco se ha fortalecido:

“Yo puedo decir, como muchos otros, que sé que el Salvador vive y sé que Él está más cerca de nosotros de lo que podemos imaginar”.

Un agradecimiento especial a Amiel Cocco-Verbauwen por proporcionar la traducción al inglés de la entrevista de LDS Living con Jorge Cocco.

 

Este artículo fue escrito originalmente por Mauleleine Tolk y fue publicado en ldsliving.com, con el título How a World-Renowned Artist Found the Church, Now Shares His Testimony with Unique Paintings Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company