• De Pastor a Élder

Mi  nombre es Carlos Gilberto Hernandez Elvir, sirvo en mi misión de tiempo completo en la misión Korea Daejeon.

Quisiera compartir con ustedes un poco de mi, he sido  miembro de La Iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Ultimos Días por 2 años y mi historia de conversión es bastante simple y complicada al mismo tiempo.

Desde la infancia yo asistía a otra Iglesia cristiana, crecí con principios cristianos y buenos valores como un hijo de Dios,  y entendía que la familia era lo más importante.

Cuando tenía la edad de 14 años mis padres tuvieron diferencias en su relación hasta llegar al divorcio, Mi mamá  siempre ha sido una mujer trabajadora, como toda mujer latina, luchó toda su vida por darnos lo necesario, ha sido una mujer de fe, ella tuvo que lidiar con mi rebeldía  y aún cuando era el mayor de mis hermanos  nunca  apoye a mi madre como debí hacerlo.

Los vecinos de mi vecindario por el aprecio y afecto que me tenían querían que yo corrigiera mi vida y siguiera las sendas de Nuestro Padre Celestial aún cuando ellos no eran miembros me  animaron a escuchar a los misioneros. En esa etapa de mi vida, fui a estudiar con una beca a otro lugar de mi país.  Mi madre conoció a los misioneros,  luego de escucharlos y  aceptar el evangelio, mi hermano y madre fueron bautizados.

Regrese a mi hogar con mi mamá y hermanos miembros de una Iglesia desconocida para mi,  miraba a mi hermano alistandose para ir a seminario y en aquel tiempo no entendía porque debía de levantarse tan temprano, en la casa, mi mama y hermanita todo el tiempo cantaban himnos, realmente era contagioso para mi servir a Dios, así que comencé a asistir a mi Iglesia, En esa Iglesia todo parecía estar bien, hasta que un 12 de Mayo del 2013 (Día de la madre en Honduras)  estaba en mi Iglesia y me tocaba hacer una participación especial,  tenía pensado servir como Pastor algún día, cuando finalizó la ceremonia, mire a las familias y a los hijos con sus madres se veían  muy felices, Yo quería lo mismo, pero mi familia era mormona.

Recordé en ese momento lo que siempre me decía a mi mismo en aquella iglesia cristiana a la que asistía: “Padre , si me permites ir a la Iglesia con mi familia te prometo  que te serviré toda mi vida como Pastor”, amén.

Ese pensamiento penetró tan fuerte mi corazón que un Domingo yo estaba en la casa de mi madre, ella estaba un poco enferma así que le pregunte si iría a su Iglesia porque ya eran las 11:20 de la mañana, me explicó que estaban remodelando su capilla y por eso debían ir a la 1:00 pm al el Centro de Estaca. después de una hora  se despidió y le dije, Espéreme, ¿Quiere que la acompañe? ella pensó que estaba bromeando pero le dije que si quería ir, sólo tenía que esperarme unos minutos para vestirme con una camisa blanca, no quería desentonar en su iglesia.

Llegamos a la 1:47 pm cuando entramos a la capilla, recuerdo escuchar: “En el nombre de Jesucristo, amen” Recuerdo decir en mi mente : “Esto es muy aburrido, los mormones son raros” al finalizar la oración recuerdo que mi mamá rápidamente comenzó a presentarme a los miembros,  recuerdo la sonrisa y alegría que ella tenía, de ver a sus 3 hijos en la misma Iglesia, a mi mente vino el pensamiento que siempre recordaba en mi iglesia: “Esto es lo que quiero para mi vida, estar con mi familia”

No fue el discurso lo que me impacto, no fueron los himnos, tampoco fue la oración, lo que más me impacto fue la alegría y el gozo de mi mamá, y al verla  feliz yo supe que este evangelio era verdadero, porque me acercaría a mi familia.

Luego de escuchar a los misioneros  por 2 semanas (Elder Martinez y ELder Oveson mis 2 angeles) agendamos mi fecha bautismal para el Sábado 6 de Julio del 2013.

Desde esa fecha he progresado y he tenido diferentes llamamientos y asignaciones, aveces recuerdo el deseo que tenía de ser Pastor y en cierto modo el Señor me ha permitido apacentar a algunas de sus ovejas, ahora estoy sirviendo una misión de tiempo completo, comencé el 14 de Octubre del 2014 ,  he encontrado gozo sirviendo a los demás y predicando este evangelio, que se que es verdadero, el mismo evangelio que cambio la vida de mi madre y mis hermanos y el mio. Cada vez que enseño  con el mismo amor que los misioneros lo hicieron conmigo y con mi familia, cada día que pasa trato de sonreír para que las personas puedan ver el gozo que este evangelio restaurado produce.

misionero mormón

Élder Hernandez en Korea

 Decidí entregarle y dedicarle 2 años de mi vida al Señor, y aun creo que este es un tiempo insuficiente, cuando la gente critica la iglesia y llama “secta” o falsa doctrina, Yo se que estoy dispuesto a dar mi 110% por amor a Mi Padre Celestial, porque aun cuando yo como hombre soy débil y fácilmente pudiera rendirme,  Yo se que Nuestro Padre Celestial nunca se rendiría por mi. Él nos ama y testifico que Él vive y ama las familias lo se porque restauro a mi familia, mi hogar.
misionero mormon

Élder hernandez en Korea

Se que el trabajo misional,  es la obra de Nuestro Padre Celestial, él nos ama y quiere que recordemos que cuando estamos dispuestos a dar nuestro 110% El hará que las personas que nos rodean reconozcan que lo que tenemos en nuestras vidas se llama: “EL EVANGELIO DE JESUCRISTO” y si decidimos nunca rendirnos, el Señor nos dará las fuerzas que necesitamos para enfrentar las adversidades.

De esto testifico con amor y humildad en el Nombre de Jesucristo. Amen

Att. Elder Hernandez

Korea Daejeon Mission 2014-2016

에르난데스

한국 대전 선교

*El Elder Hernandez es originario Honduras y es el primer misionero latino sirviendo en Korea, el artículo fue publicado con permiso del Élder Hermandez y su familia en exclusiva para mormonsud.org