Élder Uchtdorf: En Su plan no hay verdaderos finales, sólo comienzos eternos

La muerte puede ser una parte natural del Plan de Salvación del Padre Celestial, pero este conocimiento no facilita la pérdida de un ser querido.

El dolor y el duelo todavía ocurren, sin importar nuestras creencias sobre la vida después de la muerte.

Desde el principio, Dios nos ha dado consejos para estos tiempos difíciles.

Los profetas y apóstoles modernos nos hablan hoy para continuar esta tradición de amor y consuelo.

A continuación, compartiré lo que nuestros amados líderes desean que sepas sobre esta parte particularmente dolorosa del plan de Dios.

1. Élder Dieter F. Uchtdorf: “Agradecidos en cualquier circunstancia

aprendizaje

También te puede interesar Plan de Salvación: ¿Qué sucede después de la muerte?

“En vista de lo que sabemos acerca de nuestro destino eterno, es comprensible que siempre que afrontamos los amargos finales de la vida éstos nos parecen inaceptables. Es como si algo en nuestro interior se opusiera a ellos.

¿Por qué razón? Porque somos creados de material eterno. Somos seres eternos, hijos del Dios Todopoderoso, cuyo nombre es Sin Fin y quien promete innumerables bendiciones eternas. Los finales no son nuestro destino.

Cuanto más aprendemos sobre el evangelio de Jesucristo, más nos damos cuenta de que los finales aquí en la tierra no lo son en realidad; son simplemente interrupciones, pausas temporales que un día parecerán pequeñas comparadas con el gozo eterno que les espera a los fieles.

Cuán agradecido estoy a mi Padre Celestial porque en Su plan no hay verdaderos finales, sólo comienzos eternos”.

2. Presidente Thomas S. Monson: “No te fallaré, ni te desampararé

aprendizaje

“Nuestro Padre Celestial, que nos da tanto en qué deleitarnos, también sabe que aprendemos, crecemos y nos volvemos más fuertes a medida que enfrentamos y sobrevivimos a las pruebas por las que debemos pasar. 

Sabemos que hay momentos en los que experimentaremos un dolor desgarrador, cuando nos afligiremos y cuando seamos probados hasta nuestros límites. 

Sin embargo, esas dificultades nos permiten cambiar para mejor, reconstruir nuestra vida de la manera en que nuestro Padre Celestial nos enseña y convertirnos en algo diferente de lo que éramos: mejores de lo que éramos, más comprensivos de lo que éramos, más empáticos que éramos, con testimonios más fuertes que antes.

Este debe ser nuestro propósito: perseverar y perseverar, sí, pero también volvernos más refinados espiritualmente a medida que avanzamos a través del sol y la tristeza”.

3. Presidente Thomas S. Monson: “¡Ha resucitado!

invitación del profeta

“Nuestro Salvador volvió a la vida.

El acontecimiento más glorioso, reconfortante y tranquilizador de la historia de la humanidad se había llevado a cabo: la victoria sobre la muerte.

El dolor y la agonía de Getsemaní y del Calvario se habían borrado; la salvación de la humanidad se había asegurado; la Caída de Adán se había resuelto.

bondad

La tumba vacía de esa primera mañana de Pascua era la respuesta a la pregunta de Job: ‘Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?’

A todos los que estén al alcance de mi voz, declaro: si un hombre muriere, volverá a vivir. Lo sabemos, pues tenemos la luz de la verdad revelada”.

4. Élder Joseph B. Wirthlin: “Venga lo que venga, disfrútalo

“El Señor compensa a los fieles por toda pérdida. Lo que sea quitado de los que amen al Señor les será añadido, a la manera de Él. Aunque quizás no llegue en el momento que deseemos, los fieles sabrán que toda lágrima de hoy, con el tiempo, será compensada cien veces con lágrimas de regocijo y de gratitud.

 

muerte

Una de las bendiciones del Evangelio es el conocimiento de que cuando la cortina de la muerte indique el final de la vida terrenal, la vida continuará del otro lado del velo, y allí tendremos oportunidades nuevas.

Ni siquiera la muerte puede quitarnos las bendiciones eternas prometidas por un amoroso Padre Celestial”.

5. Presidente Russell M. Nelson: “Puertas de la muerte

“Independientemente de la edad, lloramos por los seres queridos que perdimos.

El duelo es una de las expresiones más profundas del amor puro. Es una respuesta natural en completo acuerdo con el mandamiento divino: ‘Viviréis juntos en el amor, de tal manera que lloraréis por la pérdida de los que mueren’. (DyC 42:45)

Además, no podemos apreciar plenamente los reencuentros felices más tarde sin las separaciones entre lágrimas ahora. La única forma de quitar el dolor de la muerte es quitar el amor de la vida”.

6. Presidente Henry B. Eyring: “El Consolador

“Muchas personas oran al Padre Celestial para recibir alivio, por ayuda para llevar sus cargas de aflicción, soledad y temor. Él oye esas oraciones y comprende sus necesidades; Él y Su Amado Hijo, el Jesucristo resucitado, han prometido ayuda”.

7. Obispo Merrill J. Bateman: “El poder de sanar desde adentro

“La muerte enseña que no experimentamos una plenitud de gozo en la vida terrenal y que el gozo eterno solo se puede lograr con la ayuda del Maestro (véase DyC 93: 33–34).

Así como el hombre paralítico en el estanque de Betesda necesitaba a alguien más fuerte que él para ser sanado (véase Juan 5: 1–9), también dependemos de los milagros de la expiación de Cristo si queremos que nuestras almas se sanen del dolor y el pecado.

Si los padres y seres amados afligidos tienen fe en el Salvador y en Su plan, el aguijón de la muerte se suaviza cuando Jesús lleva el dolor de los creyentes y los consuela por medio del Espíritu Santo.

A través de Cristo, los corazones quebrantados se reparan y la paz reemplaza la ansiedad y el dolor”.

8. José Smith: “Palabras de esperanza y consuelo en la ocasión de la muerte

“¿Qué tenemos para consolarnos, con relación a los muertos? Tenemos motivo para abrigar mayor esperanza y consuelo, respecto de nuestros muertos, que cualquier otro pueblo sobre la tierra”.

9. Hermana Linda S. Reeves: “Reclamen las bendiciones de sus convenios

“Mis queridas hermanas, el Señor permite que seamos probadas, a veces hasta nuestra máxima capacidad.

Hemos visto la vida de seres queridos —y quizás la nuestra— quemarse por completo, en sentido figurado, y nos hemos preguntado por qué un Padre Celestial amoroso y solícito permite que sucedan esas cosas.

Pero Él no nos deja en las cenizas; Él extiende Sus brazos y con gran deseo nos invita a venir a Él. Él está edificándonos para que seamos magníficos templos donde su Espíritu pueda morar por la eternidad”.

10. Presidente Gordon B. Hinckley: “La tumba vacía se convirtió en un testimonio

historia de la iglesia mormona

“Desde la creación del hombre, ningún hecho de la vida ha sido tan cierto como la muerte como el final de la vida terrenal.

Cuando se exhala el último suspiro de vida, hay un final que no se compara a ninguno.

Cuando un padre y una madre colocan los restos de un hijo amado en el frío de la tumba, hay un dolor casi inconsolable.

Cuando un esposo entierra a la compañera de su vida, se siente una soledad desgarradora e incesante.

Cuando una esposa cierra el ataúd en el que yacen los restos de su amado esposo, hay heridas que parece que nunca sanarán.

muerte

Cuando los hijos se ven privados de los padres que los amaron y los cuidaron, se siente un dolor incomparable.

La vida es sagrada y la muerte es sombría.

La vida está llena de optimismo y esperanza. La muerte es solemne y oscura. Es asombrosa en su silencio y certeza. El señor Walter Raleigh dijo: “¡Oh elocuente, justa y poderosa muerte!” (Véase Alfred Noyes, Heath Readings in the Literature of England, 1927, p. 1132).

La muerte no es el final aunque parezca que lo es. Cuando el velo oscuro de la muerte eclipsa la vida terrenal, para aquellos que aceptan a Cristo y Su misión eterna, hay luz y consuelo, hay seguridad, hay certeza”.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Aleah Ingram y fue publicado en ldsdaily.com con el título “10 LDS Quotes to Read After Losing a Loved One”.

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *