Dirigido por un profeta controvertido. Visto por sus vecinos como antagónicos a los ideales occidentales tradicionales. Expulsados de una declarada tierra prometida a otra, hasta finalmente aceptar que la única esperanza para la paz era salir de su país para un clima político más seguro. Privados de sus bienes por un gobierno que los declaró no ser una religión real. Perseguidos y detenidos por sus prácticas religiosas. Avergonzados por “fundamentalistas” que dicen ser parte de su fe, pero que no los representan de ninguna manera.

Tal es la historia de los mormones.

He estado bastante consternado por los comentarios que he visto de los miembros de la Iglesia en respuesta a los ataques terroristas en París. Me da indignación. Lo comparto. Hasta deseo que los mormones creyeran en un concepto tradicional del infierno para que pudiéramos enviar ISIS allí. Pero lo que me preocupa es cuando pintamos con un brocha más ancha y comenzamos a condenar el Islam en su conjunto. Los mormones en especial, deberían entender eso.

Los mormones, al igual que los musulmanes, comparten primos excéntricos. Tenemos al menos un incidente violento en nuestra historia, la Masacre de Mountain Meadows , en la que éramos claramente los agresores y de la que hemos pasado más de un siglo tratando de explicar y olvidarla. Fue una aberración. No refleja nuestros valores. Pero nuestros críticos tocan el tema sin descanso, y se nos juzga (correcta o incorrectamente) por lo que sucedió allí.

También tenemos nuestros apóstatas “Fundamentalistas SUD” que sesgan puntos de vista de los demás, en relación a nuestra moral y a nuestra forma de vestir. No sé si les pasa a otros mormones, pero yo estoy cansado de explicar a la gente que los fundamentalistas SUD no forman parte de nuestra religión y no nos representan. Sin embargo, con razón o sin ella, ellos son parte de la carga que el Mormonismo lleva consigo, y van a influir en la percepción que tiene la sociedad de nosotros nos guste o no.

“Soy musulmán, no soy un terrorista”

El Islam también tiene su carga, los terroristas islámicos fundamentalistas. Por desgracia, sus primos excéntricos constituyen un porcentaje más grande y más fuerte que la de los mormones, pero el resultado es el mismo: la percepción pública está sesgada por las acciones dramáticas de los pocos y no por los valores de la mayoría.

Podría ser más fácil para el Islam si tuviera una autoridad central que pudiera echar a los locos pero no la tienen. Las divisiones dentro del Islam son numerosas, así como sucede con los cristianos. Al igual que los cristianos, hay algunas divisiones formales dentro de la fe, pero también hay una amplia diversidad de creencia y práctica entre los que se declaran miembros de la fe. Una vez más, los mormones deben entender esto, dados los extremos a los que hay que ir con el fin de convencer a algunas personas que somos cristianos.

Para sugerir que hay un “Islam” monolítico que podemos descartar fácilmente como una religión de intolerancia y que el odio es teológicamente inmaduro e intelectualmente perezoso. He leído una buena cantidad del Corán y a pesar de mis mejores esfuerzos, nunca me he encontrado con la sección de que dice que hay que “bombardear a los inocentes”. Eso sí, hay un montón de gente, tanto dentro como fuera del Islam que insisten en que está allí. Es una perspectiva, y la perspectiva de cada uno es diferente.

Debido a mi trabajo como abogado de inmigración, he tenido la suerte de representar a la gente de diferentes orígenes, incluidos a los musulmanes. También he tenido la suerte de desarrollar amistades duraderas con los musulmanes. He visto su frustración por estar asociados con terroristas, y he compartido mi frustración con los musulmanes pacíficos por no ser más fuertes al momento de denunciar las acciones que ellos consideran repugnante para el Islam. Afortunadamente, creo que eso está cambiando. La oposición musulmana a lo que ocurrió en París ha sido, en mi perspectiva limitada, mucho más ruidosa que la respuesta a los ataques del 11 de septiembre. Parte de eso puede ser que los medios sociales les está dando una plataforma segura para que sean escuchados. De todos modos, mi experiencia personal me dice que esas opiniones existen y que son sinceras.

Los mormones en especial, deben ser reacios a juzgar a todas las personas de una fe basada en la realización de un segmento de sus profesos adherentes. He aprendido con los años que cuando alguien se entera de que soy un mormón, los demás escuchan “vestidos con ropa interior mágica, odio hacia las personas gays, polígamo misógino”. Nada de eso es cierto, pero al menos entiendo cómo llegaron a eso. Y mientras trato de descargar toda esa carga, no me pongo a pensar mal en las personas de otras religiones con cargas que no pidieron cargar.

Debemos estar dispuestos a darle el beneficio de la duda que tanto hemos pedido para nosotros mismos a la buena gente del Islam.

Artículo escrito originalmente en inglés por Rob Ghio para lds.net.