El 16 de agosto, la Iglesia emitió una declaración del presidente Russell M. Nelson sobre el uso correcto del nombre de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Devocional mundial para jovenes

Este es un tema que ha surgido repetidamente durante varios años en la era de la reducción de nombres y la referencia a apodos. Aquí hay seis referencias de lo que Apóstoles, Profetas y las Escrituras han dicho sobre el nombre de la Iglesia.

1) El logotipo de la Iglesia

En 1995, la Iglesia ajustó su logotipo para que el nombre de Jesucristo se hiciera más prominente. Esta representación gráfica debía mostrar la posición central del Salvador en la teología de la Iglesia, así como ayudar a aclarar la confusión sobre a qué Iglesia pertenecía.

el nombre de la Iglesia no es negociable

“Hay millones de personas que nunca asocian el nombre oficial de la Iglesia con el nombre ‘Mormón'”, dijo Bruce L. Olsen, entonces Director general de asuntos públicos de la Iglesia. “Afortunadamente, corregiremos los malentendidos y la confusión con esta nueva representación gráfica que se centra en el nombre de Aquel de quien es la Iglesia”.

2) Así lo enseñó el Salvador

Cuando el Cristo resucitado ministró a los nefitas, como se registra en 3 Nefi 27: 3, sus discípulos se reunieron y le preguntaron: “Señor, queremos que nos digas el nombre por el cual llamaremos a esta iglesia, porque hay disputas entre las personas con respecto a este asunto”.

la iglesia

“¿No han leído las Escrituras que dicen que debéis llevar sobre vosotros el nombre de Cristo, que es mi nombre?”, Preguntó Jesús. “Porque con este nombre seréis llamados en el postrer día; Y el que tome sobre sí mi nombre, y persevere hasta el fin, este se salvará en el postrer día.” (3 Nefi 27: 5-6).

3) “Así se llamará mi Iglesia”

El élder Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles, explicó el nombre de la Iglesia en la sesión del sábado por la mañana de la conferencia general de abril de 1990, señalando que en Doctrina y Convenios, el Señor específicamente dijo: “Así deberá mi iglesia ser llamada.”

 llamar a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días por su nombre completo

“Ciertamente, cada palabra que procede de la boca del Señor es valiosa”, dijo. “Así que cada palabra en este nombre debe ser importante, divinamente designada por una razón”. Luego habló del significado de las cuatro palabras o frases clave en el nombre de la Iglesia: Santos, los Últimos Días, Jesucristo y la Iglesia.

4) La importancia de un nombre

“El nombre del Salvador es el único nombre bajo el cielo por el cual el hombre puede ser salvo”, dijo entonces el élder M. Russell Ballard, del Quórum de los Doce Apóstoles, durante la conferencia general de octubre de 2011. “El Señor Jesucristo sabía lo importante que era nombrar claramente a Su Iglesia en estos últimos días”.

fundación de la iglesia mormona

Los miembros deben enseñar y sostener que el nombre de la Iglesia “se conoce con el nombre del Señor Jesucristo”. El nombre que el Salvador le ha dado a Su Iglesia muestra exactamente quiénes son las personas de la Iglesia y en qué creen, dijo. “Creemos que Jesucristo es el Salvador y Redentor de toda la humanidad… Seguimos a Jesucristo”.

5) Nosotros, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

En la sesión de la mañana del domingo de la conferencia general de abril de 1979, el presidente Marion G. Romney, entonces segundo consejero en la Primera Presidencia, explicó el origen de la Iglesia, el término “Mormón” y el nombre de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

jesucristo

“A los miembros de la Iglesia no les molesta que los llamen como mormones, ni a la Iglesia le molesta que se le llame la iglesia mormona. Sin embargo, ese no es el nombre correcto de la Iglesia”, dijo el presidente Romney.

“El Redentor no solo nombró personalmente a Su Iglesia, ‘La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días’, también declaró que era ‘la única iglesia verdadera y viviente sobre la faz de la tierra, con la cual yo, el Señor, estoy complacido'”(Doctrina y Convenios 1:30).

6) 23 de febrero del 2001, carta de la Primera Presidencia

El 23 de febrero del 2001, la Primera Presidencia envió una carta a los miembros de la Iglesia sobre cómo referirse al nombre de la Iglesia.

“A medida que la Iglesia crece a través de los fronetras, las culturas y los idiomas, el uso del nombre revelado, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Doctrina y Convenios 115: 4), es cada vez más importante nuestra responsabilidad de proclamar el nombre del Salvador en todo el mundo”, decía la carta.

 

Fuente: ldschurchnews.com