Un gran ejemplo de superación y perseverancia son 13 madres de familia mormonas en Guatemala. Para estas madres de la congregación de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, fue la culminación de un curso de un año de inglés impartido por misioneros mayores de la Iglesia.

Las madres se reunieron una vez a la semana con los maestros misioneros para obtener instrucciones de escritura y conversación. Se esperaba que ellas estudiaran los materiales por lo menos una a dos horas cada día.

Combinar los estudios con las otras responsabilidades que tenían en el hogar como madres no ha sido fácil, pero con su determinación y con la ayuda de sus familias y amigos, pudieron lograr la meta de graduarse. Al hablar específicamente a las mujeres, el presidente de la Iglesia, Thomas S. Monson, dijo: “A menudo, el futuro es incierto; por tanto, es preciso prepararnos para lo incierto… Las insto a proseguir estudios y a adquirir conocimientos prácticos, para que, de surgir la necesidad, estén preparadas para proveer para su familia.” Este es el objetivo de las mujeres en el curso—estar preparadas con habilidades laborales.

Otra líder de la Iglesia, Mary N. Cook, investigó los temas de educación y encontró que “el nivel de formación académica de una madre tiene una profunda influencia en las decisiones educativas de sus hijos. La formación académica de una madre puede ser la ‘clave para salir [del] ciclo de la pobreza’ ”.

Las mujeres que participaron en esta clase de inglés entienden la importancia de la educación. Debido a las circunstancias de tiempo, dinero, la ubicación y otras responsabilidades, no son capaces de tomar clases que se ofrecen en la universidad, pero están dispuestas a cumplir con los estrictos requisitos de esta clase que les hacen ser responsables de completar las tareas cotidianas.

¿Cuál es el resultado de su duro trabajo? Como dijo una de las graduadas: “Se me darán las habilidades para ayudar a conseguir un mejor trabajo para mantener a mi familia.” Estas mujeres todavía no han terminado. Ya empezaron el segundo nivel de inglés. El líder de su congregación, obispo Ángel Carrera, dijo: “Estamos ayudando a estas mujeres a aprender inglés para que puedan convertirse en maestras para ayudar a otros a aprender inglés”.
FuenteSala de Prensa Mormona