Mormones y Evangélicos latinos

Mormones y Evangélicos latinos: La iglesia Cristiana Vida Nueva Internacional que es dirigida por el pastor Rafael De Alva en Salt lake City, Utah  comenzó un proyecto de ayuda humanitaria para un orfanato de niños en Guatemala.

En dicho centro se albergan 150 niños y la congregación del Pastor De Alva empezó a juntar útiles escolares para que los niños puedan asistir a la escuela, la iglesia evangélica envió la ayuda con mucha expectativa de que su donación pueda colaborar con el orfanato, sin embargo cuando enviaron la ayuda se dieron cuenta que aún con dichos útiles los niños no podrían  asistir a clases debido a que ninguno de ellos tenía zapatos que usar en la escuela.

La ayuda de la comunidad latina mormona de Utah

El pastor De Alva es amigo de algunos líderes locales mormones latinos, es así que se puso en contacto con Pablo Tellechea, un miembro prominente en la comunidad latina de Utah que pertenece a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, para ver como tal vez alguna congregación mormona podría ayudarlos en su proyecto humanitario.

El hermano Tellechea conversó con el líder de una congregación latina mormona, el obispo Moroni Pavon de origen hondureño y que dirige el barrio hispano Ellison Park de la Estaca Leyton Utah West. ( el termino “barrio” se usa para llamar a una congregación local y “estaca” es un conjunto de congregaciones SUD) 

El Obispo Pavon brindo todo su apoyo y junto a los miembros, jóvenes y las mujeres su barrio lograron juntar 320 pares de zapatos para los niños de aquel orfanato de Guatemela.

En el barrio del Obispo Pavon asisten mormones de Argentina, Perú, Guatemala y otros países latinos que viven en Utah y no dudaron en actuar rápidamente para ayudar la iniciativa de ayuda de la iglesia evangélica del Pastor De Alva.

El día 11 de mayo, jóvenes y miembros del barrio hispano Ellison Park hizo entrega a la Iglesia cristiana los pares de zapatos y en una sencilla pero inspiradora reunión las dos iglesias compartieron la importancia de unirse para temas que ayuden al prójimo.

Tal vez la ayuda de estos grupos religiosos no solucione todas las necesidades que tengan los niños pero harán una diferencia, con estos pequeños pero importantes actos es donde se practica lo que enseño nuestro salvador y redentor Jesucristo:

 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis los unos a los otros.

En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros. – Juan 13:34-35

Los líderes de dichas iglesias hablaron también de la importancia de trabajar juntos para este tipo de acciones y ahora se preparan en entablar relaciones de amistad entre los jóvenes mormones y evangélicos en donde puedan compartir formas en las que luchan día a día frente a los diferentes desafíos que debe afrontar la juventud de hoy.

Las autoridades generales de la Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días siempre han invitado a todos sus miembros a ser una buena influencia en las comunidades donde viven y así ayudar en la obra de nuestro padre de hacer el bien a todos los hombres.