Convirtiéndonos en “ángeles” de los ángeles al otro lado del velo

ángeles

Miles de millones de personas han vivido en esta tierra. Cada una de ellas tiene historias sobre la familia que aprendieron a amar en vida y que relatarán por las eternidades. 

Muchos ansían fortalecer aún más estas relaciones, pero se sienten estancados debido a los límites de su estado actual. ¿Cómo podremos ayudarlos?

También te puede interesar:5 maneras en que los ángeles se comunican con nosotros

“¡Necesitamos tu ayuda!”

Imagen: Canva

Un día, una querida amiga, “Jan”, sintió que la habitación en la que estaba comenzaba a llenarse de espíritus del “otro lado” del velo. Sabía intuitivamente que estos espíritus eran miembros de su familia. 

En cierto momento, un “abuelo” se presentó como portavoz de la línea genealógica de su padre. Dijo con una voz muy dominante,

“¡Necesitamos tu ayuda!”

Ella le dijo que lo ayudaría en todo lo que pudiera y luego le preguntó si quería que investigara un poco y reuniera información.

Él le respondió: “¡No! Se ha encontrado la información, pero la obra no se está realizando”. 

Jan preguntó: “¿Quién tiene esa información?” 

Él dijo: “Grace, llámala.”

Jan siguió la directiva de su “abuelo” y llamó a su prima Grace y, efectivamente, descubrió que ya tenía cientos de tarjetas con nombres de familiares impresas (pero no completadas) y cientos de nombres de familiares más reservados en su computadora, por lo que nadie más podía hacer la obra en el templo. 

¡Aquellos espíritus no podía avanzar!

Templo de Río de Janeiro, Brasil. Fuente: ChurchofJesusChristTemples.org

Afortunadamente, Grace aceptó la propuesta de Jan de ayudar a completar las ordenanzas por sus antepasados ​​y voluntariamente llevó las pilas de tarjetas a la casa de Jan. Luego, Jan pidió ayuda a los miembros de su familia que estaban dispersos en muchos distritos del templo.

A la mañana siguiente, Jan se apresuró al templo y pasó todo el día completando tantas ordenanzas como pudo. Cuando salió del templo, el mismo “abuelo” se acercó a ella. 

Él le agradeció con ternura y luego enfática y emocionalmente dijo: “¡Los prisioneros serán libres!” Para luego desvanecerse.

Jan y Grace pusieron en marcha la obra eterna. Se convirtieron en ayudantes de los ángeles.

“Hemos esperado mucho tiempo”

Imagen: Canva

El élder F. Enzio Busche compartió una historia similar de un hombre llamado Joseph Gilbert, quien era un converso reciente de la Iglesia:

“El día que estuvo en el templo por primera vez, vio en una visión un gran grupo de sus antepasados ​​que lo miraban y le suplicaban: ‘Por favor, no nos olvides… ¡Todos hemos esperado mucho tiempo para esto!’” 

En ocasiones, se permite que los espíritus del otro lado del velo puedan expresarnos sus deseos.

Una petición inesperada

Interior el Templo de Madrid

Salón de Sellamiento del Templo de Madrid, España.
Fuente: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Larry James escribió sobre una experiencia que tuvo en el Templo de Mount Timpanogos hace años:

“Se nos pidió a mi esposa y a mí que ayudáramos a una de las familias de nuestro barrio con los sellamientos de su familia. Estaba sentado en una de las sillas de los testigos cuando el sonido en el salón se volvió muy silencioso. Escuché una voz femenina hablar a mi mente. 

Ella me dijo: “¡NO ME OLVIDES!”

Era la voz de mi hermana menor. Esto nunca me había pasado y comencé a llorar.

Mi hermana llevaba muerta más de cuatro años. Nunca estuvo activa en la Iglesia, se había casado 5 veces y tenía 6 hijos de diferentes hombres. 

Yo la había descartado de la obra por haber tomado su decisión en cuanto al evangelio de Cristo. No hace falta decir que interrumpí la sesión y el sellador pensó que había tenido algún tipo de problema. 

Le expliqué lo que había sucedido, pero no pareció sorprendido. Bueno, en una semana, mi esposa y yo pudimos completar su obra sagrada”.

El élder Jeffrey R. Holland enseñó con alegría: “No subestimen a la familia que tienen al otro lado del velo”.

Eso es muy cierto. Con frecuencia se les permite llegar a nosotros de maneras muy interesantes.

“¡Ayúdame! ¡Encuéntrame!”

Imagen: Canva

Maurine Proctor compartió una experiencia en la que aprendió personalmente cuán ansiosos están nuestros antepasados por hacernos saber que desean que se haga la obra por ellos. 

Maurine compartió: 

“Scot y yo pasamos el verano en Inglaterra con nuestras dos hijas menores, y parte de ese tiempo estuvimos haciendo la historia familiar. 

La noche anterior a que íbamos a pasar el día en los archivos de Huntingdonshire, de donde eran los antepasados ​​de Scot, estábamos estudiando esos registros genealógicos, buscando particularmente algo que pudiéramos abrirnos paso.

Esa noche, mientras dormía, escuché el nombre “Sarah Holden, Sarah Holden, Sarah Holden”. Había un entusiasmo y una insistencia en esto como si estuviera diciéndome: ‘Búscame. Ayúdame. Encuéntrame”.

A la mañana siguiente, le dije: “Scot, ¿tienes una Sarah Holden en tu árbol genealógico?” Él me dijo que sí, y la buscamos.

Ese día en los archivos encontramos a Sarah y vimos que se había hecho la obra por ella, pero descubrimos que estaba incompleto para la mayoría de sus hermanos. Desde entonces, hemos continuado realizando la obra por ese lado de la familia”.

El poder de Dios

manos

Fuente: Shutterstock

La hermana Wendy Watson Nelson nos instó a “hacer tiempo para ayudar a aquellos que se encuentran del otro lado a hacer convenios con Dios. Al hacerlo, el poder de Dios fluirá en nuestra vida de una manera sin precedentes” (“Covenant Keepers”). 

Podemos meditar en esto: ¿Quién no necesita más poder y ayuda en su vida? A medida que nos embarcamos en este esfuerzo por ayudar a nuestros antepasados, ellos también nos ayudarán. Ellos saben quienes somos…

Ángeles de Ángeles

ángeles

“Interrupting Angels” por Annie Henrie Nader

Entonces, ¿nuestros ancestros se reúnen del otro lado del velo y hablan de los “ángeles” en la tierra que están haciendo su obra en el templo? Por supuesto, ¡es parte de su historia! 

Mencionarán cada uno de sus esfuerzos con reverencia como sus compañeros en Cristo. Podemos ser “ángeles” para nuestros ángeles si tenemos ese deseo y tomamos la decisión de actuar. 

¡Los presos pueden ser puestos en libertad!

Fuente: Meridian Magazine

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *