Lo que las personas deben aprender de una ruptura amorosa

parejas hablando frente a frente

Cuando era terapeuta en Brigham Young University – Hawaii, un estudiante muy conmovido entró a mi oficina y me contó que él y su novia acababan de terminar. Estaba casi inconsolable. 

Después de varios minutos, finalmente pudo controlar mejor su respiración, dejó de llorar y me contó sobre la ruptura.

Aparentemente, él había le había pedido a su novia que terminaran, dijo que no hubo un comportamiento pecaminoso ni abuso de ningún tipo, me ofreció la información como parte de su explicación de la situación y dijo que finalmente sintió que simplemente no eran compatibles.

depresión

Es muy triste pasar por estas situaciones. Imagen: Canva

Sabía que tenían que terminar, pero que aun así se sentía muy triste. 

Una hora más tarde, una joven entró a mi oficina, también muy afectada, y me contó que ella y su novio acababan de terminar.

Sí, era la novia del joven que había entrado antes.

Como terapeuta, siento que mi responsabilidad no es tomar partido ni influenciar a nadie para que vuelva o rompa.

Mi trabajo es ayudarlos a explorar sus propios sentimientos sin orientarlos en una dirección u otra.

corazón roto

Lo mejor que puedes hacer es aprender de esa relación. Imagen: Canva

Les pregunté a cada uno cómo lo sucedido podría ser una experiencia de aprendizaje:

¿Qué quería el Señor que aprendieras sobre las relaciones? 

Durante la relación, ¿cuáles fueron las cualidades positivas que apreciabas de la otra persona?, ¿qué cosas no eran tan buenas y cuáles eran inaceptables?

¿Qué has aprendido sobre los pensamientos y sentimientos de la otra persona, sus esperanzas y miedos, sus sueños y metas?

Si les escribieras una carta de agradecimiento, ¿cuáles serían algunas experiencias buenas que compartieron juntos?

¿Qué puedes decir o escribir que pueda elevarla como persona para que la ruptura no la deje sintiéndose sin valor?

¿Cómo se sentiría enviar realmente una carta así? ¿De qué manera los fortalecería a ambos?

No te rindas en encontrar una persona indicada para ti. Imagen: iStock

Según un artículo, se dice que una persona tendrá en promedio tres o cuatro relaciones serias antes del matrimonio. 

Eso puede ser mucho desamor o pueden ser muchas experiencias de aprendizaje, probablemente ambas cosas.

¡Pero no te rindas!

A los hermanos de Nefi les tomó tres intentos obtener las planchas de bronce. ¡No todos los matrimonios son precedidos por “nuestros ojos se encontraron a través de la habitación y supimos!”

Todo lleva su tiempo. Imagen: Canva

El presidente, entonces élder, Dallin H. Oaks enseñó:

“Hombres, si han regresado de su misión y todavía están siguiendo los patrones chico-chica que se les aconsejó seguir cuando tenían 15 años, es hora de que maduren.

 

Reúnan valor y busquen a alguien con quien emparejarse.

 

Comiencen con una variedad de citas con una variedad de jóvenes mujeres, y cuando esa fase produzca una buena perspectiva, procedan al noviazgo”.

Cabe señalar que en algunas culturas, salir en citas y el noviazgo pueden diferir, pero los principios de amor, matrimonio en el templo y familias eternas, como enseñan nuestros profetas y apóstoles, siguen siendo los mismos.

Que el Señor nos bendiga para reconocer las lecciones que podemos aprender en todas nuestras relaciones mientras nos esforzamos por amarnos mutuamente como Él nos ama.

Fuente: Meridian Magazine

Video relacionado

También te puede interesar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Últimos comentarios

Comparte este artículo

Lo más leido