Élder Bednar lo explica: ¿Por qué a veces las revelaciones parecen contradictorias?

historia familiar

El siguiente es un extracto del libro “The Spirit of Revelation” del élder Bednar.

Las escrituras están llenas de revelaciones que parecen contradictorias.

¿Cómo se sintió la viuda de Sarepta cuando Elías le pidió un poco de comida cuando solo tenía un poco de harina para su hijo y ella?

¿Cómo se sintieron Abinadí, Alma hijo y Samuel el Lamanita cuando se les instruyó que regresaran a las ciudades de las que los habitantes inicuos los habían expulsado anteriormente?

¿Cómo se sintió José Smith al enviar a sus seguidores más leales en una misión a Gran Bretaña en una época en la que estaba rodeado de apóstatas y enemigos?

asesinato de Jose Smith

También te puede interesar: ¿Te cuesta recibir revelación personal? ¡Prueba estos 3 consejos sencillos!

La vida del presidente Spencer W. Kimball proporciona un ejemplo más reciente y notable del principio de “que no se haga mi voluntad, sino la tuya” y el espíritu de revelación.

Durante su larga vida, fue torturado por aflicciones físicas muy severas. Incluso, forúnculos, enfermedades cardíacas potencialmente mortales y un cáncer de garganta devastador que afectó su voz.

En la primavera de 1972, el presidente Kimball, que entonces se desempeñaba como presidente interino del Cuórum de los Doce Apóstoles, estaba muy enfermo.

El cáncer de garganta había regresado y su corazón amenazaba con fallar debido a una arteria obstruida y una válvula que funcionaba mal. Tenía setenta y siete años.

El cáncer se detuvo con tratamientos con cobalto, pero los problemas cardíacos persistieron.

profeta Presidente Kimball

Spencer W. Kimball

En una reunión con sus médicos y el presidente Harold B. Lee, de la Primera Presidencia, el presidente Lee le preguntó al Dr. [Russell M.] Nelson si una operación podría corregir estos problemas y cuáles eran las probabilidades de supervivencia.

“’Quirúrgicamente tendría que someterse a dos operaciones al mismo tiempo.

Una para reemplazar la válvula aórtica defectuosa y la otra para injertar la arteria coronaria obstruida para hacer un injerto de derivación’, explicó el Dr. Nelson.

‘No tenemos experiencia en operar a un hombre de setenta y siete años con insuficiencia cardíaca. Es decir, realizarle dos operaciones a la vez: una operación de válvula y una operación de corazón.

Nunca antes se ha hecho algo así que yo sepa. Implicaría un riesgo extremadamente alto. Como cirujano, no puedo recomendar esa operación’.

Entonces, el presidente Lee preguntó cuáles serían los riesgos si el Dr. Nelson procedía con la operación: ‘son incalculablemente grandes’, respondió Russell, repitiendo nuevamente: ‘No recomendaría una operación’” (Perspectivas de la vida de un profeta: Russell M. Nelson [2019], 104).

Presidente Nelson

El presidente Kimball dijo con cansancio: “Soy un anciano y estoy listo para morir”.

Se preguntó si, a su edad, tenía sentido luchar tan duro para extender su vida cuando, tal vez, había llegado su momento.

El presidente Lee se levantó y dijo con poder: “¡Spencer, te han llamado! ¡No vas a morir! Debes hacer todo lo que tengas que hacer para cuidarte y seguir viviendo”.

El doctor Russell M. Nelson realizó la cirugía con éxito. Mientras el presidente Kimball se recuperaba, el presidente Joseph Fielding Smith falleció.

Dieciocho meses después, el presidente Harold B. Lee también falleció y Spencer W. Kimball se convirtió en el duodécimo presidente de la Iglesia.

Harold B. Lee

Considerando su edad y su historial de salud, la mayoría de la gente esperaba que el cumplimiento de su llamamiento fuera un tiempo de muchos cuidados.

Sin embargo, fue una época extraordinaria de revelaciones y milagros (véase Petrea Kelly, “Spencer W. Kimball: He Did Not Give Up”, Tambuli, marzo de 1994).

¿Por qué Dios permitiría que ocurrieran tales enfermedades físicas de forma tan continua en la vida de un futuro profeta y presidente de la Iglesia restaurada del Señor?

¿Por qué ese presidente casi perdería la capacidad de hablar?

Ciertamente no conozco las respuestas a esas preguntas. Sin embargo, quizás las lecciones que aprendió a través de su sufrimiento físico y la tutoría reveladora del Espíritu Santo lo prepararon para ser el poderoso profeta, vidente y revelador en el que se convirtió.

Las enseñanzas del presidente Kimball brindan una ventana a su alma y brindan al menos una parte de la respuesta a esas dos preguntas desconcertantes. Declaró:

“Estoy agradecido de que el poder de mi sacerdocio sea limitado y se use como el Señor lo considere oportuno. No quiero curar a todos los enfermos, porque la enfermedad a veces es una gran bendición. La gente se convierte en ángeles por enfermedad” (Teachings of Spencer W. Kimball [1982], 167–68).

Cristo

M. Russell Ballard

El presidente M. Russell Ballard compartió la siguiente experiencia:

“Me detuve frente al [presidente Spencer W. Kimball] un día cuando él intentaba ayudar a un joven que se había perdido en el camino.

Sí, un joven adulto que había perdido su rumbo. Su hélice estaba tan fuera de lugar que ni siquiera estaba dando vueltas, iba en la dirección equivocada hacia el reino del enemigo.

Escuché al presidente Kimball decir en un momento clave a ese joven:

‘Muchacho, no he disfrutado el sufrimiento físico por el que he pasado. Me hubiera gustado haberme librado de él’.

suicidio Élder Holland padres celestiales

Luego, miró fijamente a este joven y dijo: ‘Sin embargo, en todo mi sufrimiento, he llegado a conocer a Dios’.

Un escalofrío recorrió mi columna vertebral y las lágrimas brotaron de mis ojos.

Oh, hermanos y hermanas, la misión es llegar a conocer a Dios.

El presidente Kimball ha aprendido – y uno lo siente cuando entra en su presencia – a controlar su cuerpo y sus apetitos físicos mediante el poder de su poderoso espíritu eterno” (M. Russell Ballard, ‘Do Things That Make a Difference’, Ensign, junio ​​de 1983).

A medida que buscamos los dones espirituales de ojos para ver y oídos para oír por el poder del Espíritu Santo, algunas de las lecciones reveladoras que aprendemos a través de las cosas que sufrimos nos preparan para recibir las bendiciones tanto de la vida terrenal como de la eternidad.

El Espíritu Santo no siempre nos va a invitar a hacer lo que sea fácil o conveniente.

De hecho, el Espíritu a veces enviará impresiones que van exactamente en contra de lo que queremos hacer.

El hecho de que nunca hubiéramos pensado en algo así por nuestra cuenta puede ser una indicación de que ha venido del Espíritu y de que nos esperan bendiciones que nunca hubiéramos imaginado.

Fuente: LDS Living

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *