8 mensajes escondidos en algunos discursos de líderes de la Iglesia de Jesucristo

conferencia general

Las notas de contenido relacionado que podemos encontrar en los discursos de la Conferencia General son tesoros de mensajes escondidos que en ocasiones pasamos por alto.

Estas notas nos brindan una perspectiva adicional con nuevas citas para reflexionar e incluso comentarios adicionales de los propios discursantes y, las de los discursos de la Conferencia General de abril de 2022, no son una excepción.

Aquí te compartimos algunos mensajes clave de las notas a pie de página que los discursantes agregaron a sus discursos cuando se publicaron por escrito.

Presidente Russell M. Nelson

“Uno de los antídotos más eficaces contra la desesperación, el desánimo y el letargo espiritual es la gratitud. ¿Cuáles son algunas de las cosas por las que podemos dar gracias a Dios?

Denle las gracias por la belleza de la tierra, por la restauración del Evangelio y por las innumerables formas en que Él y Su Hijo ponen el poder de Ellos a nuestra disposición aquí en la tierra.

Denle las gracias a Él por las Escrituras, por los ángeles que responden a las súplicas de ayuda que hacemos a Dios, por la revelación y por las familias eternas.

Y, sobre todo, den gracias a Dios por la dádiva de Su Hijo y la expiación de Jesucristo, que hace posible que cumplamos las misiones para las cuales se nos ha enviado a la tierra”.

Lee el discurso aquí.

Élder Gerrit W. Gong

“La promesa en la Pascua de Resurrección y siempre es que, en Jesucristo y por medio de Él, podemos llegar a convertirnos en nuestra mejor historia y nuestras familias pueden llegar a ser felices y eternas.

En todas nuestras generaciones, Jesucristo sana a los quebrantados de corazón, libera a los cautivos y pone en libertad a los quebrantados”. 

Lee el discurso aquí.

Élder Neil L. Andersen

“No se sorprendan si en ocasiones sus opiniones personales no están inicialmente en armonía con las enseñanzas del profeta del Señor. Esos son momentos de aprendizaje, de humildad, en los que nos arrodillamos en oración.

Caminamos hacia adelante con fe, confiando en Dios, sabiendo que con el tiempo recibiremos más claridad espiritual de nuestro Padre Celestial”.

Lee el discurso aquí.

Élder Dale G. Renlund

“Incluso las preguntas sinceras sobre las verdades reveladas parcialmente o no reveladas pueden conducirnos a “traspasar lo señalado” (Jacob 4:14). En concreto, debemos confiar “íntegramente en los méritos de aquel que es poderoso para salvar” (2 Nefi 31:19): Jesucristo.

El sugerir que se necesita algo más de lo que ofrece Jesucristo menoscaba efectivamente el alcance y el poder de Su expiación infinita. Al hacer esto, desviamos nuestra atención de la suprema “fuente [a la que deberíamos] acudir para la remisión de [nuestros] pecados” (2 Nefi 25:26)”.

Lee el discurso aquí.

Élder Quentin L. Cook

“A fin de que el mandato del Salvador de compartir el Evangelio llegue a formar parte de nuestro ser, debemos llegar a estar convertidos a la voluntad de Dios y debemos amar al prójimo, compartir el evangelio restaurado de Jesucristo e invitar a todos a venir y ver”.

Lee el discurso aquí.

Élder Kevin S. Hamilton

“Aunque al amor divino se le puede llamar perfecto, infinito, duradero y universal, es incorrecto caracterizarlo como incondicional, palabra que no aparece en las Escrituras.

Por otro lado, en muchos versículos se afirma que los niveles más elevados de amor que el Padre y el Hijo tienen por nosotros, así como ciertas bendiciones divinas que resultan de dicho amor, son condicionales”

Lee el discurso aquí.

Élder Dieter F. Uchtdorf

“A muy pocos de nosotros se nos pedirá alguna vez que sacrifiquemos nuestra vida por el Salvador, pero a todos se nos invita a consagrarle nuestra vida”.

Lee el discurso aquí.

Élder Gary E. Stevenson

“Los invito a considerar maneras de amar, compartir e invitar. Conforme lo hagan, sentirán gozo al saber que están dando oído a las palabras de nuestro amado Salvador.

No los estoy instando a hacer un nuevo programa; ustedes ya conocían estos principios desde antes. No se trata de “una cosa nueva e importante” que la Iglesia les va a pedir que hagan; estas tres cosas no son más que una mera extensión de lo que ya somos como discípulos de Jesucristo.

No se precisa una placa identificativa ni una carta. Tampoco se necesita un llamamiento formal.

A medida que estas tres cosas lleguen a convertirse en una parte natural de nuestro ser y de la manera en que vivimos, se convertirán en una manifestación automática y no forzada de amor genuino”.

Lee el discurso aquí.

Fuente: LdsLiving

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *