El pdte. Eyring comparte mensaje de paz para aquellos que piden fortaleza esta Navidad

Durante el devocional de Navidad de la Primera Presidencia, el pdte. Eyring se centró en la realidad del Salvador, Jesucristo, y Sus regalos universales de paz y amor.

Además, se dirigió a aquellos que están orando para recibir fortaleza durante esta temporada navideña para soportar sus pruebas.

“Testifico que el Salvador y el Padre han escuchado tus súplicas por alivio y aquello que es bueno para ti y para los que amas y sirves”, dijo el presidente Eyring.

Las respuestas llegarán, aseguró el presidente Eyring, como le sucedió al profeta José Smith, que suplicó: “Oh Dios, ¿dónde estás?”.

“Joseph in Liberty Jail” por Liz Lemon Swindle

“Paz a tu alma; tu adversidad y tus aflicciones no serán más que por un breve momento; y entonces, si lo sobrellevas bien, Dios te exaltará; triunfarás sobre todos tus enemigos”, dijo el presidente Eyring, citando la respuesta del Señor en DyC 121.

“Sé por mí mismo que las promesas son seguras para ti, para mí y para los que amamos. El Señor ha sentido nuestros dolores. Él nos eligió por amor. Sabe cómo ayudarnos a sentir paz en la adversidad, incluso mientras continúan las pruebas. Él enviará amigos como ángeles para estar a tu lado ‘con corazones cálidos y manos amistosas’.

Nuestro propio corazón cambiará para mejor a medida que aguantemos las pruebas personales por medio de la fe en Él. Con ese cambio, nosotros mismos seremos los amigos que el Señor puede enviar como ángeles a los demás”.

La misión del Salvador

Foto: La Iglesia de Jesucristo

También te puede interesarPresidente Eyring: Desechar el consejo del profeta es desechar la protección del Padre Celestial

Para el presidente Eyring, el verdadero espíritu de Navidad, “el gozo que se obtiene al adorar y amar al Señor Jesucristo”, crece cada vez que lee las Escrituras que le ayudan a saber quién fue Él y quién es.

“A partir de esa lectura y oración, he llegado a conocer a Jesús como Jehová, que, bajo la dirección de nuestro Padre Celestial, fue el Creador de todas las cosas”.

Al detallar la descripción que hace Pablo del Salvador en Hebreos 1: 1-6, el presidente Eyring dijo:

“Él se eleva por encima de nosotros y, sin embargo, los eventos que rodearon Su nacimiento mortal nos hacen sentir que está cerca de nosotros.

Él eligió descender de Su trono a la diestra del Padre para tomar sobre Él la mortalidad. Lo hizo por amor a cada hijo e hija espiritual de Su Padre que nacería en el mundo. Lo hizo por amor a ti y a mí”.

Fuente: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

El Hijo Amado de Dios pudo haber nacido en cualquier situación. Sin embargo, nació en circunstancias humildes donde pastores humildes le dieron la bienvenida y los sabios fueron guiados por inspiración para encontrarlo.

Cuando el líder político ordenó que mataran a Jesús, Él y sus padres terrenales, María y José, huyeron al extranjero para preservar su vida.

Después de que un ángel les dijo que podían regresar, llevaron a Jesús a Nazaret. Allí pasó casi 30 años y trabajó como carpintero, antes de que comenzara su ministerio público.

“Tal vez se pregunten, como yo, por qué fue necesario que el perfecto Hijo de Dios fuera enviado a tal misión”, dijo el presidente Eyring.

Representación de Jesús de bebé. Foto: La Iglesia de Jesucristo

Jesús describió la humilde aceptación de su llamado con estas palabras:

“Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió… Que todo aquel que ve al Hijo y cree en Él tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero” (Juan 6: 38-40).

A pesar de Su posición de poder y majestad, Jesús eligió a hombres comunes, incluidos pescadores, un recaudador de impuestos y un fanático, para que fueran sus discípulos terrenales.

“Él predicó y se relacionó con los leprosos, los enfermos, los mutilados, los despreciados. Él amó y aceptó a los más humildes entre ellos, a pesar de haber bajado de los atrios de las alturas. Él les sirvió, los amó y los exaltó”.

Fuente: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Jesús mostró bondad y moderación al soportar la oposición y el odio.

Sabía que esto era parte de la misión a la que se le había mandado: una misión “para sufrir por los pecados y las enfermedades de todos los que llegan a la vida terrenal”.

Jacob enseñó a su pueblo acerca de la expiación de Jesucristo:

“¡Oh, cuán grande es la santidad de nuestro Dios!… [Viene] al mundo para salvar a todos los hombres, si estos escuchan su voz; porque he aquí, Él sufre los dolores de todos los hombres, sí, los dolores de toda criatura viviente… Y sufre esto a fin de que la resurrección llegue a todos los hombres, para que todos comparezcan ante él en el gran día del juicio” (2 Nefi 9: 20-22).

“Ama como Él amó”

mujeres

Fuente: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

El bebé de Belén era el Hijo de Dios, enviado por el Padre para convertirse en el Salvador del mundo. “Él es nuestro ejemplo”, dijo el presidente Eyring.

“Para tener el espíritu navideño, debemos tratar de amar como Él amó. Sus palabras para ti y para mí son ‘Amaos los unos a los otros, como yo os he amado’ (Juan 15:12).

Puedes sentir el espíritu navideño, como yo, en esas palabras. He sentido la luz y el optimismo que proviene de la influencia del Espíritu Santo cada vez que recuerdo y medito en el ejemplo del Salvador del mundo”.

“Us With Them And Them With Us” por Caitlin Connolly

Mormón enseñó que el Señor está listo para ayudarnos en “lo que nos suceda”, dijo el presidente Eyring.

“Porque he aquí, sabiendo Dios todas las cosas, dado que existe de eternidad en eternidad, he aquí, él envió ángeles para ministrar a los hijos de los hombres, para manifestar concerniente a la venida de Cristo; y que en Cristo habría de venir todo lo bueno…

Y tan ciertamente como Cristo vive, habló estas palabras a nuestros padres, diciendo: Cuanto le pidáis al Padre en mi nombre, que sea bueno, con fe creyendo que recibiréis, he aquí os será concedido” (Moroni 7: 22-26).

Jesús

Jesús Wept por Pastor Dewey Moede.

El presidente Eyring testificó que las promesas del Señor son seguras para todos los que sobrellevan las pruebas mediante la fe en Él.

“Como testimonio Suyo, testifico que el bebé nacido en Belén es Jesucristo, el amado Hijo de Dios. Prometo que al pedirle al Padre Celestial con fe y en el nombre de Jesucristo, el Espíritu les traerá sentimientos de paz a ti y a tus seres queridos.

Te expreso mi amor y mi deseo de que tengas una feliz Navidad, este año y siempre”.

Fuente: Church News

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *