A menudo, cuando alguien muere se puede decir que fue en “el tiempo del Señor”. Sin embargo también he oído decir que no todas las muertes suceden en “el tiempo del Señor”, como el asesinato.

Pero ¿qué pasa con los errores médicos, los accidentes, el mal juicio de un cuidador de la salud, la negligencia y los errores humanos, y los conductores ebrios? No todas las muertes suceden en “el momento del Señor”, ¿verdad?

También te puede interesar: Cómo encontrar paz cuando tus expectativas no van de acuerdo con la realidad

Respuesta

Para aquellos que han hecho y guardado sus convenios con Dios, no existe un mal momento para morir. Él conoce todas nuestras pruebas y ha hecho convenio con nosotros para que cada uno de estos desafíos sea para nuestro propio beneficio.

En el Libro de. Mormón, Lehi le dijo a su hijo Jacob,“[Dios] consagrará tus aflicciones para tu provecho”. Eso incluye la muerte. Entonces, en ese sentido, cuando un hombre o una mujer que se esfuerza por hacer lo justo fallece podríamos decir que fue en “el momento del Señor”.

Los que no están bajo el convenio parecen estar en una categoría diferente. Cuando Ammón se enfrentó al padre de Lamoni, él declaró: 

“Mas si tú, en este momento cayeses en tu ira, tu alma no podría ser salva”.

La salvación requiere que nosotros sigamos a Dios y participemos de la expiación de Cristo, algo quizás extraño para aquellos que no conocen a Dios y que están consumidos por la ira u otras pasiones. 

En el caso del anciano rey, el padre de Lamoni, el Señor hizo posible que él no muriera en ese momento sino que se él tuviera la oportunidad de seguirlo.

En esa ocasión las cosas salieron bien, sin embargo esa misma situación sucede a diario en el mundo, entre todos los pueblos, comunidades y países, y muchos no son tan sabios como el anciano rey en las decisiones que toman.

muerte

Para aquellos que no aprovechan esta vida como un tiempo de preparación para encontrarse con Dios, la muerte se convierte en algo que puede causar temor. 

A diferencia de los miembros de la Iglesia, para quienes la muerte es un alivio del dolor y un reencuentro con nuestra familia, amigos y el mismo Dios, los inicuos y los que no se arrepienten pueden encontrar la muerte como algo muy amargo.

En tales casos, no puedo decir si su muerte es en “el momento del Señor”. Ni siquiera estoy seguro de lo que significaría la frase en ese caso. El Señor busca salvar a Sus hijos, a todo Sus hijos, no condenarlos, y para los que no desean arrepentirse, la muerte es un tipo de condena.

Por otro lado, el Señor permite que todos cosechen las acciones y decisiones que sembraron, y eso también incluye la muerte física y espiritual.

Entonces, ¿ocurre la muerte de un hombre o una mujer inicua en “el tiempo del Señor”? Supongo que la respuesta a eso depende de cómo veas la situación.

Mi consejo para ti es que sigas haciendo todo lo posible por seguir la senda del evangelio aferrándote a la barra de hierro, y así nunca tener que preocuparte por la muerte.

Para el pueblo del Señor, todo siempre sucede en Su tiempo.

Fuente: askgramps.org