El día 24 de abril, el Periódico “The Columbus Dispatch” publicó una noticia sobre la ayuda por parte de los misioneros mormones a los refugiados que se encuentran en los Estados Unidos.

También te puede interesar:Mensaje del Presidente Uchtdorf acerca de los Refugiados

Aquí está la publicación:

Tulasi Bisda es una refugiada butanesa-nepalí de 74 años a quien le encanta bromear con los cuatro jóvenes que han venido a Columbus para ayudarla a ella y a otros a aprender inglés.

Cuando se le preguntó si le gusta trabajar con ellos, ella exclamó “¡No!” para luego sonreír y señalar que estaba bromeando.

Los misioneros han llegado a entender que, aunque Bisda es pequeña en tamaño, ella  es grande en espíritu y está llena de entusiasmo.

Tulasi Bisda trabaja con Bryson Bean, Tanner Garner, William Valadez y Keith Pells, todos ellos de 19 y 20 años de edad, para aprender Inglés en el Centro Comunitario Butanés de Ohio Central. Los cuatro son ayudantes de los maestros en una clase que se dicta cada jueves por la tarde  en el Centro Comunitario.

Los jóvenes, todos misioneros de Utah de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, no sólo están ayudando a Bisda a aprender inglés, ellos también estudian durante horas todos los días para aprender su lengua materna, el nepalí.

refugiados

“Estas personas son increíbles; son una maravilla.” Dijo el misionero Valadez de los butaneses y nepalíes que conoció, muchos de los cuales los han acogido calurosamente en sus hogares.

Los misioneros son cuatro de menos de una docena de misioneros mormones en todo el mundo que trabajan con la comunidad butanesa-nepalí. En total, la Iglesia SUD tiene 71,000 misioneros que trabajan en comunidades en todo el mundo.

Más de 20,000 refugiados butaneses y nepalíes viven en Columbus, dicen que son sus defensores. La Iglesia SUD se dio cuenta de que podría ayudar a darles la bienvenida al país y a Columbus utilizando los recursos de la Iglesia, dijo Kevin Birch, Presidente de la Estaca Este de la Iglesia en Columbus Ohio.

Birch también comentó que se dio cuenta por primera vez de que aquella población existía y que estaban creciendo en Ohio, fue cuando una pareja butanesa-nepalí se mudó al área desde Utah hace tres años.

Ellos comenzaron a asistir a una capilla local de los Santos de los Últimos Días, y Birch compartió que el barrio tenía problemas para comunicarles el Evangelio debido a la barrera del idioma.

Como solución, Birch pidió que se asignaran cuatro misioneros a Columbus para que prestasen servicios en la comunidad butanesa-nepalí. Los misioneros actuales que trabajan en Columbus son parte del segundo grupo. Dos vinieron antes que ellos, y muchos más vendrán después, dijo Birch.

Los misioneros mormones sirven por dos años y ponen tiempo en sus horarios para estudiar y reunirse semanalmente con un tutor nepalí.

Birch comentó que esperan que los misioneros ayuden a los refugiados a adquirir habilidades para ser más autosuficientes, como aprender inglés y convertirse en ciudadanos. Birch también compartió que desea que los refugiados entiendan el Evangelio, su propósito y el poder del bautismo.

Sudarshan Pyakurel, Director Ejecutivo del Centro Comunitario Butanés de Ohio Central, comentó que los refugiados butaneses-nepalíes comúnmente practican una de las tres religiones: el cristianismo, el hinduismo o el budismo. Los refugiados en general son flexibles en términos de religión y también son abiertos a discutir otras religiones con los misioneros.

refugiados

“Es útil”, dijo Pyakurel sobre el trabajo de los misioneros mormones en el centro comunitario. “Es un ganar-ganar para ambos grupos.”

Los misioneros que están actualmente en Columbus dicen que pasan muchas horas en la comunidad ayudando a los refugiados de la forma en que lo necesiten. Los ayudan a moverse, configuran el Wi-Fi y los acompañan a comprar automóviles. También hacen visitas a sus hogares, que a menudo incluye comer con los refugiados butaneses y nepalíes.

“Tenemos la oportunidad de enseñar a las personas y ellos también nos enseñan.” dijo el misionero Valdez. “Les encanta enseñarnos nepalí.”

Los misioneros no son los únicos miembros de los Santos de los Últimos Días que ayudan a los nepalíes de la localidad. Lewis y Janis Muhlestein han estado trabajando con los refugiados butaneses y nepalíes durante algunos años, desde que ellos visitaron el centro comunitario mientras que Lewis estaba “curioseando” por el lugar.

La pareja, él de 80 y ella de 72 años de edad, son miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Él y los cuatro misioneros de la ciudad reciben clases de nepalés en el centro comunitario. También ayudan a los refugiados para que puedan tomar su examen de ciudadanía y hablar el inglés en sus hogares.

“El hecho de que estas personas estuvieron en los centros de refugiados durante tanto tiempo y luego las llevas a una nueva sociedad es algo que no puedo comprender.” expresó Muhlestein. “Realmente necesitamos acercarnos y ayudarlos.”

Este artículo fue escrito originalmente por Columbus Dispatch y fue publicado por ldsliving.com bajo el título: “Columbus Dispatch” Features Mormon Missionaries Teaching English to Refugees