El último día del mes, me pareció irónicamente apropiado reconocer que septiembre es el Mes Nacional para la Preparación.

En un extraño giro del destino, el mundo vio un alarmante número de desastres naturales en agosto y septiembre que han dejado miles y miles de personas, desde Washington hasta México, sin hogar y sin necesidades básicas. También hemos visto un admirable flujo de apoyo y servicio de innumerables personas y organizaciones en todo el país.

Voluntarios de Manos Mormonas que Ayudan

como preparase para los últimos días

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha establecido una reputación por ser uno de los primeros en la escena, cuando el desastre ocurre. No conozco ninguna organización religiosa que haga hincapié en la preparación y en la ayuda de nuestros vecinos necesitados, como lo hace la Iglesia SUD, pero no soy ni la primera ni seré la última mormona en admitir que podría hacer mucho más para prepararme a mí y a mi familia para lo inesperado.

Crear una cultura de preparación

como prepararse para los últimos días

Brock Long, el recientemente nombrado Director de FEMA, dijo lo siguiente sobre la preparación:

“Creo que los últimos 35 días han sido un golpe en el estómago para los estadounidenses que no tenemos una verdadera cultura de preparación en este país. Y tenemos mucho trabajo por hacer. Ya sea en la educación y el estar listos, no es sólo decir, hey, tienen tres días de suministros listos. Es más que eso. Es también la gente que tiene las finanzas y los ahorros para poder superar emergencias simples. Tenemos que pulsar el botón de restablecimiento y crear una verdadera cultura de preparación a partir de una edad muy temprana y desde ahí a los mayores”.

Las palabras del señor Long hacen eco a las repetidas advertencias de los líderes de la Iglesia de prepararse para las calamidades, mencionadas en las Escrituras, que marcan los últimos días. En general, creo que muchos miembros de la Iglesia están haciendo buenos esfuerzos para seguir ese consejo (mis suegros tienen uno de los suministros de comida más extensos y mejor organizados que he visto), pero según algunos expertos, estos esfuerzos son a veces de corta duración, o se centran en las mercancías equivocadas. Al parecer, hay una desconexión entre el almacenamiento de suministros y tener una “verdadera cultura de preparación”.

Preparación para emergencias

como prepararse para los ultimos dias

 

Viviendo en la relativa facilidad y comodidad de los tiempos modernos, creo que muchos de nosotros (yo incluída) a veces olvidamos permanecer vigilantes y diligentes en nuestros esfuerzos por prepararnos. Creo que esto se debe en parte al volumen de información del que disponemos. Cuando tu feed de noticias está lleno de titulares sobre protestas y disturbios, genocidio, guerras múltiples, ataques cibernéticos, corrupción política, colapso económico, escasez de hambre y agua y desastres naturales, muchos de ellos comienzan a perder su valor de impacto.

La otra parte se debe a nuestra propia distracción. Sé que no soy la única que descubre, tras reflexionar, que ha sido “perezosa”, sin ninguna intención de serlo. La mayoría de nosotros no podemos hacer las cosas que debemos porque dilatamos el hacerlas, no porque no creamos lo que se nos enseña. Las necesidades inmediatas (o deseos) son la distracción perfecta de las necesidades a largo plazo.

Los acontecimientos recientes nos dan un amplio recordatorio de la importancia de la preparación para todo tipo de calamidades. La página de preparación para emergencias de la Iglesia proporciona enlaces a numerosos recursos: las Escrituras, las enseñanzas de las autoridades generales y las guías para recolectar el almacenamiento de alimentos, gestionar las finanzas, evitar la deuda y aumentar la autosuficiencia.

como prepararse para los ultimos dias

A medida que avanzan los últimos días, entendemos que algunas de las mayores catástrofes que enfrentaremos en este mundo son espirituales. Mucho más a menudo que cualquier desastre natural, veo amigos y conocidos que dejan sus testimonios echarse a perder y dar la espalda a la Iglesia. Después de toda la planificación física que podemos hacer, el élder James J. Hamula dice que “no hay más preparación esencial para el gran día del Señor que atender al llamado del Salvador a arrepentirse y ser santificado” (Mandamientos, Calamidades y la Segunda Venida).

Sabemos que las cosas no serán más fáciles a medida que la Segunda Venida se acerca. Creo que hablo por muchos cuando digo que, cuando llegue el momento, quiero estar lista para lo que pueda suceder. Si hacemos los preparativos necesarios, no “temeremos” (Doctrina y Convenios 38:30), no sólo porque tenemos nuestras mantas de emergencia, sino porque tendremos al Señor a nuestro lado también.

Este artículo fue escrito originalmente por Holly Black y fue publicado en mormonhub.com, con el título Hurricanes, Earthquakes, and Fires: Preparing for the Last Days Español © 2017