Cuando fui a la misión, hablábamos un poco acerca de encontrar ese “contacto de oro”. En estos días, con mayor frecuencia escucho la frase “casi mormón”, pero significa lo mismo: esa persona con la que te encuentras, quien lleva camisa blanca y corbata, nunca bebió ni fumó, da generosas ofrendas en su iglesia actual y tiene seis hijos que son como un árbol de albaricoque que llenan la primera fila de la Primaria.

En otras palabras, estaba dispuesto y listo para llamar a los justos al arrepentimiento. No quería tener que cargar con el investigador que estaba luchando para vencer una adicción a la nicotina, o la investigadora que no se casaba con su novio con quien vivía, o el que jugaba bolos los domingos. No hay necesidad de llenar la reunión sacramental con personas que solo van a pasar horas en la oficina del obispo.

Al hacerme mayor me he dado cuenta, que hay cosas que necesitamos más y algunas menos en la reunión sacramental; la idea de empapelar la capilla con 200 personas esperando con paciencia angélica ser convertidas, es  probablemente equivocado y poco realista. Tal vez el Salvador hubiera escogido una multitud muy diferente de lo que lo haríamos nosotros.

Tatuajes por ejemplo. Sé que para la mayoría de nosotros, lo primero en lo que pensaríamos cuando vemos a alguien con mangas de tinta no es “qué buen presidente de cuórum de élderes sería”, pero ¿por qué no? El evangelio es transformador: nuestro enfoque es menos sobre lo que sucedió ayer y más sobre lo que podemos llegar a ser hoy.

Una amiga con un tatuaje visible preguntó a nuestro obispo en ese momento si debería quitarse el suyo. Él preguntó por qué.  Ella le explicó que algunas de las hermanas de la Sociedad de Socorro parecían estar molestas por eso. Su consejo fue “Deja que se molesten. Eso no dice nada acerca de quién eres ahora”. No podría estar más de acuerdo. No menospreciemos los tatuajes solo porque los signos persistentes de nuestras propias fallas son menos visibles.

Y necesitamos más personas de color. No, eso es demasiado genérico. Muchas congregaciones de Estados Unidos tienen montones de personas hispanas y asiáticas, y no se puede arrojar una piedra en esta iglesia sin golpear a un tongano. (Y cuando lo haces, él te sonreirá como si no sintiera nada. Ama a esa gente.) No, lo que necesitamos más en las congregaciones de los Estados Unidos es la gente negra. Esto no es una cosa de diversidad. Es una falla en predicar el evangelio.

tatuajes en la iglesia

El trabajo misional entre afroamericanos puede ser un desafío (serví parte de mi misión en el lado sur de Chicago), y parte de esto se debe a nuestra historia con respecto a las restricciones del sacerdocio. Pero también es un síntoma de nuestra incapacidad para comunicar bien el glorioso mensaje del evangelio y asegurarnos de que todos los que caminan por nuestras puertas sean bienvenidos. En algunos lugares, lo estamos haciendo mejor con esto que en otros, pero queda mucho trabajo por hacer para asegurarnos de que estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo para compartir nuestro mensaje de manera efectiva con todos.

Y trae a los gays. Necesitamos más LGBT en nuestros SUD. Es una venta difícil para la Iglesia debido a nuestra posición sobre el matrimonio homosexual, y gran parte de la comunidad LGBT resiente lo que ellos creen que son mensajes mixtos en el mejor de los casos. Pero eso no es todo el mundo, y mi experiencia es que hay más de unas pocas personas LGBT que sienten una gran afinidad con la Iglesia y desean participar de una manera más significativa. Sin embargo, sigo escuchando a los miembros hacer comentarios como: “¿Por qué una persona gay quiere ser mormona?” No lo sé, pero probablemente por la misma razón que un resentido santurrón quiere ser mormón. No podemos decidir quién “pertenece” al reino de Dios. Dios lo hace. Y se nos ha dicho claramente que la mera orientación sexual no excluye a nadie de ninguna de las bendiciones de la Iglesia.

Nuestras propias actitudes, sin embargo, pueden crear un gran escollo para los miembros y visitantes LGBT, y eso simplemente es inexcusable. Las personas LGBT tienen el derecho de ser tratados como miembros esenciales y necesarios del cuerpo de Cristo en lugar de como cánceres en ese cuerpo. Haríamos bien en superar nuestros prejuicios y estar dispuestos a invitar, compartir, amar y servir al lado de los miembros e investigadores LGBT.

Hay muchas otras cosas a las que daría la bienvenida en nuestras reuniones de sacramentales. El olor a tabaco. Marcas de agujas. Aliento que lleva una indirecta o más de alcohol. Y bigotes.

Más aún, lo que creo que podemos usar más es la compasión, la tolerancia y el amor como el de Cristo. Su ministerio era todo acerca de las personas en los extremos. La enfermedad física y mental. Los marginados. La adúltera. Los poseídos. Haríamos bien siguiendo ese ejemplo abrazando a quien pueda ser elevado, consolado y nutrido a través de la exposición al evangelio.

En otras palabras, a todos.

Este artículo fue escrito originalmente por Rob Ghio y fue publicado en MormonHub.com, con el título Tattoos and Other Things We Could Use More of at Church Español © 2017