Cómo esta escritura del Libro de Mormón inspiró el mantra de equipo campeón de la NBA

El Dr. Craig Manning ha trabajado con algunos de los mejores atletas del mundo.

El año pasado, trabajó con los Cleveland Cavaliers cuando ganaron el campeonato de la NBA.  Y, ¿este año? Trabajó con los Milwaukee Bucks en su mantra antes de campeonar en la NBA.

Esta semana, en una entrevista de podcast, el Dr. Manning reveló que a veces usa una fuente de inspiración poco común para motivar a los atletas con los que trabaja: el Libro de Mormón.

El siguiente extracto ha sido editado para mayor claridad. 

También te puede interesar: Campeón de la NBA declara que antes de salir a un juego de básquet escucha “Soy un hijo de Dios”

Morgan Jones: ¿Cómo diría que podemos acceder a la expiación de Jesucristo para ayudarnos a tener control sobre nuestras mentes y conquistar al adversario de esa manera?

Dr. Craig Manning: Esta es mi propia interpretación de la expiación. Al contemplar el futuro y recordar mis errores del pasado, me siento inspirado a no volver a cometer los mismos errores. Me arrepiento, me esfuerzo por intentarlo y ser cada vez mejor.

También me da temor el futuro, lo desconocido. No tengo control directo del futuro. Sin embargo, tengo fe en el Señor, en que, si hago mi parte en el presente, Él me ayudará a hacer mejor las cosas y aprender de mis errores.

Luego, Él me ayudará a ver la dirección correcta y saber qué debo hacer para enfrentar la incertidumbre del futuro.

Una de mis escrituras favoritas es 3 Nefi 13: 34:

“Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán por sus propias cosas. Basta el día para su propio mal”. 

Siempre me ha sorprendido que el Señor use la palabra “maldad”. Sin embargo, lo que me encanta de lo que está diciendo es que vamos a aprender a enfocarnos en el presente y hacer nuestro mejor esfuerzo ahora.

Permitamos que el Señor nos refine a través de nuestros errores. Él nos ayuda a progresar, a ser capaces de aprender del pasado y seguir avanzando.

Luego, si tenemos la fe para permanecer en el presente, el Señor se encargará de disipar nuestro temor al futuro y nos ayudará a navegar a través de él.

Me gusta otra escritura en la que dice que el Señor nos da las cosas “poco a poco”. Así es cómo el nos ayuda a navegar por la incertidumbre del futuro. O, al menos es así como trato de aplicar la expiación para mí.

Morgan Jones: Creo que lo que mencionó, es muy bueno. De hecho, anoche tuve una conversación sobre la incertidumbre del futuro. Creo que a veces nos vemos atrapados tratando de analizar cómo van a ir las cosas más adelante, en lugar de tomar lo que tenemos en el presente y confiar en Dios. Es muy fácil estancarnos en eso.

Dr. Craig Manning: Es muy difícil confiar en que el futuro se arreglará solo por hacer nuestro máximo esfuerzo en el presente. Es muy difícil.

Por ejemplo, con los Milwaukee Bucks, una de las cosas más importantes que hicimos durante las eliminatorias fue tratar de concentrarnos constantemente en una posesión a la vez y en los muchachos del equipo.

Así que priorizar nuestras fortalezas fue un tema importante durante las eliminatorias. Utilicé la parábola de los talentos con los muchachos.

La mayoría de los muchachos del equipo son religiosos. Entonces, hablamos abiertamente sobre este tema. A ellos les encanta porque también les gusta que mencione la ciencia.

Yo digo: “Esto es lo que dice la ciencia, pero aquí también hay una escritura que la respalda”.

Hay al menos cinco muchachos en el equipo que aman eso porque la referencia viene de las escrituras, viene de Dios. No proviene solo de la ciencia.

Una de las cosas más importantes es aprovechar nuestras fortalezas, como en la parábola de los talentos. Así que, hablé de eso con muchos de los jugadores.

Luego, tomé la escritura sobre permanecer en el presente y les dije:

“Concéntrense en el presente, no se adelanten… manténganse enfocados en lo que estamos haciendo”.

Quizás estoy revelando un poco de nuestro secreto aquí, pero no importa porque es para la Iglesia.

Aprovechamos nuestras fortalezas y nos enfocamos en el presente. Eso fue lo que nos permitió fortalecer nuestra defensa y hacer una parada a la vez. Además, lo mencionado se convirtió en nuestro mantra, “una parada defensiva a la vez”.

Así es como sentimos que podíamos vencer a los Nets, y en particular a los Suns. La única forma en que podíamos vencerlos era si podíamos cerrarlos.

Con solo ver la obra del evangelio, ganamos un campeonato de la NBA. Eso fue algo importante. Aprovechar nuestras fortalezas y hacer una parada defensiva a la vez. Esas dos cosas nos ayudaron mucho durante todo ese tiempo.

Fuente: LDS Living

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *