“La invitación del Presidente Nelson me pareció una invitación personal. La Iglesia necesita mi voz como mujer Santa de los Últimos Días.” 

MONTEVIDEO, Uruguay – Durante su reciente gira a cinco países de Sudamérica, del 19 al 28 de octubre, el Presidente Russell M. Nelson se reunió con Sergio Rubin, el biógrafo oficial del Papa Francisco, para una entrevista.

También te puede interesar: 4 Invitaciones del Presidente Nelson para las mujeres de la Iglesia

Junto con otros trabajadores de la Iglesia y de Deseret Management Corporation, se me permitió asistir y escuchar la entrevista del 26 de octubre en Uruguay.

Como periodista y escritor argentino, el Sr. Rubin tenía muchas preguntas para el Presidente Nelson.

Ambos hablaron sobre el crecimiento de la Iglesia en América del Sur, el Templo de Roma Italia, el aborto, la atracción entre personas del mismo sexo, la poligamia, la historia familiar, la autosuficiencia y la libertad religiosa.

president nelson

El Presidente Nelson se mostró seguro en cada respuesta.

“La familia está siendo atacada y la religión está siendo atacada”, declaró él. “Pero confiamos en que la familia prevalecerá y la religión prevalecerá.”

Sin embargo, la pregunta que más me interesó fue la pregunta que el Presidente Nelson eligió no responder.

“Muchas iglesias están dirigidas por hombres, excluyendo a las mujeres”, dijo el Sr. Rubin. “¿Es este el caso de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días?”

“Bueno”, dijo el Presidente Nelson, “deberías hablar con una mujer al respecto.”

El Presidente Nelson se volvió y miró a Sheri Dew, Vicepresidenta Ejecutiva de Deseret Management Corporation, Directora Ejecutiva de Deseret Book Company y ex miembro de la Presidencia General de la Sociedad de Socorro.

Sheri Dew

Sheri Dew

“¿Puedes ayudarme con la respuesta sobre el papel de las mujeres en la Iglesia?”, Le preguntóel Profeta. Él le indicó que se acercara a la cámara.

La hermana Dew le dijo al Sr. Rubin que a él le costaría mucho encontrar una iglesia en donde muchas mujeres tengas más autoridad que en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

“Hay cientos de miles de mujeres, en este momento, que tienen oportunidades y expectativas legítimas de liderazgo. Como mujeres en la Iglesia enseñamos y predicamos, exponemos la doctrina, servimos en misiones como misioneras proselitistas de tiempo completo y tenemos responsabilidades de liderazgo”, expresó la hermana Dew.

Luego agregó, “De hecho, me siento ennoblecida al ser una mujer Santa de los Últimos Días. Todas las oportunidades de crecimiento que he tenido se han producido gracias a la Iglesia.”

El Presidente Nelson miró al Sr. Rubin y dijo: “Es mejor que venga de una mujer que de mí.”

El Sr. Rubin estuvo de acuerdo. “Ese es un testimonio en vivo”, comentó.

belleza exterior

El mensaje fue poderoso. Cuando se le dio la oportunidad de hablar sobre las mujeres en la Iglesia, nuestro Profeta no había habló sobre la doctrina de la Iglesia o la autoridad del sacerdocio. No habló de su esposa ni de nueve hijas, ni se basó en uno de los muchos discursos que ha pronunciado sobre las mujeres. 

En su lugar de ello, él llamó a una mujer para que hablara por sí misma.

La invitación del Presidente Nelson a la hermana Dew también me pareció una invitación personal. La Iglesia necesita mi voz como mujer Santa de los Últimos Días. Eso es lo que sé ahora que no sabía antes de la gira ministerial en Sudamérica.

Nunca olvidaré la forma en que el Presidente Nelson vio a la hermana Dew responder a la pregunta del Sr. Rubin. Era una mirada que reflejaba gratitud y confianza para con todas las mujeres Santas de los Últimos Días.

ministrar

Los mensajes del Presidente Nelson para las mujeres siempre han sido significativos.

“¡Mis queridas hermanas, las necesitamos!”, Dijo durante la Conferencia General de octubre. “Necesitamos de su fortaleza, su conversión, su convicción, su capacidad para dirigir, su sabiduría y sus voces.”

Es un sentimiento que sé que él cree.

La Iglesia necesita nuestras voces. Debemos estar listas El Presidente Nelson nos ha pedido a cada uno de nosotras que hablemos por nosotras mismas.

Este artículo fue escrito originalmente por Sarah Jane Weaver y fue publicado originalmente por thechurchnews.com bajo el título “How President Nelson taught me that the Church needs my voice as a Latter-day Saint woman