Control de la Natalidad: Lo que los Profetas han dicho en realidad

control de la natalidad

En una iglesia que está tan enfocada en las familias y en la castidad, tiene sentido en que algunos de nosotros estemos algo confundidos sobre cuál es la postura sobre el control de la natalidad. A lo largo de las décadas, los líderes de la Iglesia han dicho muchas cosas.

Aquí hay algunas cosas que han dicho en los últimos años:

Presidente Gordon B. Hinckley, 1984

control de la natalidad

“Me siento ofendido por la sofistería de que la única suerte de la mujer de los Santos de los Últimos Días sea estar descalza y embarazada. Es una frase ingeniosa, pero es falsa. Por supuesto, creemos en los niños. El Señor nos ha dicho que nos multipliquemos e hinchemos la tierra para que podamos tener gozo en nuestra posteridad, y no hay mayor alegría que la alegría que proviene de los niños felices en buenas familias. Pero él no designó el número, ni la Iglesia lo ha hecho. Ese es un asunto sagrado que depende de la pareja y del Señor. La declaración oficial de la Iglesia incluye: ‘Los esposos deben ser considerados con sus esposas, quienes tienen la mayor responsabilidad no solo de tener hijos, sino de cuidarlos durante la infancia, y deben ayudarlos a conservar su salud y fortaleza. Las parejas casadas deben ejercer el autodominio en todas sus relaciones. Deben buscar la inspiración del Señor para enfrentar sus desafíos matrimoniales y criar a sus hijos según las enseñanzas del Evangelio” (Manual general de instrucciones [1983], página 77)” (Piedras angulares de un hogar feliz, 6).

Élder Dallin H. Oaks, Conferencia General de octubre de 1993

control de la natalidad

¿Cuántos niños debería tener una pareja? ¡Todos los que puedan cuidar! Por supuesto, cuidar a los niños significa más que simplemente darles vida. Los niños deben ser amados, nutridos, enseñados, alimentados, vestidos, alojados y bien iniciados en sus capacidades para ser buenos padres. Ejerciendo fe en las promesas de Dios de bendecirlos cuando cumplen sus mandamientos, muchos padres SUD tienen familias numerosas. Otros buscan pero no son bendecidos con niños o con la cantidad de hijos que desean. En un asunto tan íntimo como este, no deberíamos juzgarnos los unos a los otros”.

Élder Jeffrey R. Holland, Devocional SEI, 2015

control de la natalidad

 

“Hermanos y hermanas, creo que tenemos que empezar antes para enseñar a nuestros alumnos el lugar del matrimonio y la familia en el gran plan de la felicidad. Esperar hasta que estén en edad de casarse nos pone detrás de la curva. Y no tengo que decirles que las tendencias sociales, los estándares morales en declive y la “imaginación vana” del entretenimiento popular estarán regularmente en oposición a esa enseñanza.

Por ejemplo, es alarmante para nosotros que en los últimos 50 años la edad media natural para que los hombres se casen ha aumentado de los 22 a los 28 años. Esa es la figura del mundo, no de la Iglesia, pero finalmente seguimos al mundo de alguna manera en gran parte en sus tendencias sociales. Agreguen a esto influencias tan diversas en los jóvenes como la mayor disponibilidad de control de la natalidad, el aumento moralmente destructivo de la pornografía, una mayor desafiliación con la religión institucional, la búsqueda generalizada de bienes materiales en general, el surgimiento del pensamiento posmoderno con su escepticismo y subjetividad y ven el contexto de ansiedad y miedo que puede sentir una generación en ascenso. Con este tipo de vientos soplando en sus vidas, pueden dañarse casi antes de que la vida de casados haya comenzado”.

Otros recursos de la iglesia

El Manual de la Iglesia 2

control de la natalidad

 

“Es el privilegio de las parejas casadas que son capaces de tener hijos proporcionar cuerpos mortales para los hijos espirituales de Dios, a quienes luego son responsables de nutrir y criar. La decisión sobre cuántos hijos tener y cuándo tenerlos es extremadamente íntimo y privado y debe dejarse entre la pareja y el Señor. Los miembros de la iglesia no deben juzgarse entre sí en este asunto”.

“Las parejas casadas también deben entender que las relaciones sexuales dentro del matrimonio están aprobadas divinamente no solo para el propósito de la procreación, sino también como una forma de expresar amor y fortalecer los vínculos emocionales y espirituales entre el esposo y la esposa”.

Leales a la fe

control de la natalidad

“Cuando las parejas casadas son físicamente aptas, tienen el privilegio de proporcionar cuerpos terrenales para los hijos espirituales de nuestro Padre Celestial. Así toman parte en el gran plan de felicidad, el cual permite que los hijos de Dios reciban cuerpos físicos y tengan la experiencia de la vida terrenal.

Si eres casado, tú y tu cónyuge deben hablar sobre la sagrada responsabilidad de traer hijos al mundo y de nutrirlos en rectitud. Al hacerlo, tomen en cuenta la santidad y el significado de la vida; mediten en el regocijo que se recibe al tener hijos en el hogar; consideren las bendiciones eternas de tener una buena posteridad. Con un testimonio de estos principios, tú y tu cónyuge estarán preparados para decidir, con oración, cuántos hijos tener y cuándo tenerlos. Esas decisiones deben tomarlas ustedes dos y el Señor.

Al conversar acerca de este asunto sagrado, recuerda que las relaciones sexuales dentro del matrimonio son divinamente aprobadas. Aunque uno de los propósitos de esas relaciones es proporcionar cuerpos físicos para los hijos de Dios, otro objeto es expresar amor mutuo y unir al esposo y la esposa con lealtad, fidelidad, consideración y un propósito común”.

Página de temas de LDS.org para “Control de la natalidad”

control de la natalidad

Los niños son una de las mayores bendiciones en la vida, y su nacimiento en familias amorosas y afectuosas es fundamental para los propósitos de Dios para la humanidad. Cuando el esposo y la esposa son físicamente capaces, tienen el privilegio y la responsabilidad de traer niños al mundo y nutrirlos. La decisión de cuántos hijos tener y cuándo tenerlos es un asunto privado para el esposo y la esposa. “Aquellos que son físicamente capaces tienen la bendición, la alegría y la obligación de tener hijos y formar una familia. Esta bendición no debe posponerse por razones egoístas“. Las relaciones sexuales dentro del matrimonio no son solo para el propósito de la procreación, sino también como un medio para expresar amor y fortalecer los lazos emocionales y espirituales entre el esposo y la esposa”. Sin embargo, “decisiones sobre el nacimiento, el control de la natalidad y las consecuencias de esas decisiones dependen exclusivamente de cada pareja casada”.

Este artículo fue escrito originalmente por Jannalee Sandau y fue publicado en ldsliving.com, con el título Birth Control: What the Prophets Have Actually Said Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company

| Fortaleciendo a las Familias
Publicado por: Patricia Ortiz R. de Verano
Miembro de la Iglesia, sirvió en la misión Colombia Bogotá Sur. Es esposa, mamá y educadora en idiomas extranjeros (Inglés, Francés, Italiano), con Certificaciones Internacionales en Inglés, Diplomado en Traducción . Con experiencia en Marketing. Aficionada a la escritura, música, pintura, y a todo lo relacionado con el arte y el aprendizaje.
final de los tiempos
Deja de Usar el "Fin de los Tiempos" como una Excusa
perfección
4 Cosas de las que muchos mormones se preocupan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *