15 bendiciones por asistir al templo

templo del Señor

“El saber que mi esposa y yo estaremos unidos por siempre, me infunde una paz indescriptible; no hay bendición más preciada para mí”

 

Hoy día, afrontamos cada vez más,  desafíos por motivo de estar en este mundo caído. A pesar de ello, tenemos la bendición de vivir en una época en la que el Señor ha proporcionado templos sagrados. El templo es, literalmente, la Casa del Señor y está reservado para ordenanzas de importancia eterna. Ahora compartiré contigo 15 bendiciones espirituales especiales que se reciben por asistir regularmente al templo:

  1. Estaremos en condiciones de soportar y vencer toda prueba y tentación.
  2. Tendremos una perspectiva espiritual más elevada y clara; un sentido de propósito a nuestras vidas y paz a nuestras almas, no la paz que ofrecen los hombres, sino la paz que prometió El Cristo.
  3. Experimentaremos un sentimiento de cercanía al Señor1 “No creo que haya lugar en el mundo en el que me sienta más cerca del Señor que en uno de sus santos templos”. —Presidente Thomas S. Monson.2
  4. Al entrar, dejamos atrás cualquier nube de distracción y confusión del mundo, viendo lo que antes no veíamos y hallando soluciones a dificultades, que hasta entonces desconocíamos, hallando reposo para nuestra alma y descanso de los afanes de la vida.
  5. El saber que mi esposa y yo estaremos unidos por siempre, me infunde un consuelo y paz indescriptible; no hay bendición más preciada para mí que un testimonio de ello.3
  6. Allí recibimos mayor luz y conocimiento, escalando un nivel de espiritualidad aún más alto.4
  7. Tendremos hogares más felices.
  8. El élder Neal A. Maxwell, del Quórum de los Doce Apóstoles, dijo que “la obra del templo no es una huida del mundo sino una reiteración de la necesidad que tenemos de mejorarlo a medida que nos preparamos para un mundo mucho mejor. Por tanto, estar en la Casa del Señor nos ayuda a ser diferentes del mundo a fin de ejercer una influencia positiva en él”5
  9. Recibimos en la Casa del Señor todas las ordenanzas que necesitaremos para que, una vez que hayamos salido de esta vida, podamos volver a la presencia del Padre Celestial.
  10. Encontramos consuelo y confirmación, conociendo al partir de esta vida, que este momento de separación es provisional, brindándonos una calma que excede el entendimiento normal.
  11. En el templo llevamos nuestras inquietudes; encontrándonos ‘fuera del mundo’.
  12. Concertamos convenios solemnes que, si los cumplimos, nos ayudan a caminar por la senda del discipulado.
  13. Los templos dan testimonio de que prevalecerá el bien. George Q. Cannon (1827–1901), Primer Consejero de la Primera Presidencia, dijo: “Toda piedra angular que se coloca para el cimiento de un templo, y todo templo que se erige… disminuye el poder de Satanás sobre la tierra y aumenta el poder de Dios y la santidad”6
  14. Al realizar el servicio a favor de los que han muerto, participaremos como seres mortales, de ser salvadores.
  15. Mayor entereza para tolerar las pruebas de la vida, a través de la comprensión del sagrado propósito de la vida, fijando un verdadero rumbo físico y espiritual.

Entonces, en un mundo tan atribulado ¿Qué puede ser más importante que el asistir al templo y participar de sus ordenanzas?

 

Notas

  1. y C. 97:15–16; D. y C. 50:24
  2. Presidente Thomas S. Monson, “Hágase con sencillez”, Liahona, octubre de 2010.
  3. Mateo 18:18
  4. y C. 88:67
  5. Elder Russell M. Nelson, “Preparémonos para las bendiciones del Templo”, Liahona, octubre de 2010.
  6. Por el presidente Dieter F. Uchtdorf, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, “Bendiciones del templo”, Liahona, octubre de 2010.

Escrito por Jernigam Gonzales

| Templos
Publicado por: Jernigam G. Gonzales
Licdo. En Comunicación Social. Fotógrafo, diseñador gráfico, Analista, programador y músico. Actualmente vive en Venezuela.
que es una oración
¿Cómo sabemos si somos buenos para orar?
¿Cómo le explico a mi familia que no es mormona que saldré a una...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *