Si has leído mis artículos y publicaciones en las redes sociales a lo largo de los años, sabes que mi hija Jadi, de 19 años, ha recorrido un largo camino combatiendo la ansiedad. Es el amor de Cristo lo que cambió todo para ella.

También te puede interesar:Defender la fe: La salud mental y los mormones

Llena de una agobiante ansiedad que la golpeó como si fuera un huracán, tuvimos que sacarla de la escuela por un tiempo. Cuando Jadi regresó a la escuela, iba sólo con su madre como su compañera constante. Durante los últimos meses de la escuela secundaria, madre e hija eran compañeras de casillero y en el comedor.

Jadi pasó por un progreso lento pero constante y aprendió a usar todas las herramientas disponibles para los adolescentes con estos desafíos cada vez más comunes. Así mismo ella nunca estaba lejos de una recaída, su madre y yo cenábamos sólo en restaurantes con servicio de celular confiable y los fines de semana ella no era la que tenía un horario de llegada, nosotros sí.

madre e hija

De alguna manera, milagrosamente, ella se inscribió en la escuela secundaria y sobrevivió los obstáculos emocionales por los cuatro años que eso comprendía. No fue fácil, pero gracias a un fuerte grupo de amigos y profesores pacientes, ella lo logró. Justo antes de su graduación, fue aceptada en la Universidad Brigham Young en Provo, Utah.

Intranquila por la transición de las comodidades del hogar y la familia a un campus universitario, a 3.3 kilómetros de distancia, Jadi persuadió a su hermana mayor Oakli para que buscara una excepción en el departamento de vivienda y compartiera habitación con ella en un dormitorio exclusivo para estudiantes de primer año.

El primer semestre de Jadi fue desafiante e irregular, pero a pesar de algunas llamadas nocturnas y mensajes de texto pidiendo un boleto de regreso a casa, ella se aferró a su hermana como un salvavidas.

Entonces, la vida y el amor sucedieron.

Su hermana se comprometió con el hombre de sus sueños y planeó casarse durante las vacaciones de invierno. No sólo se iba a ir de casa, sino que se estaba mudando a Idaho, otro estado.

“Esto no es lo que esperaba.” le dijo Jadi a su madre durante el torbellino de planificación de la boda y los exámenes finales de la universidad.

Apenas unos días antes de que viajaran a casa para la boda navideña, Jadi estaba lista para recargar sus baterías emocionales, ella me llamó mientras caminaba por la vereda cerca de su dormitorio.

“No creo que pueda regresar a la universidad.” las palabras salieron de sus labios como si la ansiedad la estuviera persiguiendo.

Después de una larga charla, luego de otra, y muchas más con su madre, aceptó no tomar una decisión hasta que tuviera que hacerlo. Eso significaba esperar hasta su vuelo de regreso en enero.

padre e hija

A medida que la boda y las vacaciones pasaban, demasiado rápido por supuesto, nos reuníamos juntos a menudo y la alentamos a seguir intentando, siempre mezclábamos nuestros consejos con nuestro amor y apoyo total.

Cuando llegó el día de tomar la decisión, ella se comprometió vivir su vida adulta por sí misma dándole su mejor esfuerzo. Puede parecer sencillo para el resto de nosotros, pero subirse a ese vuelo fue una de las cosas más difíciles que Jadi había hecho.

Gracias a la planificación de las asignaciones de dormitorios y su hermana teniendo un nuevo compañero de cuarto en Idaho, Jadi tenía una habitación para ella sola en el campus. Los primeros días fueron brutales y el drama en los dormitorios hizo que ella se preguntara si quedarse había valido la pena. Una vez más, hubo muchos textos a la mitad de la noche que decían que ya había tenido suficiente y quería regresarse.

Sin embargo ella no lo hizo.

A cambio, inició nuevas relaciones y aprendió a amarse a sí misma una vez más. Al igual que un investigador ansioso que busca una cura innovadora, ella comenzó a descubrir, pieza por pieza, que la clave más esencial para la recuperación no tenía nada que ver con los médicos, la respiración profunda o dormir más.

Ella necesitaba a Cristo.

Sí, necesitaba a toda la familia, la terapia, los medicamentos y los amigos que podía conocer, pero ella aprendió que eso nunca sería suficiente.

Ella necesitaba a Cristo.

amor de cristo

Al apoyarse más en Él, ella encontró confianza. Ella aprendió a confiar en sí misma. Ella oró como nunca lo hizo. Ella compartió sus creencias y escuchó a otros compartir las suyas.

Le pregunté a Jadi esta semana por la evaluación más honesta de su viaje. “Papá, esto ha sido lo más difícil que he hecho. Punto. Nunca he estado más a prueba o sido más tentada o estado más ansiosa o deprimida.”

“Gracias, hija. ¿Cuéntanos cómo te sientes?”

“Mientras luchaba por estar sola, aprendí que nunca estoy realmente sola. Aprendí a mirar hacia el cielo y recibir consuelo de la compañía constante del Espíritu Santo y el amor incondicional de Cristo.”

Ella continuó: “Me he rodeado de algunas de las mejores personas que he conocido, y he aprendido a mirar fuera de mí para servir y amarlos como lo haría Cristo. Mientras aprendía a poner las necesidades de los demás antes que las mías, me acercaba más a Dios y mis problemas se volvieron mucho más fáciles de manejar. No todos han desaparecido, pero finalmente creo que puedo hacer cosas difíciles.”

La noche del viernes por la noche, Jadi y un nuevo amigo de otra ciudad de Virginia volarán a casa durante el verano.

No puedo esperar para correr hacia ella como un padre un tanto molestoso y embarazoso, y darle la bienvenida a casa. Habrá risas, chistes tontos y muchas lágrimas.

En algún punto, con mis brazos alrededor de ella, le susurraré que lo sabíamos desde el principio. Ella puede hacer cosas difíciles, porque reconoció que necesitaba a Cristo como el remedio más valioso en su vida.

Y si eso es verdad para ella, es cierto para el resto de nosotros.

Este artículo fue escrito originalmente por Jason F. Wright y fue publicado por ldsliving.com bajo el título: “How the “Unconditional Love of Christ” Helped This College Student Overcome Crippling Anxiety