Un tema generalmente reservado para conversaciones privadas entre los misioneros o misioneros retornados que tratan de presumir. La posesión de espíritus malignos no es un tema común para los miembros de la Iglesia, y por una buena razón.

Las experiencias más sagradas son a menudo casos extremos en las que alguien es salvado por el Señor. Satanás trata de influenciar a las personas para que no reciban la salvación convenciéndonos de que él y sus seguidores no son reales, que los espíritus son intrínsecamente místicos o que Cristo no puede prevalecer sobre ellos.

Vamos a aclarar cada una de estas ideas.

También te puede interesar: La vida después de la muerte – 6 Percepciones sobre el mundo de los espíritus

1. Son reales

hijo

Seamos sinceros, todos tienen un amigo de la amiga de un primo que sirvió una misión que contó la milagrosa historia sobre cómo expulsaron a un espíritu maligno. Escuchar tantas de estas historias o leerlas en internet puede hacer que muchos sientan que son totalmente falsas y poco realistas.

Si bien, obviamente, no podemos dar fe de la validez de todas estas historias, parece algo apresurado desecharlas sin ninguna consideración. Como veremos en nuestro siguiente punto, las Escrituras nos enseñan que la posesión de espíritus malos es verificable.

Cristo lo hizo según la Biblia

jesus saca espíritos malignos

Se registra que el mismo Cristo envió a los espíritus malignos que habían poseído a dos personas en el país de los Gergesenes (cerca del Mar de Galilea).

“Y los demonios le rogaron, diciendo: Si nos echas fuera, permítenos ir a aquel hato de cerdos.

Y les dijo: Id. Y ellos salieron y se fueron a aquel hato de cerdos; y he aquí, todo el hato de cerdos se precipitó al mar por un despeñadero, y murieron en las aguas.” (Mateo 8: 31-32).

El profeta José Smith dio una respuesta interesante a este relato.

“El diablo no tiene [un cuerpo] y ése es su castigo; él se alegra cuando puede obtener el tabernáculo del hombre; y cuando fue expulsado por el Salvador, le pidió que lo dejara ir a una manada de cerdos, demostrando que prefería ocupar el cuerpo de un cerdo que no tener ninguno. Todos los seres que tienen cuerpo poseen potestad sobre los que no lo tienen.”

Este es un acontecimiento real de posesión de espíritus en la Biblia. El comentario dado por José Smith nos ayuda a comprender algunos de las razones detrás del por qué pueden ocurrir tales posesiones. 

Satanás está altamente motivado para habitar el “tabernáculo del hombre”, ya que no puede tener un cuerpo debido a sus acciones en la vida premortal.

José Smith tuvo experiencias con espíritus malignos

Newel Knight

Newel Knight

El Elder Bruce R. McConkie relató una acontecimiento de este tipo (y su posterior expulsión) en nuestra dispensación actual.

“[José Smith] el Maestro, cuyo siervo fue, echó fuera demonios y sanó a los enfermos.

En el mismo mes en el que la Iglesia se organizó, Newell Knight fue poseído por un espíritu maligno. Las circunstancias eran tan graves y agonizantes que el angustiado hermano tenía ‘el rostro desfigurado y los brazos y las piernas torcidos en una manera terrible.  

Repentinamente fue arrebatado del suelo y arrojado por todo el cuarto’.  El profeta ‘reprendió al espíritu inmundo en el nombre de Jesucristo y le mandó salir’. El hermano Knight vio ‘al espíritu malo salir de él y desaparecer ante sus ojos’. Después quedó en paz.” 

¿Qué podemos aprender sobre este acontecimiento? 

Que sí se puede hacer. Pero no sabemos más.

La mecánica de tal acción es vaga y se debe tener conocimiento. ¿Cómo se reprende a un demonio? Es difícil decirlo sólo basándonos en una historia.

En este aspecto del Evangelio no recibimos muchas respuestas a la pregunta del “cómo funciona”. Por ejemplo, ¿cómo funciona la resurrección? ¿Cómo funciona la oración? Cuando Enos preguntó cómo se le perdonaban sus pecados, la respuesta que recibió fue que era “debido a su fe”. 

¿Cómo hizo José Smith (o cómo podríamos nosotros) expulsar a un demonio? Al parecer es por fe.

2. No es algo místico

testimonio de un hombre

Como dije antes, no tenemos manuales para todo lo que hacemos en la Iglesia. Moroni se aseguró de que supiéramos cómo realizar la Santa Cena, ordenar a las personas al sacerdocio y realizar otras ordenanzas clave cuando terminó el Libro de Mormón, pero no incluyó una sección sobre posesión de espíritus malignos.

¿Acaso no hubiera sido útil si se nos hubiera dado una oración específica que pudiera usarse en tal caso, o incluso algunas pautas para discernir cuándo ha ocurrido una posesión por espíritu un malo?

Es un tema confuso incluso para aquellos con experiencia en la materia. Los apóstoles del ministerio terrenal de Cristo fueron enviados a misiones y se asombraron de que incluso los espíritus malignos les obedecieran cuando actuaban en nombre de su maestro.

El asombro le dio paso al desconcierto y a cierto temor o, al menos, a la confusión cuando se encontraron con un caso en el que sus métodos anteriores no pudieron prevalecer.

“Señor, ten misericordia de mi hijo, que es lunático y padece terriblemente; porque muchas veces cae en el fuego, y muchas otras en el agua. 

Y lo he traído a tus discípulos, pero no lo han podido sanar.

Y respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os he de soportar? Traédmelo acá.

Y Jesús reprendió al demonio, y este salió del muchacho, y quedó sano desde aquella hora.

Entonces, los discípulos se acercaron a Jesús aparte y dijeron: ¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera?

Y Jesús les dijo: Por vuestra incredulidad; porque de cierto os digo que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. Pero este género no sale sino con oración y ayuno.” (Mateo 17: 15-21)

El Salvador abarcó ese caso en particular y después de haber logrado expulsar al espíritu después de que sus apóstoles fallaron, les explicó que había tipos de espíritus que sólo podían ser reprendidos si es que había un cierto grado de rectitud en la persona que reprendía al espíritu.

No es cosa de risa

Dentro de la Iglesia, parece que hay una actitud algo trivial o incrédula que rodea este tema con un aura mística. Reírse o hacer bromas es a menudo la respuesta natural a algo que nos parece extraño o desconocido.

Sin embargo, se nos ha llamado surgir por encima de nuestras tendencias naturales. Al igual que con todas las cosas que son sagradas y que no se discuten con frecuencia en la Iglesia, es importante que no pretendamos saber más sobre ellas cuando simplemente no contamos con todos los hechos.

3. Debemos hacer todo en el nombre de Cristo

¿Cómo se combate realmente a este tipo de adversarios? ¿Qué se supone que uno debe hacer si uno se enfrenta a una situación en la que creen que ellos o alguien que conocen están siendo atacados por un espíritu maligno? 

Este tipo de cosas se harían de la misma manera que cualquier otro acto de fidelidad.

“Y aconteció que Moisés empezó a temer grandemente; y al comenzar a temer, vio la amargura del infierno. No obstante, clamando a Dios, recibió fuerza, y mandó, diciendo: Retírate de mí, Satanás, porque solamente a este único Dios adoraré, el cual es el Dios de gloria.

Y entonces Satanás comenzó a temblar, y se estremeció la tierra; y Moisés recibió fuerza, e invocó a Dios, diciendo: En el nombre del Unigénito, retírate de aquí, Satanás.

Y ocurrió que Satanás gritó en voz alta, con lloro, y llanto, y crujir de dientes; y se apartó de allí, sí, de la presencia de Moisés, de modo que no lo vio más.” (Moisés 6: 20-22)

Cristo nos dice que no debemos temer al mundo porque Él ha vencido al mundo. Si hacemos todo las cosas en Su nombre, entonces estamos igualmente habilitados en virtud de Su poder.

¿Hay espíritus malignos en el mundo? Obviamente que sí, un tercio de las huestes del cielo fueron desterradas a esta tierra. Si están en el mundo, entonces ya han sido vencidos por el Salvador.

Por lo tanto, la mejor respuesta a la pregunta “¿Qué hago si me enfrento a un espíritu maligno?” Es hacer todas las cosas que haces en nombre del Hijo de Dios. Este estilo de vida invita al Espíritu Santo que te enseñará todas las cosas, incluso las cosas que nunca antes has escuchado.

Si bien es posible que no comprendas de antemano las cosas que harás, puedes contar con el cumplimento de la promesa de que el Señor te dirá qué hacer en el momento preciso.

Este artículo fue escrito originalmente por Erik Parry y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “3 Things You Should Know About Evil Spirits