La siguiente historia te puede parecer que fue sacada de una película, pero es una historia real, es una historia de dos jóvenes adultos, miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Para Laura Faganello de 23 años, la primera cita que recuerda haber tenido con su esposo, Brayden Faganello, de 25 años, fue mientras jugaban al mini golf. La cita inició con una pequeña charla y ella se aseguró de hacer algunos chistes “para dar una impresión de que ella era graciosa”. Sin embargo, en el tercer hoyo, ya estaban coqueteando, riendo y divirtiéndose mucho.

“En ese momento, ya estábamos casados ​​por dos años”, dijo.

sellarse en el templo

Un trágico hecho para la joven pareja

Laura y Brayden Faganello, pertenecen a la Estaca Victoria de Columbia Británica, se casaron el 14 de julio de 2016 en el Templo de Vancouver, Columbia Británica. Nueve meses después, Laura sufrió una lesión traumática en la cabeza, perdiendo muchos de sus recuerdos a largo plazo. Entre los recuerdos perdidos estaban todos los recuerdos de encontrarse, casarse y enamorarse de Brayden.

Ella sufrió un accidente mientras decoraba un evento, un gran poste cayó sobre su cabeza. “Todavía recuerdo el ruido que hizo cuando me golpeó la cabeza”, dijo Laura Faganello. “Todavía recuerdo cómo se sintió. Todavía tengo pesadillas de eso. Después de eso, todos estaban abanicando mis ojos y diciéndome que no llorara. Fue entonces cuando comenzó a ponerse la niebla”.

Recordó haber deambulado por el lugar del evento y querer que sus padres vinieran a recogerla, sin darse cuenta de que sus padres se habían mudado a Bruselas, Bélgica, tres años antes. Sus recuerdos comenzaban a abandonarla.

Cuando recibió un mensaje de texto de Brayden Faganello preguntándole cómo estaba. No tenía idea de que tenía un esposo, pero en su aturdimiento simplemente respondió: “Me golpearon en la cabeza”.

“Estaba trabajando en el exterior de una casa a unos 10 minutos”, dijo Brayden Faganello. “Tan pronto como leí eso, dejé caer mi cinturón de herramientas y corrí hacia mi auto y me fui a buscarla. Cuando la encontré muy pálida. Sus ojos estaban llenos de lágrimas, su respiración se aceleró y algo parecía muy mal”.

sellarse en el templo

Brayden llevó a Laura a su casa y ella se fue a dormir. Según la pareja, no hizo mucho más que dormir las dos semanas posteriores al accidente. De hecho, ella no recordaba nada de ese período de tiempo.

Una esposa que no reconocía a compañero eterno

Al despertarse con Brayden Faganello a su lado, deseándole casualmente un “buenos días”, y no tenía idea de quién era. Ella dijo que su cabeza estaba girando y que “tenía mucho dolor,  y que necesitaba vomitar”.

“De camino al baño, recuerdo haber visto nuestro álbum de bodas en la mesa y nuestra ropa mezclada, y estaba muy confundida”, dijo Laura Faganello. “En mi cerebro, tenía 17 años y estaba en la secundaria. Tenía exámenes para estudiar. No podía entender el hecho de que estaba casada y que vivía en Canadá”.

Después de varias visitas a hospitales y consultorios médicos, Laura y Brayden Faganello comenzaron el lento proceso de recuperación. Laura, llevó un tratamiento con la Dra. Kate Brookfield, quien comenzó a ayudar con el proceso de recuperación por 15 meses después del accidente. En una entrevista por correo electrónico con Deseret News, dijo que el caso de Laura es “único en su clase”.

sellarse en el templo

“No puedo estar casada contigo”

Aunque trató de mantenerse positiva y entusiasta después de meses de progreso lento, Laura tocó fondo. Se sintió deprimida y atrapada y experimentó una falta de control porque sentía que enfrentaba las consecuencias, buenas y malas, de decisiones que no recordaba haber tomado, incluido el hecho de estar casada con alguien que no conocía.

“Le dije a Brayden que no podía estar en un matrimonio con el que no recordaba haberme comprometido por más tiempo”, dijo Laura Faganello. “Necesitábamos comprometernos a permanecer juntos o teníamos que ir por caminos separados.

Una segunda “primera cita”

En enero decidimos comenzar a salir nuevamente. Primero nos hicimos mejores amigos, luego hicimos todas las cosas dulces que hacen las personas cuando se enamoran de la otra persona”, expresó Laura.

Fue impactante, fue realmente extraño reconstruir esa conexión con ella, porque yo me sentía cerca pero ella no. Brayden fue especialmente paciente, amoroso y amable.

sellarse en el templo

Mientras experimentaban la etapa de citas por segunda vez, Laura Faganello continuó progresando. El 19 de agosto, Brayden Faganello “volvió a pedirle matrimonio” y Laura dijo que sí. Estaba lista para decirle que sí otra vez porque él se había convertido en alguien que “no podía imaginar dejar ir”.

Las bendiciones de un matrimonio eterno

“Ha sido un progreso lento y paciente en estos últimos años”, dijo Brayden Faganello. “Ha habido numerosos milagros en los últimos años. Mucho ayuno, muchas bendiciones y muchas visitas al templo que nos han llevado a poder verla obtener el lugar donde estamos hoy. Todo se deriva de esos pequeños esfuerzos pacientes”.

sellarse en el templo

“Sé que nuestros votos fueron más que solo votos terrenales”, dijo Brayden Faganello. “Sabía de la importancia eterna del compromiso que hicimos el uno con el otro. A través de los tiempos difíciles, me aferré mucho a eso”.

Aunque Laura Faganello no recordaba los detalles de su boda, sabía que había deseado un matrimonio en el templo toda su vida.

“La razón por la que todavía estamos juntos es por nuestros esfuerzos para ser más como Cristo”, dijo Laura Faganello. “Los dos estábamos un poco extraños el uno con el otro antes de que ocurriera el accidente. Tuvimos las típicas peleas de parejas nuevas, y no fuimos pacientes entre nosotros. A medida que estudiamos nuestras Escrituras juntos después del accidente, hemos implementado cada lección en nuestras vidas”.

sellarse en el templo

“Incluso si algo no está sucediendo justo cuando quieres, no significa que él no esté al tanto de ti”, dijo Laura Faganello. “Sé que Dios está consciente de mí. Sé que vio cada lágrima. Él ha escuchado cada oración”.

Laura y Brayden Faganello declararon que su fe ha sido el factor más importante en su curación física y emocional.

 

 

Fuente: The Church News