El Libro de Mormón para Elvis y a la Reyna

El Libro de Mormón para Elvis: El siguiente artículo fue escrito por Danielle B. Wagner para LDSliving.com y traducido al español por Eduardo Ortiz para mormonsud.org

Nueve niños con 34 discos de oro y platino, programas de televisión exitosos, más de 102 millones de discos vendidos en todo el mundo, y con un reconocimiento en el Reino Unido para contrastar el éxito de los Beatles en los Estados Unidos. Sin mencionar una fundación sin fines de lucro que ha recaudado más de 5 mil millones de dólares para 170 hospitales de niños por todo Estados Unidos.

También te puede interesar: Día internacional del Libro de Mormón: celebra con nosotros el 26 de marzo de 2016

Oh, y ¿mencioné que ella es miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos Días y que compartió su fe sin temor, sin importar qué, ni dónde o con quién estuviera?

 

¿Quién es esa mujer detrás de tanto éxito y desinteresado servicio? Olive Osmond- o Madre Osmond como era conocida por sus amados admiradores.

 

Olive y George

 

No había nada grandioso en particular acerca de la familia Osmond. Nacidos en Samaria, Idaho, Olive conoció a George Osmond en Ogden, Utah donde ella trabajaba como secretaria. Los dos se enamoraron y se casaron el primero de Diciembre de 1944. Los primeros años de matrimonio estuvieron llenos de amor junto con la angustia y dificultad cuando Olive y George le dieron la bienvenida a dos de sus hijos en su familia, Virl y Tom, los dos nacieron con una enfermedad degenerativa que los dejó casi sordos.

 

Sin embargo, el miedo de que sus otros niños pudieran sufrir el mismo defecto no fue un obstáculo para que los Osmonds cumplieran su sueño de tener un gran familia y así nacieron Alan, Wayne, Merril, Jay, Donny, Marie, y Jimmy.

 

A comienzos de los años 60, George formó un cuarteto con sus hijos Alan, Wayne, Merril y Jay que eventualmente terminaron actuando en Disneyland.

 

El camino del estrellato de la familia continuó su explosiva trayectoria, llevándolos a destinos exóticos y a conocer celebridades y dignatarios por todo el mundo.

 

Pero inclusive en esta ola de fama y fortuna, Olive estaba segura de tener a sus hijos conectados para enseñarles la fe y las verdades a las que se aferraba y queria tanto. Y en cada oportunidad, Olive buscaba compartir sus creencias con los que se encontraba, sin importar su posición. Ese coraje y convicción la guió a compartir el Libro de Mormón con personalidades como Elvis Presley y la Reina Elizabeth.

 

Elvis Presley

 

Actuar en el mismo escenario que Elvis Presley es algo que no muchos mormones pueden decir que han hecho. Pero ¿tener notas y ramos de rosas entregadas por el mismo Rey de Rock? Eso es algo que muy pocos en el mundo pueden decir.

 

En un artículo de su blog familiar, Alan Osmond recordó la primera vez que escuchó el código “el jefe está en las escaleras¨ una frase que quería decir que Elvis estaba viendo el show desde la cabina de luces. Nerviosos pero impávidos, los Osmonds todos vestidos de blanco realizaron una rutina que incorporaba karate aprendida del mismo Chuck Norris.

 

Después del espectáculo Elvis felicitó a los Osmonds detrás del escenario. Una de las primeras cosas que dijo fue: Hey, ¡me encantan sus trajes!; recuerda Alan.

 

Y ese fue el comienzo de una larga amistad entre los Osmonds y Elvis Presley. “Elvis estaba particularmente interesado en hablar con nuestros padres y especialmente le encantaba reunirse con mi madre Olive, y darle un gran abrazo”, Alan hace referencia de eso en un artículo de su Blog. “Elvis le mencionó cuánto extrañaba a su madre que había fallecido.

 

Pero mientras el Rey les daba aliento ,consejos y ramos de rosas en forma de guitarra, Olive Osmond le daba algo aún más valioso en retorno.

 

Durante su funeral, Merrill Osmond le comentó acerca de que su madre le dio a Elvis una copia del Libro de Mormón. Los dos compartieron muchas conversaciones de teléfono durante la vida de Presley, y Olive le dijo a Merrill que una de las primeras tareas en el cielo sería cuidar a Elvis para ver cómo le iba, según el Deseret News.

 

La Reina

 

Pero la obra misional de Olive no terminaba en amigos que eran famosas estrellas de rock. Ella también compartió su fe con la misma Reina de Inglaterra .

 

Jimmy Osmond, el más joven del clan recordaba cuán estricto, intimidante y aterrador era prepararse para conocer a la reina. “Todo este protocolo”. Dijo en una artículo para KSL.

“No levantes tus manos a menos que ella lo haga”. No le hables a menos que ella te hable primero; y por supuesto, ella vino primero a mi y yo le dije “Hola, Señora Reina”

 

Después, Jimmy recordó a su madre dándole a la reina un libro de Mormón, diciendo, “Quiero darle mi más preciada posesión”.

 

“Más tarde ese día, actué para su majestad otra vez con mis hermanos” Jimmy continuó en el artículo, “y ella paró y habló conmigo por un segundo- ella normalmente no hace eso- .Y me dijo, “ Aun recuerdo a tu madre y aun tengo …tu biblia mormona”.