Mary Fielding Smith fue la hija de un granjero. Nació en Honidon, Bedfordshire, Inglaterra, el 21 de julio de 1801, fue la sexta hija de John Fielding y Rachel Ibbotson Fielding. Durante sus años más tiernos, Mary aprendió tanto de su padre como de su madre el significado del trabajo arduo, la disciplina, la devoción a Dios y el sacrificio.

Dos de sus hermanos, Joseph y Mercy, emigraron a Canadá en marzo de 1832 para establecerse como granjeros. Mary se unió a ellos dos años después. En ese país, los tres se unieron a un pequeño grupo de metodistas.

En la primavera de 1836, el Élder Parley P. Pratt llegó de los Estados Unidos para predicar el Evangelio. Su mensaje no fue bien recibido. Sin embargo, el Élder Pratt había persuadido a un hombre llamado John Taylor, que aún no estaba bautizado, a que se uniera a él en un circuito de predicación por el campo.

A nueve millas de la ciudad actual de Toronto, el Élder Pratt y John Taylor llegaron a la granja de Joseph Fielding. Desconfiando de los predicadores, María y Mercy fueron a la casa de un vecino, “en caso de que debieran darles la bienvenida o consentir el ‘mormonismo’”. Sin embargo, su hermano Joseph se quedó y saludó a los visitantes diciendo: “No queremos una nueva revelación o una nueva religión contraria a la Biblia”.

El Élder Pratt simplemente respondió: “Si eso es todo, pronto eliminaremos sus prejuicios”. Luego, invitó a Joseph a ir por sus hermanas. Todos se sentaron a cenar y el Élder Pratt prometió “predicar el Evangelio bíblico antiguo y dejar de lado todas las nuevas revelaciones que se opusieran”.

El Élder Pratt cumplió con su promesa y no pasó mucho tiempo antes de que Mary, Mercy y Joseph se bautizaran en la Iglesia restaurada de Jesucristo el 21 de mayo de 1836, junto con John y Leonora Taylor entre otros.

Reunión en Kirtland

Iglesia Sud Santos

También te puede interesar: Lideresas mormonas ministran como en la época de los pioneros mormones

En la primavera de 1837, Mary, Mercy y Joseph se reunieron con los santos en Kirtland, Ohio. Sin embargo, en julio del mismo año, Joseph se fue con Heber C. Kimball y otros como misioneros a Inglaterra. Por otro lado, Mercy fue llamada a servir en una misión en Canadá con su nuevo esposo, Robert B. Thompson, otro inmigrante inglés de Canadá.

A pesar de que Mary Fielding Smith se quedó sola en un país, una cultura y una fe nuevos que pudieron haber sido suficientemente desalentadores además del espíritu de disidencia y apostasía que estaba creciendo en Kirtland y que muchos otros vacilaron y cayeron, Mary soportó y mantuvo la fe.

Mary le escribió una carta a Mercy:

“Me siento cada vez más convencida de que a través del sufrimiento nos perfeccionamos. Además, he descubierto que en consecuencia me acerco más al Señor. De ese modo, el sufrimiento se ha convertido en una gran bendición para mí”.

Además, escribió una carta acerca de un relato conmovedor en una reunión dominical, en el templo sagrado, cuando vio al profeta José Smith sentado con tres de sus hermanos en los púlpitos del Sacerdocio de Melquisedec:

“Creo en todos los siervos fieles del Dios viviente.  Conozco mejor y quiero mucho a José y Hyrum. Cuando los vi, mi corazón se extendió en fervorosa oración a nuestro Padre Celestial por ellos y también por la profetiza, su madre anciana, cuyos ojos frecuentemente se llenan de lágrimas cuando los ve o habla de ellos”.

Matrimonio con Hyrum Smith

historia de la iglesia mormona

Durante este tiempo, Mary llegó a conocer, amar y respetar mucho a José y Hyrum Smith. Sin embargo, no sabía que su relación con la familia Smith se volvería aún más íntima después de que la esposa de Hyrum Smith, Jerusha, falleciera en octubre de 1837, dejando a cinco niños pequeños.

José, al ver la carga de pesar que llevaba su hermano, oró al Señor y recibió la instrucción de decirle a su hermano que era la voluntad del Señor que se casara con Mary Fielding Smith.

Se conocen pocos detalles sobre cómo reaccionó Mary a esa revelación y la propuesta de Hyrum. Sin embargo, sí sabemos que Mary no consideraba que el matrimonio fuera algo fácil, ni estaba desesperada por aceptar la primera propuesta que se presentara.

Tenía 36 años y había recibido propuestas en el pasado, una de las cuales rechazó en una carta: “Nunca pretendí, ya sea que tenga razón o esté equivocada, unirme a alguna persona cuyos sentimientos religiosos no coincidan con los míos”.

Además, en el pasado, Mary expresó fuertes sentimientos contra ser una madrastra. Sin embargo, el 24 de diciembre de 1837, Mary y Hyrum se casaron en Kirtland. El hecho de que haya aceptado la propuesta de Hyrum es evidencia de que sabía que era la voluntad de Dios.

En los buenos y malos momentos

Mary Fielding Smith

Mary Fielding Smith

El matrimonio de Mary con Hyrum no solo significó tomar su nombre sino que también compartió parte de sus buenos y malos momentos.

Mientras Hyrum languidecía de miseria y soledad en la cárcel de Liberty, Mary fue expulsada del estado de Misuri con seis hijos: Joseph F., el primer hijo de la pareja, nació el 13 de noviembre de 1838, solo unos días después del arresto y encarcelamiento de su padre.

Hyrum escribió muchas cartas de angustia a Mary durante este tiempo. Pero, Mary nunca recibió esas cartas o estaba demasiado enferma para responder.

De hecho, durante cuatro meses estuvo en las “puertas de la muerte”, y fue solo por el tierno cuidado de su hermana Mercy que pudo sobrevivir y abrirse camino hacia la seguridad en Quincy, Illinois, donde Hyrum se unió a ella en abril de 1839 tras salir de la cárcel.

A pesar de sus dificultades, Hyrum y Mary tuvieron 5 hijos en Nauvoo, donde disfrutaron un poco de un hogar y una familia normales. Durante estos años relativamente pacíficos nació la otra hija de la pareja, Martha Ann, el 14 de mayo de 1841. Sin embargo, la prueba más difícil de Mary todavía estaba por llegar.

El martirio

Jane Elizabeth Manning James

Las amenazas contra José y Hyrum fueron constantes e implacables, y los peores temores de Mary se hicieron realidad cuando, en las primeras horas de la mañana del 28 de junio de 1844, George D. Grant tocó su puerta y le dijo que José y Hyrum habían sido asesinados.

Según Martha Ann, su madre “se recostó contra el escritorio. El hermano Grant la sujetó y la colocó en una silla. La noticia corrió como reguero de pólvora por la casa. El llanto, la agonía, la angustia y el pesar que se sintieron en la casa no se pueden describir. Pero, aquellos que fueron llamados a experimentar eso nunca lo olvidarán”.

Un observador describió el momento en que Mary y sus hijos fueron a la mansión para ver el cuerpo de Hyrum Smith:

Ella [Mary] temblaba en cada paso y casi se cae. Pero, llegó a donde estaba el cuerpo de su esposo, se arrodilló junto a él, estrechó su brazo alrededor de su cabeza, giró su rostro pálido sobre su pecho agitado y, luego, el llanto chirriante y efusivo estalló de sus labios.

“¡Oh! ¡Hyrum! ¡Hyrum! ¿Te dispararon? Mi querido Hyrum, ¿estás muerto? Oh, háblame, mi querido esposo. No puedo creer que estés muerto, mi querido Hyrum”.

Lo acercó a su pecho, besó su rostro y labios pálidos, puso sus manos sobre su frente y peinó su cabello hacia atrás. Su dolor parecía consumirla y perdió todo el poder de la expresión.

Martha Ann recuerda que desde ese día, su madre nunca parecía sonreír: “Qué triste solía verse mi querida madre. Raras veces volvió a sonreír. Si podíamos hacerla reír, pensábamos que habíamos logrado una gran hazaña”.

El viaje al oeste

En el otoño de 1844, Heber C. Kimball se casó con Mary Fielding Smith durante un tiempo como una de sus esposas plurales.  Aunque nunca vivieron juntos, desde ese momento en adelante, Heber cuidaría a Mary y su familia.

En febrero de 1846, el Presidente Brigham Young y el Quórum de los Doce Apóstoles cruzaron el río Misisipi y se dirigieron hacia el oeste.

Si las preocupaciones materiales alguna vez le dieran a alguien una razón suficiente para quedarse en Nauvoo, le habrían dado una razón a Mary. Pero, estaba decidida a seguir a los apóstoles y llevar a su familia con ella. Para setiembre de 1846, se había preparado a sí misma y a su familia para el viaje. Martha Ann describió el día de su partida:

Dejamos nuestra casa tal como estaba, nuestros muebles y los árboles frutales llenos de duraznos maduros.   Nos despedimos de la amada casa que nos recordaba a nuestro padre en todas partes. Tenía 5 años cuando salimos de Nauvoo.

Cruzamos el Misisipi en un bote al anochecer. Nos despedimos de nuestra abuela querida y débil, Lucy Mack Smith. Nunca podré olvidar las lágrimas amargas que derramó cuando se despidió de nosotros por última vez en esta vida. Sabía que sería la última vez que vería a la familia de su hijo.

Mary y su familia pasaron el invierno de 1846 en Winter Quarters, Nebraska. En la primavera de 1847, el Presidente Brigham Young y la compañía de vanguardia se convirtieron en los pioneros del camino hacia el Valle de Lago Salado y, luego, regresaron para llevar al resto de los Santos.

Heber C. Kimball organizó la última compañía para hacer el viaje en 1848. Envió un mensaje de que Mary y su grupo debían viajar con él. Pero, Mary había perdido tantos caballos y bueyes que parecía una petición imposible.

La gran compañía de Heber ya estaba a 27 millas en el camino cuando Mary finalmente reunió a las vacas y los bueyes ilesos, los enyugó y partió.

Cuando Mary llegó al campamento, la recibió el capitán Cornelius P. Lott, un jefe de senderos experimentado y de confianza que estaba a cargo de la compañía. Después de descubrir su falta de suministros, Lott declaró que Mary no estaba preparada y la envió de regreso.

Después de todo lo que hizo para ser obediente y prepararse, las palabras del capitán debieron haberla herido profundamente. Joseph F. estaba al lado y escuchó todo. Estuvo resentido con el capitán durante el resto de sus días debido al dolor que esas palabras le causaron a su madre.

Sin embargo, Mary miró al capitán a los ojos y le dijo con firmeza que iba a continuar y que iba a llegar antes que él al Valle del Lago Salado y no le pediría nada en el camino.

La relación de Mary con el capitán Lott no mejoró. Cuando uno de los bueyes de Mary se acostó en el yugo, se puso rígido y parecía que iba a morir, el capitán Lott anunció que sabía que Mary sería una carga para la compañía. Mary no dijo nada, fue a su carruaje y tomó una botella de aceite consagrado.

Mary le pidió a Joseph Fielding y James Lawson que ungieran y administraran al animal. El animal se movió, se puso de pie y se alejó como si nada hubiera pasado. Momentos después, otro buey se desvaneció. Se dio otra bendición, con el mismo resultado. Esos bueyes y los demás la llevaron hasta el Valle del Lago Salado, delante del Capitán Lott y el resto de la compañía.

La hacienda de Mary en Millcreek

La intención de los líderes de la Iglesia era que Mary Fielding Smith tuviera propiedades en el mismo centro de Salt Lake City, pero Mary tenía otra idea.

Poco después de su llegada al valle, ensilló al viejo caballo de Hyrum y salió en busca de un lugar para construir una granja y establecer su independencia. Encontró un terreno cerca de algunos manantiales en el área conocida en la actualidad como East Millcreek.

En la primavera de 1849, Mary y su familia comenzaron a construir su hacienda en un área virgen del desierto. Construyeron una casa, un granero y cultivaron 40 acres de terreno agrícola. Pero, el trabajo arduo cobró su precio.

En julio de 1852, Mary fue a la ciudad para asistir a una función pública y poco después se enfermó. Los Kimball la llevaron a su casa. Pero, a pesar de sus esfuerzos, falleció el 21 de setiembre de 1852. El Presidente Heber C. Kimball dijo en su funeral:

Si alguna persona tuvo la vida de un Santo, ella lo hizo. Si alguna persona actuó como una madre, ella lo hizo… Nunca he visto a una persona en mi vida que tuviera un mayor deseo de vivir que ella, y solo había una cosa por la que deseaba vivir y era ver a su familia.

Su hijo, Joseph F. Smith, le hizo un mayor tributo cuando dijo:

¡Cómo amo y valoro la verdadera maternidad! Nada debajo del reino celestial puede superar mi amor inmortal por el alma dulce, verdadera y noble de quien me dio la vida. ¡Mi madre! ¡Ella era buena! ¡Era sincera! ¡Era pura! ¡De hecho, era un Santo! ¡Una hija real de Dios! ¡A ella le debo mi propia existencia así como mi éxito en esta vida, junto con el favor y la misericordia de Dios!

Esta es una traducción del artículo que escrito originalmente por Glenn Rawson y fue publicado en ldsliving.com con el título “The Indomitable Faith of Mary Fielding Smith (+ How Hyrum’s Martyrdom Changed Her Forever)”.