Nos hemos sentido inspirados, por eso ahora traemos una nueva misión, la misión de ayudar a otros a sentir el amor de Jesucristo todos los días. Por esa razón, te hacemos una simple pregunta: ¿Qué pasaría si tuvieras el recordatorio virtual de #VivirComoJesus durante el día?

También te puede interesar:Poderosas perspectivas sobre la Pascua que te ayudarán a ver la reunión sacramental de una manera diferente

El Origen del Desafío #VivirComoJesus

Beau Richey, de 16 años, no estaba feliz. Él no sentía una conexión con las personas que lo rodeaban, por lo que su familia rápidamente comenzó a notar algo diferente en él. Beau empezó a hacerse amigo de casi todos los que conocía, su sonrisa era contagiosa y a menudo alegraba los días de los demás.

Unos meses después, Beau y su amigo Austin estaba manejando cuatrimotos en el rancho de su familia en Colorado cuando la tragedia los golpeó. El vehículo de Beau repentinamente se volcó, inmovilizándolo y dejándolo debajo de 180 kilos de acero y caucho. A pesar de los mejores esfuerzos por salvarle la vida, Beau murió en un hospital unas horas más tarde.

Fue ahí cuando el milagro llegó.

Un oficial de policía entregó el teléfono celular de Beau a su madre, Liz Moeller. Una alarma de recordatorio estaba sonando. La pantalla del teléfono decía: “Acuérdate de poner a Jesucristo en el centro de tu vida”

En ese momento de tragedia y dolor, su madre se dio cuenta de lo sucedido. Ella dijo más tarde: “Es exactamente por eso que Beau estaba tan feliz.”

Los padres de Beau pronto comenzaron a reconstruir la historia. El recordatorio sonaba cada hora desde las 8 a.m. hasta la media noche.

El obispo de Beau les dijo que cada vez que se activaba la alarma, Beau hacía una de estas tres cosas.

  1. Leer un pasaje de las escrituras
  2. Orar
  3. Servir a alguien

El Elder Craig Zwick, de los Setenta, estuvo tan inspirado por la historia de Beau que lo contó en su discurso de la Conferencia General en octubre de 2017: “Señor, Qué sean abiertos nuestros ojos

¿Quieres aprender un poco más sobre la historia de Beau? Nosotros entrevistamos a su familia.

La bases del Desafío #VivirComoJesus

Aquí está la esencia del desafío: simplemente establece un recordatorio virtual para poner a Jesucristo en el centro de tu vida todos los días.

¿Más preguntas? Aquí hay algunas reglas básicas y parámetros que puedes seguir:

  1. Puedes poner un recordatorio en tu teléfono, reloj o computadora, lo que utilices con más frecuencia.
  2. Puedes programar una alarma cada hora del día o sólo dos veces al día. La opción que sea más realista y adecuada para ti.
  3. Inténtalo por una semana. Si te das cuenta que te ayuda, mantén tu rutina.
  4. Cada vez que suene la alarma, puedes leer un pasaje de las Escrituras, orar, servir a alguien, pensar en Cristo o hacer alguna otra cosa que te ayude a vivir como Jesús. Si intentaste el movimiento #IluminaAlMundo en Navidad, es posible que puedas encontrar algunas ideas allí también.
  5. Comparte el siguiente video en tus redes sociales con #VivirComoJesus y #VivirComoBeau. No tengas miedo de sentirte vulnerable, cuéntale a tus amigos tus experiencias y no dudes en compartir la luz que llevas dentro. Hasta que lo intentes, nunca sabrás el impacto que podrías tener en los demás.

Lo que sucedió cuando empecé el desafío de #VivirComoJesus

Después de que nuestro equipo de video entrevistara a la familia de Beau, tuve el privilegio de conocer a su madre, Liz Moeller. Ella y mis compañeros de trabajo me hablaron sobre Beau, y me sentí inspirada a intentar vivir como Jesús, tal como lo hizo Beau.

Elegí programar mi alarma como recordatorio de 9 a.m. a 9 p.m. todos los días durante al menos una semana. Cambió mi vida y no de la manera que esperaba.

El primer día, aprendí que el curso natural de mi día estaba más en línea con Jesucristo de lo que había pensado anteriormente. Sentí Su aprobación, Su amistad y Su gran amor por mí.

Entonces sentí el empujón de ir un poco más allá.

Casi todas las veces que se activaba mi alarma, era más fácil de lo que pensaba tomar un poco de tiempo para buscar una escritura rápida, orar sobre lo que estaba haciendo o a punto de hacer, o encontrar a alguien que necesitara mi ayuda.

Así mismo, también hubo momentos en la semana en que escuché mi alarma y simplemente la descarté sin pensarlo. Fui conformista y tal vez fue por la facilidad del camino. En esos momentos, Dios siempre encontraba la manera de hacerme entrar en razón y volver al camino.

Un día por la noche, estaba en la cocina con una compañera de habitación cuando sonó el recordatorio de mi teléfono. Unos minutos más tarde, mi otra compañera de cuarto llamó desde arriba. Le pregunté qué necesitaba. Ella tiene fibromialgia y tiene dificultades para subir y bajar escaleras,  por lo que me pidió que le llevara un tenedor para su cena.

Lo hice.

Fue algo simple de hacer, pero cambió la forma en que pensé en mi compañera de cuarto. Me encontré teniendo más compasión por ella y su enfermedad. Si ese recordatorio virtual no hubiera sonado, probablemente habría dejado que mi otra compañera de habitación se ocupase de ella y hubiera perdido la oportunidad de sentir los sutiles y profundos beneficios del servicio.

Este es sólo un ejemplo de muchos.

Tal como testificó el Elder Zwick, este simple recordatorio “me abrió los ojos” al amor de Dios, tanto para mí como para los demás. El amor de Dios siempre está presente, pero nuestros pensamientos, sentimientos y, sobre todo, nuestras acciones quitan la venda de nuestros ojos para poder verlo.

¿Quieres probar el Desafío #VivirComoJesus? ¡Estamos muy emocionados por ti! Cuéntanos sobre esto en los comentarios.

”Este artículo fue escrito originalmente por Melanie Blakely fue publicado por mormonhub.com bajo el título: “Everything You Need to Know About The #LiveLikeJesus Challenge