Cuando somos demasiado autosuficientes como para creer en Cristo

creer en Cristo

Jesús fue y es un misterio. Siempre hacía cosas que las personas no esperaba o que no podía merecer.

Trató a la mujer adúltera como si fuera alguien de la realeza. Perdonó abiertamente a la mujer de la casa de Simón el fariseo.

Calificó como justo al recaudador de impuestos que se declaró pecador. Sanó a un hombre en el pozo de Betesda que sabía que traicionaría su confianza.

Perdonó a los soldados romanos que lo crucificaron. Hizo al pescador que lo negó tres veces el presidente de Su Iglesia después de Su resurrección.

Fuente: Shutterstock

También te puede interesar:¿Cómo puedo pedirle ayuda al Señor si me siento lleno de pecados y vergüenza?

Por otro lado, el misterio de Jesús incluye la observación de que Él era frío con los líderes cívicos y religiosos de la época.

Ignoró a Herodes. Desafió a los fariseos. Desafió al Sanedrín. Sus posiciones no significaban nada para Él. Hizo amigos con lo que se consideraría la peor clase de personas: publicanos y pecadores.

Trataba a los leprosos con más afecto que a los reyes. Y la lista sigue. Su ministerio estuvo plagado de tales violaciones de la disciplina religiosa y el orden social.

Jesús es un misterio.

¿Cómo podemos entender su bondad hacia las personas que eran tan inaceptables sin mostrar respeto por aquellos que decían ser mejores y poderosos?

La formula de Su ministerio

Jesucristo es nuestro guía para resolver asuntos familiares

Obra de arte: “Considerad los lirios”, por Haley Miller.

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”. –Mateo 11:28

Aquellos que vienen a Él son bendecidos con alivio. Aquellos que no vienen a Él no disfrutan de el alivio único e incomparable que brinda. Esta es la fórmula que explica Su misterioso comportamiento.

Para nosotros, como simples seres humanos, el desafío es que tendemos a actuar de acuerdo con las prácticas espirituales estándar y no de acuerdo con Su ejemplo.

Cuando seguimos el consejo de Satanás, nos escondemos después de pecar, tal como lo hicieron Adán y Eva.

Fuente: Canva

No podemos ser limpios por nuestra cuenta, pero nosotros, como nuestros primeros padres, podemos acudir a Él. Es el único que puede cambiar las cosas.

Y, por supuesto, Él espera que cuidemos de nuestro bienestar espiritual lo más que podamos. Nos pide que hagamos todo lo posible para mantener nuestra vida en orden.

No hay otra manera, ni ningún otro nombre bajo el cielo por el cual podamos ser salvos. Tenemos que venir a Él.

¿Quién podría haberlo imaginado?

familias gratitud

Fuente: Canva

Algo dentro de nosotros con frecuencia puede oponerse a esta bondad. 

¿Cómo puede hacerse amigo de los pecadores? Podríamos preguntarle a la mujer del pozo o a Simón Pedro.

Es difícil creer que alguien pueda amarnos de una manera tan grande que está dispuesto no solo a acercarse lo más que pueda a nosotros, personas imperfectas y con desafíos, solo para dar Su vida a fin de que podamos tener un gozo eterno. 

Parece algo difícil de creer o que exista un amor así.

Después de haber hecho todo lo que somos capaces de hacer por conocerlo y saber de Él, debemos “[esperar] con la más completa seguridad para ver la salvación de Dios y que se revele su brazo” (DyC 123: 17).

Él es quien obra el milagro de la salvación. La clave es acercarse a Él. Esto es más importante que cualquier otra cosa. Y lo cambia todo.

Una invitación personal para nosotros

Fuente: iStock Images

Meditemos un momento en Su invitación:

“Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote, que ha entrado en los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos la fe que profesamos.

Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia, y hallar gracia para el oportuno socorro”. -Hebreos 4: 14-16

Piensa en la invitación del Salvador de subir con valentía al trono de la gracia siempre que necesitemos ser sanados o purificados. 

Satanás quiere lo contrario, él prefiere que nos escondamos.

Fuente: Shutterstock

¡Pero Jesús nos invita a acercarnos a él! Él es capaz y está dispuesto a bendecirnos con lo que sea necesario.

Él nos dice que debemos ir con valentía al trono de la gracia y recibir misericordia cuando sea necesario. De lo contrario, no podemos ser sanados.

Pero, ¿cómo podemos acudir a él cuando nos encontramos llenos de pecado? Lo hacemos comprendiendo que Él no tolera el pecado, pero ama al pecador.

El mismo acto de volvernos a Él y ponernos en Sus manos es el acto de humildad que se nos pide. Cuando nos acercamos a Él, Él nos limpia y nos abraza. ¡Qué amigo tan maravilloso!

Cuidaos del orgullo

Fuente: Shutterstock

Uno de los mayores enemigos de la rectitud no es el pecado en sí, sino la autosuficiencia espiritual.

El presidente Benson lo llamó orgullo. También dijo que era un pecado universal. Es el estado de ánimo que nos mantiene trabajando en nosotros mismos sin cesar y sin fruto, mientras Jesús nos dice:

“Ven a mí. Puedo llevarte al camino correcto. Puedo renovar el espíritu de rectitud que hay dentro de ti. Ya pagué por tus pecados. Por favor, déjame quitártelos para que seas limpio”.

El orgullo tiene otra cara. Las personas a las que estamos acostumbrados a llamar orgullosas son aquellas que son demasiado autosuficientes como para tener fe en Cristo.

Dios misión

Fuente: Shutterstock

Por otro lado, el orgullo también incluye a alguien que quiere hacer todo por sí mismo y no vendrá al Señor hasta que alcance la perfección. Solos no lo lograremos.

Entonces, no es suficiente ser humilde. Tenemos que ser humildes y pedir ayuda. Todo lo que nos impide acudir a él es el pecado.

Su receta espiritual es volvernos completamente a Él. Estudiar las historias de Sus sanciones. Guardar en nosotros todas las experiencias de Su bondad. Celebrar su disposición a pagar el precio por nuestros pecados.

Cuando estudiamos las Escrituras con nuevos ojos, vemos que, en el corazón de cada gran historia, Jesús nos ofrece algo que no esperábamos y que nunca pensábamos merecer. Y lo hace porque nos ama, porque hemos venido a Él.

Estar lleno de Su amor

milagros

Fuente: Shutterstock

Vayamos a Cristo. Intentemos y descubramos por nosotros mismos de qué se trata. Él está con los brazos abiertos, listo para acogernos, decirnos palabras de amor y acompañarnos hacia la vida eterna.

La mayor sorpresa en mi vida es que cuando vengo al Salvador, Él me da la bienvenida, a un pecador yo, tal como soy.

No me pide que siga cien pasos de descontaminación. Me recibe, me abraza y me deja llorar con el misterio de su amor.

Y cuando lo hace, me ayuda a dejar quién era y me convierte en un hombre nuevo, un poco más como Él.

Arte: Del Parson

Auno mi testimonio con el de Ammón, un creyente cuyo sentido del misterio de Jesús lo llevó a regocijarse:

“Por lo tanto, gloriémonos; sí, nos gloriaremos en el Señor; sí, nos regocijaremos porque es completo nuestro gozo; sí, alabaremos a nuestro Dios para siempre. 

He aquí, ¿quién puede gloriarse demasiado en el Señor? Sí, ¿y quién podrá decir demasiado de su gran poder, y de su misericordia y de su longanimidad para con los hijos de los hombres? 

He aquí, os digo que no puedo expresar ni la más mínima parte de lo que siento.

¿Quién se hubiera imaginado que nuestro Dios fuera tan misericordioso como para sacarnos de nuestro estado terrible, pecaminoso y corrompido?”. -Alma 26: 16-17

Fuente: Meridian Magazine

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *